Miércoles, 11 Diciembre 2019

Manuelita la corruptita (Riopaila)

Written by
Rate this item
(0 votes)
Manuelita la corruptita (Riopaila) laplataforma.wordpress.com

Qué paila que esto suceda en Colombia. Más de 40.000 hectáreas de tierras adjudicadas a este ingenio que en su eslogan dicen “endulzando a Colombia”. Qué buen dulce que nos dieron, esta violación flagrante y detestable a la ley, al Artículo 72 de la Ley 160 de 1994 que el Gobierno del presidente Santos quiso abolir en la pasada legislatura, pues querían pasar de agache esta ley porque deseaban que los campesinos pudieran vender sus tierras y convertirse en una especie de socios del ingenio o las multinacionales. ¿Esto no es AIS?

Esto es mucho más grave, estábamos hablando de suplantación de personas para lograr los títulos y luego vender, o muchos otros baldíos que, en vez de convertirse en parcelas productivas, se transformaron en fincas de recreo.

Por su parte, el ex ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, y la gerente del Incoder, Miriam Villegas, comenzaron procesos para revocar 900.000 hectáreas adjudicadas por direcciones anteriores de esa entidad por las denuncias del senador Robledo y el representante Arias.

Es tan grave lo que nos están endulzando que el ministro Estupiñán tuvo que parar todas las adjudicaciones del país.

Es tan grave esto que en los últimos 10 años han entregado 2.445.000 hectáreas de baldíos a 85.219 personas y la tercera parte de estas tierras están en entredicho. 12 casos en estudio es preocupante y no solo hablamos de Brigard y Urrutia, hablamos de los Santo Domingo, quienes se adueñan de los Llanos Orientales

“Según la Ley Agraria 160 de 1994, el baldío que entrega el Estado no puede ser superior a la llamada Unidad Agrícola Familiar (UAF), cuya área, que depende de la región y el tipo de suelo, debe ser suficiente para que una familia campesina viva dignamente."

En las zonas muy fértiles, las UAF son de pocas hectáreas y en otras, como en la Orinoquía, pueden ser de 1.500 hectáreas. El problema es que ha habido una legislación confusa sobre el asunto, así como mensajes contradictorios de los gobiernos de turno, lo que ha dado pie a que la ley haya sido objeto de diversas interpretaciones, unas más sólidas que otras.

Una de ellas, por ejemplo, es que según esa ley se excluye del derecho de recibir esta tierra a quien tenga un patrimonio neto superior a los 1.000 salarios mínimos, es decir 570 millones de pesos. Este tope tiene algo de absurdo. Si bien el espíritu era limitar la adjudicación de baldíos a campesinos, según la Dian, de los 47 millones de habitantes, solo 162.000 declararán un patrimonio superior a esa cifra.”.( http://www.semana.com/nacion/articulo/el-chicharron-baldios/346489-3)

Hoy me pregunto si con menos de lo que se coge un bus en nuestro país podemos crear empresa. Pues les digo que sí, estos crearon 27 SAS con 1000 pesos de capital, descarados.

Tratar de modificar la ley para poderlos vender es un buen plan. Desarrollo explicando lo de la ley. Prácticamente todos los colombianos podríamos tener una parcelita porque excluye la UAF a los grandes capitales. ¿Por qué no nos hacemos a una tierrita en el Vichada o en los Llanos Orientales con menos de lo se coge un bus sin subirnos por la puerta de atrás? Podemos ganarnos 1.000 millones de pesos en la venta. Así nos endulzamos la vida.

Pilas muchachos, nos están endulzando la vida. Ustedes y yo pagamos impuestos para que se queden con lo de nosotros o lo de nuestros campesinos.

Presidente, ¿estas son sus cifras de disminución de pobreza en el país y que hay más empleo? Claro, porque son esclavos en los ingenios.

Colonicemos bien la Orinoquía y no cometamos errores que ya cometimos en el pasado. En mi próximo artículo explicaré como colonizar la Orinoquía colombiana.

Read 2130 times
Jairo Mayorga

Estudiante de derecho de ultimo año en la Universidad Libre, amante de las causas justas apoyándolas desde el poder de los micrófonos en el programa Palabras más Palabras menos. Siempre preocupado por lo que le esta sucedió a los jóvenes pues son el futuro y el presente de nuestra nación. Amante de la buena política pues es el arte de gobernar para la construcción de una mejor nación.

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org