Viernes, 06 Diciembre 2019

 

Clara López Obregón una de las líderes más representativas de la izquierda colombiana y candidata a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático se dio cita con los oyentes de Radio Amiga Internacional y Palabras Mass, desde nuestros micrófonos hablo sobre su visión de ciudad y cultura ciudadana.

 

 

Twitter: @PalabrasMass

Published in Artículos

 

RadioAmiga Internacional y Palabras Mass presentan a sus oyentes a un nuevo personaje que quiere regir los destinos de la Capital del país, Joaquín Landazabal precandidato conservador aspira a ser la voz de todos los habitantes de Bogotá y darle un nuevo rumbo a la ciudad.

 

Published in Artículos
Lunes, 08 Junio 2015 20:31

Elecciones En Palabras - Rafael Pardo

 

Rafael Pardo compartió con los oyentes de RadioAmiga Internacional y Palabras Mass, presentó su visión particular sobre Bogotá, propone penalizar a quienes peguen afiches en las calles, habla sobre el tema animalista, el futuro de la plaza de toros, y que políticas mantendría de administradoras pasadas

 

Published in Artículos

 

Para algunos un buen tipo y para otros un mal político, Pacho Santos candidato por el Centro Democrático a la Alcaldía de Bogotá, compartió con los oyentes de Radioamiga Internacional y Palabras Mass sus posturas en torno a lo que esta acaeciendo en la capital, también nos presentó su libro “convicciones firmes”  que es un total de 103 columnas escritas desde enero de 1995 hasta enero de 2002.

"Bogotá necesita mano firme convicciones firmes y seguridad sobre todo" @PachoSantosC

 

Published in Artículos
Martes, 10 Diciembre 2013 11:14

Las herejías de Petro

Un día antes de que el todopoderoso Procurador Ordóñez destituyera al alcalde  Gustavo Petro, el país conocía un informe conjunto de la Mesa de Diálogos de La Habana, sobre participación política, en el cual se plasma la necesidad de una ampliación y profundización de la democracia en el país para proscribir la violencia como forma de acción política en Colombia.

Los medios de comunicación, desde el inicio de ese ciclo de conversaciones han desdibujado la esencia de tal discusión en la Mesa, caricaturizando que allí solo se habla de las formas mediante las cuales las FARC van a participar en política, cuando en lo que se puede leer en el informe es que hay al menos siete puntos enfocados en democratizar el país para el grueso de la sociedad y no solo para la insurgencia.

Ahora bien, la noticia de la destitución de Petro tiene estrecha ligazón con las posibilidades de participación política para cualquier expresión social o política medianamente distinta a las representadas en la política tradicional. Claro, porque Petro fue guerrillero, pero además porque tanto vida política como su gestión en la alcaldía representan una idea de pensamiento disidente en varios aspectos, donde se encuentra una noción mucho más amplia de democracia a la que algunos nos podemos acercar. No se trata acá de ser petrista, se trata de entender, en serio, qué significa la destitución de Petro cuando en el país se discute de participación política como condición para la paz.

El todopoderoso procurador ha sido bastante duro para sancionar a Piedad por sus gestiones humanitarias con las FARC; pero muy reacio al momento de sancionar, entre otros, a los parapolíticos y demás clientela de la política tradicional que colmó el matrimonio de su hija o a militares implicados en falsos positivos. Vale destacar, no obstante, que su primera elección en el Senado, estuvo apoyada por el propio Petro, aunque no solo de él. Únicamente votaron en su contra Piedad (a quien más fuerte le ha aplicado sus “súper-poderes”), Gloria Inés Ramírez y Robledo.

La destitución no representa un gran debate jurídico, realmente. Es una discusión profundamente política sobre la función de la Procuraduría que parte de ponderar, desde los principios más liberales de la democracia si la legitimidad de Ordóñez (elegido en el Senado dentro de un interesante juego clientelar) da para destituir a un alcalde Petro avalado por 723.157 votos.

Las herejías del alcalde han sido varias. La más cuestionada por el Procurador, y punto de quiebre para su destitución, tiene que ver con el manejo que se le dio al tema de basuras, en donde en una apuesta por recobrar lo público, se le arrebató a los privados el negocio de los residuos, pasando a un esquema público, en el cual se ampliaron las garantías laborales para los recicladores y recolectores de basuras; con ello cuestionado un dogma que en la clase política colombiana tiene más creyentes que el propio Dios: el mercado.

Pero seguro hay más herejías cometidas por Petro. Canal Capital, como un espacio de información en el que los movimientos sociales, los LGBTI y, en general, los que no tienen entrada en otros medios, pueden hablar, tampoco le debe gustar mucho a Ordóñez. Debe resultarle una herejía que gente morenita, bajita, marimachas o maricas tengan un medio en el cual son atendidos como a Santodomingo o Sarmiento Angulo en los demás canales. La prohibición de las corridas de toros también debe golpear profundamente la hispanidad del procurador, aun cuando dicho espectáculo cada vez cuenta con menos simpatizantes en todo el mundo. La atención de Petro a las víctimas del conflicto puede ser otra herejía. Desde ningún punto de vista, su talante permitiría que quienes han padecido los estragos de un conflicto (en cuya finalización no cree), tengan la atención que hoy tienen por parte de una alcaldía distrital. Ni hablar de cuán hereje puede sonarle a Su Santidad Ordóñez la creación de una Zona de Reserva Campesina en el Sumapaz.

Claro, no es este un culto al gobierno de Petro. De seguro a los ojos de la Escuela de Gobierno de Harvard, será un inepto, aunque otras calificaciones ha tenido en el mundo su gestión. No se puede negar que su alcaldía ha sido en gran medida democratizadora para la ciudad, pero Petro, así como las alcaldías del Polo que le precedieron, no ha tenido una ruptura real con el modelo de ciudad neoliberal. Evidencias de esto sobran, por ejemplo, en un POT en el que se privilegia el dejar hacer, por cuanto las operaciones estratégicas se dejan a discreción de la administración de turno, construyendo un ambiente privilegiado para la especulación del suelo de Sarmiento Angulo y sus cercanos; sin desconocer, claro está, que existe una intensión, aunque mínima ésta, por mitigar la segregación socioespacial y generar una ciudad algo más amigable con el ambiente.

Ni por unas, ni por otras. Ordóñez destituye a Petro enviando un mensaje profundamente negativo a quienes no se circunscriben de lleno en sus dogmas religiosos, políticos, éticos y económicos. La pregunta de moda es ¿quién controla a los que controlan? Llegarán decenas de Ordóñez más, hasta tanto no se modifiquen los mecanismos para elección de los órganos de control; y de darse las garantías pactadas en La Habana para la participación política, surgirían decenas de herejías más que serían tratadas cual viles Piedad Córdobas o Gustavos Petros, indistintamente de qué tan a la izquierda estén o cuan independientes sean.

Hoy, más que nunca, vale la pena reflexionar sobre la tan nombrada tercería, ¿cuánto duraría en la presidencia cualquier hereje como Aida Abella en caso de ganar en 2014? ¿Hay entonces garantías reales para participar de tal contienda?

Pd 1.: En medio de tantos dardos a la Mesa de La Habana, hay que celebrar el anuncio de las FARC del cese al fuego por un mes y, a la vez, seguir clamando para que el cese sea bilateral.

Pd 2: La segunda parte de “La primavera colombiana” vendrá más adelante…

@FernandoVeLu

Published in Artículos
Miércoles, 11 Septiembre 2013 23:39

¡Petro Presidente!

Petro parece tener todo lo que se necesita para ser presidente de Colombia. No sé si algún día lo sea, pero todos los días se ven posibles votantes a su causa en las redes sociales y en las calles.

No creo que sea un secreto que Petro quiera ser presidente: ya fue una vez candidato y, después, creó un movimiento político que tiene su cara en el logo, narcisismo propio de alguien que se cree capaz ser presidente (narcisismo que es digno de personajes como Peñaloza y él, aunque no se sabe, de pronto Uribe también lo haga). Pero no digo que Petro lo tenga todo para ser presidente solo porque lo desee o porque le parezca linda su cara, lo digo porque durante su tiempo como alcalde ha mostrado que es suficientemente autoritario como para gobernarnos a los colombianos. Así como –parece– nos gusta, porque acá no nos importa si se cumple o no la ley, lo que nos importa es que el presidente, el gobernador o el alcalde sea un verraco, que sea capaz de pasar por encima de todos y que se le pare a cualquiera. Ese sí es el presidente ideal. Ese es el presidente que muchos reclaman por Facebook, Twitter y páginas web.

Parece que Petro, en su sabiduría, ha sabido interpretar el deseo de los colombianos y está gobernando Bogotá como lo hizo en su momento el ex presidente más popular de Colombia: primando sus intereses sobre las instituciones.

Para la muestra un botón, dirían por ahí: la expedición de la modificación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) por decreto. Para no ponernos aburridos, solo diré que la ley 388 de 1997 (artículos 26 al 28) y la sentencia C-051 de 2001 son claras y no hay que hacerles ninguna interpretación leguleya, como lo hizo Petro, por lo que es claro que se dio un desconocimiento de las decisiones del Concejo Distrital y, como tal, de su institucionalidad. Pero él sí pudo expedirlo, porque es lo que Bogotá necesita y ¿quiénes son la ley y la Corte Constitucional para detener a Petro?

No es necesario hablar del contenido de la modificación del POT para saber que su expedición es ilegal. Las autoridades lo han detectado –no es muy difícil hacerlo– y desde el día de la expedición del decreto se han pronunciado. El Ministerio de Vivienda y la Veeduría Distrital anunciaron que iban a demandar la expedición del decreto, sin embargo eso a Petro no le importa, porque como lo dijo alguna de sus concejalas ‘progresistas’, mientras la justicia lo declara ilegal el POT estará vigente unos seis meses: una dura esa mujer, pronto podrá ser alcaldesa.

Este no es el único caso en el que Petro se ha saltado los mecanismos institucionales y legales: cuando contrató el sistema de recolección de basuras, él mismo explicó que no había contratado de la forma autorizada por la ley porque no le alcanzaba el tiempo y porque tuvo algunos problemas con la licitación del modelo. No obstante no importa, las formalidades no nos importan en el modo cómo nos gusta que nos gobiernen: los problemas y la falta de tiempo se solucionan saltándose las normas, me acuerdo del ex presidente aquel.

Pero esto no es todo, hace pocos días se radicó un proyecto de ley en el que más de diez representantes a la Cámara por Bogotá firmaron para que se elimine y liquide la Veeduría Distrital, proyecto que incluye en su exposición de motivos, según supe –porque no conozco de primera mano el documento–, algo como que una entidad no puede ser dirigida por alguien que se casó encima de un elefante, entre otras razones de conveniencia distrital. No quiero decir con esto que detrás de este proyecto esté Petro, pero si es obra del alcalde, éste demuestra su tesón y su irreverencia, por lo tanto le dará votos a la presidencia, porque es la segunda vez que se presenta en su administración este proyecto de ley en contra de una entidad dedicada a vigilar los intereses de la población, pero quién va a saber más de nuestros intereses si no el alcalde o el presidente: qué falta de sentido común, es que ni la personería, la contraloría o la fiscalía deberían existir.

Y es que así nos gustan a los colombianos los gobernantes, unos tipos con carácter, que sean capaces de pararse a pelear donde sea (hasta en una cumbre internacional), que pasen por encima de las instituciones sin el mínimo respeto por ellas, mejor dicho, que sean unos verracos: que tengan las –tres– huevas para mandar a quien sea.

Por eso, señor Petro, retome el rumbo de esta patria, porque usted es lo suficientemente autoritario para mandarnos, por encima de las leyes y la constitución, porque acá se valen todas las formas de lucha; por eso, bogotanos y bogotanas, colombianas y colombianos, los invito a acompañar a Petro en su búsqueda por la presidencia, porque es el único que puede tomarse este país en serio, es el único que haría hasta lo imposible para permitir la (re) reelección de Uribe.

Vamos con Petro, vamos por esas, huevas.

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Published in Prensa
Lunes, 30 Abril 2012 21:00

Gina Parody - Jóvenes

Desde 2010 había anunciado su candidatura a la Alcaldía de Bogotá. Con su lema "Independiente, valiente y orgullosa" y junto con el apoyo de Antanas Mockus y William Vinasco, la candidata obtuvo el tercer puesto en las elecciones de octubre del 2011, derrotada frente a Gustavo Petro.

Published in Programas TV
Lunes, 30 Abril 2012 20:50

Gina Parody - Movilidad

En el Senado, Parody se concentró en proyectos de infancia y de género y siguió apoyando a Uribe, pero continuó sin darle su apoyo en todos los frentes. Por ejemplo, se opuso a la penalización de la dosis mínima y apoyo la marcha del 6 de marzo de 2008 en la que se pedía justicia por las víctimas del paramilitarismo y de agentes del estado.

Published in Programas TV
Lunes, 30 Abril 2012 20:27

Gina Parody - perfil

Gina Parody d’Echeona nació en Bogotá el 13 de noviembre de 1973. Estudió Derecho en la Universidad Javeriana, donde también obtuvo una especialización en Resolución de Conflictos. Realizó un máster virtual en Gestión de las Ciudades del Siglo XXI de la Universidad Abierta de Cataluña.                  

Published in Programas TV
Lunes, 30 Abril 2012 20:02

Carlos F Galan Movilidad

La política le viene por el lado paterno: fuera de su papá que fue desde concejal hasta candidato presidencial, su abuelo Mario Galán fue un importante dirigente liberal santandereano. Y el periodismo, por el lado de materno: su mamá, Gloria Pachón, trabajó en el Tiempo y fue directora del Noticiero de Mediodía y su abuelo Álvaro Pachón de la Torre fue columnista de El Espectador.

Published in Programas TV
Página 1 de 2

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org