Martes, 18 Febrero 2020

prueba.jpg

Domingo, 08 Febrero 2015 10:27

Masacre en Caquetá: ¡Como dueles país!

Por: Sergio Grandas

La violencia en Colombia ha superado los límites de lo absurdo y de la razón. Más de 50 años de conflicto armado interno han llevado a ver a los colombianos lo inimaginable, desde extorsionar y amenazar con collares bomba, hasta el asesinato y desmembramiento de familias enteras. Casos atroces y repudiables que han violado todos los Derechos Humanos y los tratados del Derecho Internacional Humanitario suscritos por nuestro país; cometidos o perpetuados por agentes de estado, por grupos guerrilleros, por bandas ilegales y grupos narcotraficantes. Hemos tenido que ver tanta violencia, de tantos bandos, que ya muchos se han acostumbrado a ver estos absurdos casos en titulares de los principales medios de comunicación.

El pasado jueves la barbarie de la violencia cobro la vida de 4 hermanitos de la familia Vanegas Grimaldo, de cuatro angelitos de apenas 17, 14, 10 y 4 años. Asesinados a sangre fría por desconocidos, que las autoridades aún están por identificar. Y que según primeras hipótesis de la Policía se trataría retaliaciones por tierras. Uno de los hermanos de 12 años, fue gravemente herido en el hecho, que logró huir y alertar a la comunidad.

La Familia Vanegas Grimaldo ya había denunciado ante las autoridades amenazas realizadas por individuos que meses atrás habían invadido parte de sus tierras. Pese a las denuncias previas ante la Fiscalía, no hubo ninguna acción por parte de las autoridades. Esa misma tarde de jueves el país estaba anestesiado con la noticia de que James Rodríguez, habría tenido una lesión en un partido de su equipo, el Real Madrid con el Sevilla el día anterior. Lesión que lo mantendría fuera de los estadios por varios meses. Un hecho que opaco, que dejo como noticia de segunda plana, los aberrantes hechos ocurridos en Caquetá.

Fue realmente doloroso el asesinato de estos inocentes niños, pero lo fue también la insensibilidad por parte de muchos colombianos, que se encontraban más preocupados por la lesión de un jugador de fútbol, que por la cruda realidad de nuestro país. Este hecho se notó hasta en los principales medios de comunicación, que en sus titulares y portadas destacaron el hecho de James Rodríguez. Y sólo casi un día y medio después, tuvo cobertura lo sucedido en Caquetá.

El asesinato de 4 inocentes niños conmocionaría y paralizaría a cualquier país, en Colombia muchos se han acostumbrado a el horror, de tal manera que ya no genera el rechazo y repudio que merece este tipo de hechos. En cualquier otro lugar del mundo, la ciudadanía habría salido a las calles a las pocas horas a manifestar, a pedir justicia y no repetición. Pero “en el segundo país más feliz del mundo” es más loable salir a las calles a recibir a un equipo de fútbol, a una reina de belleza o incluso salir a apoyar a figuras políticas altamente cuestionadas o sumergidas en investigaciones judiciales.

El país necesita hacer un acto de retrospección, un acto de memoria colectiva, que nos permita salir de esta larga amnesia que nos ha llevado a tolerar lo intolerable, que nos ha llevado a aceptar lo inaceptable y nos ha llevado a aceptar las mentiras como verdades.

!Dueles país! Por que ignoras una realidad, que nos ha condenado a repetir los errores del pasado, que nos condena a seguir viviendo una violencia que pocos intentan perpetuar, pero que muchos han tenido que soportar, sufrir y llorar. Ignorar la realidad es dar poder a la barbarie y a la mentira.

Entre comillas: Otro hecho que ha pasado desapercibido ha sido el asesinato y desmembramiento de un niño de apenas 13 años en Tuluá, Valle. Encontrado en el Sector de Villa Liliana al occidente de esta ciudad. Otro gravísimo caso de muerte violenta contra un menor de edad. Lo que lleva a reflexionar sobre lo que está sucediendo con nuestra niñez y adolescentes. A los que la sociedad y el estado en conjunto adeudan atención y protección.

@SergioGrandasM

Published in Artículos
Miércoles, 03 Septiembre 2014 07:59

El Pago de los Inocentes

Hace más de diez años inició el conflicto entre Estados Unidos e Irak, el cual se generó por diferentes objetivos, como por ejemplo, la lucha por los recursos naturales, principalmente el petróleo y la creación de potencias bélicas que eliminen coacciones externas. Esta guerra ha costado miles de vidas de soldados, todavía se sigue irrespetando la vida de las personas, como el caso reciente del periodista asesinado por terroristas del estado islámico de Irak y Siria, denominado IS.

Un vídeo difundido en Internet muestra la decapitación de un periodista estadounidense, desaparecido en 2012, cerca de la frontera con Siria. En el vídeo, se envía un mensaje a Estados Unidos que exige terminar con las operaciones militares en Irak. Además se muestra un escrito en el cual culpan a Estados Unidos de la muerte de este comunicador.

El periodista, llamado James Wright Foley, afirma que deseaba tener más tiempo con su familia y que tenía la esperanza de recuperar su libertad. Por otro lado, el presunto asesino también envía un mensaje al presidente Barack Obama, advirtiéndolo sobre más asesinatos si Estados Unidos continúa con los ataques.

Foley, quien trabajaba para las revistas ‘Time' y 'Foreign Policy', incita a un alzamiento contra Estados Unidos. Sin embargo, según la portavoz del Consejo Nacional de este país afirmó que las unidades de inteligencia siguen analizando la autenticidad del vídeo.

Por otro lado, el presidente Obama siempre ha afirmado en sus discursos que protegerá a la población. Abundan los comentarios controversiales sobre este vídeo y sobre este conflicto. Sin embargo, a pesar del tiempo, se evidencia que todo parece estar igual y la población seguirá siendo la más afectada.

T. @lau94rodriguez

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719