Jueves, 09 Abril 2020

prueba.jpg

Martes, 16 Septiembre 2014 05:51

Septiembre 11 2001 / 2014

A 13 años del siniestro, cuando los calendarios muestran los símbolos del horror (11-S), no se puede evitar que nuestras conversaciones se centren en los ataques terroristas que acabaron con las torres del World Trade Center y con ellas 3.000 norteamericanos que comenzaban su jornada laboral en una mañana soleada y tranquila en Manhattan. Las imágenes y los audios de la tragedia están grabadas en nuestra memoria; aún las reproducciones en la radio de la transmisión en vivo nos ponen "los pelos de punta"; no hace falta añadir más detalles.

En aquel momento el presidente de los Estados Unidos George W Bush en su discurso después del ataque lanzaba un mensaje claro: no había lugar en el mundo en donde los miembros de Al Qaeda, grupo terrorista islámico responsable del acto, pudieran esconderse y advirtió: “cualquier país que no colabore con los Estados Unidos, está a favor del terrorismo”. Con la Caída de Bin Laden en Abbottabad, Pakistan por parte de unidades de elite norteamericanas en 2011, muchos pensaron que el extremismo de los grupos terroristas del islam comenzaba a ceder.   Lejos de debilitarse el poder de los grupos terroristas en oriente medio, hoy aparece una nueva organización que hasta hace pocos meses fuera una rama desprendida de Al Qaeda, capaz de sembrar de nuevo la preocupación y el terror no sólo para los que no comparten sus costumbres radicales en esas tierras, sino también para Occidente, principalmente para el gobierno estadounidense

Abu Backr al Baghdadi, el líder del "Estado Islámico" ha proclamado en Julio de este año un “Califato” en Irak, luego de dominar gran parte del territorio Iraquí incluyendo la segunda ciudad en importancia. El estado islámico cuenta entre treinta y cincuenta mil milicianos, doce mil de ellos extranjeros y apropiadamente dos mil quinientos provenientes de países occidentales; el control de aproximadamente noventa mil kilómetros de territorio entre Irak y Siria, incluyendo campos de petróleo, una de las principales fuentes de financiación; carreteras, límites fronterizos, cerca de 8 millones de personas bajo su régimen y un arsenal que lo convierte en el grupo terrorista más poderoso del mundo.

En el discurso que dio Barack Obama un día antes de cumplirse el aniversario número 13 del 11-S, en respuesta a la amenaza que representa el surgimiento del terrorismo en oriente próximo, confirmó lo que todo el mundo esperaba: Estados Unidos empieza, en coalición en principio con 10 países más, una ofensiva en contra del Estado Islámico en Irak y Siria. Enfatizando que no caerá en el error de llevar tropas a las calles de Irak, sino que atacara sitios estratégicos con bombardeos desde el aire. Esta nueva tención internacional, un poco dormida durante algunos años, se antoja familiar por sus antecedentes y lleva irremediablemente a unirse a la preocupación que el Papa Francisco manifestó en los últimos días: ¿estamos al comienzo de una tercera guerra mundial?

T. @10SUE10

Published in Artículos
Miércoles, 03 Septiembre 2014 07:59

El Pago de los Inocentes

Hace más de diez años inició el conflicto entre Estados Unidos e Irak, el cual se generó por diferentes objetivos, como por ejemplo, la lucha por los recursos naturales, principalmente el petróleo y la creación de potencias bélicas que eliminen coacciones externas. Esta guerra ha costado miles de vidas de soldados, todavía se sigue irrespetando la vida de las personas, como el caso reciente del periodista asesinado por terroristas del estado islámico de Irak y Siria, denominado IS.

Un vídeo difundido en Internet muestra la decapitación de un periodista estadounidense, desaparecido en 2012, cerca de la frontera con Siria. En el vídeo, se envía un mensaje a Estados Unidos que exige terminar con las operaciones militares en Irak. Además se muestra un escrito en el cual culpan a Estados Unidos de la muerte de este comunicador.

El periodista, llamado James Wright Foley, afirma que deseaba tener más tiempo con su familia y que tenía la esperanza de recuperar su libertad. Por otro lado, el presunto asesino también envía un mensaje al presidente Barack Obama, advirtiéndolo sobre más asesinatos si Estados Unidos continúa con los ataques.

Foley, quien trabajaba para las revistas ‘Time' y 'Foreign Policy', incita a un alzamiento contra Estados Unidos. Sin embargo, según la portavoz del Consejo Nacional de este país afirmó que las unidades de inteligencia siguen analizando la autenticidad del vídeo.

Por otro lado, el presidente Obama siempre ha afirmado en sus discursos que protegerá a la población. Abundan los comentarios controversiales sobre este vídeo y sobre este conflicto. Sin embargo, a pesar del tiempo, se evidencia que todo parece estar igual y la población seguirá siendo la más afectada.

T. @lau94rodriguez

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719