Jueves, 14 Noviembre 2019
Domingo, 30 Junio 2013 20:46

Colombia joven, Colombia hipócrita

Todos hemos sido en algún momento hipócritas, todos hemos fingido algún tipo de sentimiento o gusto por algo en alguna situación incómoda, en momentos que buscamos encajar en un grupo o quedar bien en frente de la mirada de terceros. La hipocresía en mínimas dosis resulta inofensiva, irrelevante, es más, puede la hipocresía resultar propicia para evitar herir sentimientos ajenos.

El problema comienza cuando la hipocresía es cultivada y adiestrada, cuando encaja en nuestra personalidad y termina convirtiéndonos en unos malditos hipócritas, eso a nivel personal resultará supremamente vergonzoso y reprochable, pero si eres político, si eres servidor público, si tus actuaciones tienen algún tipo de repercusión sobre el pueblo, sobre la sociedad, entonces ya no serás un maldito hipócrita sino un hijo de puta y terminaras rápidamente convertido en un Roy Barreras, Álvaro Uribe, Roberto Gerlein, por ejemplo, entre muchos otros, montones, manadas de políticos que han logrado escalar a punta de hipocresía política.

Lastimosamente ser político es sinónimo de ser aventajado, ladrón, mentiroso y también hipócrita. Definición que resulta entendible si nos fijamos en la mayoría de nuestros actuales políticos, los que están ejerciendo, los que están elegidos. En Bogotá tenemos un alcalde inepto, tarado, que si bien no es ladrón (hasta ahora) sí es torpe, condición que resulta gravísima y alarmante para un cargo tan trascendental como el que desempeña el señor Gustavo Petro. Un amigo mío señala, en un intento desesperado por defender la gestión de Petro, “por lo menos no es ladrón”, y entonces yo quedo consternado. ¿Cómo que "por lo menos"? No seamos majaderos, es que los administradores del erario no deben tener ningún tipo de concesión, de comprensión ni defensa a sus errores, menos cuando dependen de la incompetencia o la corrupción, deben sencillamente trabajar para lo que fueron elegidos, pero la realidad nos ha venido convirtiendo en conformistas, además de hipócritas.   –Uribe por lo menos le dio duro a la guerrilla– Sí señora ¿y lo demás?

Yo he decidido entregarle mi vida laboral a la profesión más desagradecida, agotadora y exigente que pueda existir. La política. Y en los años que llevo conociéndola me he enamorado de ella. Ha sabido oportunamente seducirme. He conocido tantos hipócritas como buenos políticos porque en esto hay de todo. La hipocresía es una forma sutil de mentir, de ocultar la verdad, de construir una máscara y así mostrar una falsa, una que le convenga al autor de esa mentira sutil pero vergonzosa. Esta manera de actuar se ve a diario en la política, pareciera casi ser una regla. Si los políticos son hipócritas y los electores son hipócritas, ¿entonces a qué estamos jugando?

Jaime Garzón decidió construir máscaras y esconderse detrás de ellas, de personajes encantadores para decir lo que los demás nunca se atrevieron, la verdad. Por decir la verdad terminó muerto, asesinado por desgraciados que hoy en día deben estar ejerciendo la hipocresía para esquivar la verdad, para sobrevivir. Yo hago parte de una generación que creció en medio de la hipocresía, del reguetón y de necesidades sociales que aún no han sido cubiertas por la sociedad, de falencias que siguen respirando, que siguen siendo ignoradas por muchos políticos hipócritas. Pero yo no quiero que esto mismo lo escriba un joven de las generaciones que hasta ahora se están gestando, me preocupa que eso suceda, me aterra terminar siendo cómplice de la realidad mañosa en la que vivimos.

En Colombia somos 8.500.000 jóvenes entre los 15 y los 24 años, (me queda poco tiempo dentro de esta categoría). Colombia es uno de los países, por fortuna, más jóvenes del mundo, no me imagino si fuera lo contrario, si nuestras esperanzas dependieran mayormente de viejos verdes, pero no de viejos verdes como Mockus o Gilma Jiménez,(lastimosamente ha fallecido, pero nos ha dejado grandes logros en el ejercicio de sus funciones como concejal y senadora) sino de vejetes verdes desagradables como los concejales de Bogotá Marco Fidel o Jorge Durán, o el diputado obeso y feo de Antioquia Rodrigo Mesa. En Colombia el promedio de edad es de 26 años, eso quiere decir que el país es de jóvenes, somos los jóvenes los que tenemos el compromiso gigantesco de mejorar las condiciones sociales y políticas de nuestro pais, ¿por qué?, porque vivimos en un país democrático. Eso quiere decir que la mayoría decide, y si la mayoría somos jóvenes, entonces nosotros decidimos. Esto en teoría, pero en la práctica la realidad es preocupante.

Debemos saber, que si bien en este momento somos jóvenes, dentro de 15 años, 30 años, no lo seremos. Entonces me pregunto si le dejaremos las mismas falencias sociales a los jóvenes que vienen en camino, me pregunto si los jóvenes de hoy haremos algo por los jóvenes del mañana, o si más bien preferimos utilizar la hipocresía para evadir nuestras responsabilidades, que no son finalmente severas, y más bien todos conseguimos un empleo cómodo que no me exija mucho, o me voy del pais y ya. El derecho al voto, por ejemplo, es una de ellas, debe ser una realidad y una herramienta importante utilizada por los jóvenes de todo el país.

Los jóvenes del Cauca, de la Guajira, del Chocó se enfrentan a una pobreza que supera en ocasiones el 60%, jóvenes sin oportunidades, sin posibilidades académicas con calidad, sin proyecciones profesionales reales. Esto hace que los jóvenes del campo crezcan con profundas y marcadas desigualdades en comparación con los jóvenes de la ciudad. Colombia vergonzosamente tiene la tasa de desempleo en jóvenes más alta de América Latina y la tasa de desempleo en mujeres dobla la de los hombres, cosa que resulta aún más preocupante y pone a nuestras jóvenes en condiciones mucho más hostiles por cuestiones de género. Preocupante también es que casi el 80% de los reclusos en Colombia tienen menos de 30 años, los que controlan el negocio del microtráfico de droga son jóvenes, los índices más altos de delincuencia son cuota de jóvenes.

Esa frase cliché, repetida por tantos políticos hipócritas, “los jóvenes son el futuro de nuestro país, por eso debemos trabajar por ellos” resulta un pajazo mental. Es solo ver las condiciones académicas de nuestros jóvenes: 9.300.000 jóvenes asisten a la educación pública versus 1.300.000 que asiste a la educación privada. Sabemos que la calidad no es la misma, la intensidad horaria tampoco, las oportunidades de un joven educado por la educación pública lastimosamente no son las mismas que las de uno educado por la educación privada. Yo le agradezco la intención momentánea de esos políticos en época electoral por nuestra educación, ahora confió en el compromiso de los jóvenes por su educación, por nuestra educación. En Colombia se gradúan al año un promedio de 900.000 bachilleres, de esa cifra solamente 350.000 tienen acceso a la educación superior. Y si continúo esto no va a terminar como columna de opinión sino como un libro que nadie compraría, pero que muchos criticarían.

Hay muchos políticos alejados de la hipocresía viciosa, hay muchos funcionarios públicos comprometidos juiciosamente con su labor, como Gabriel Gómez por ejemplo, amigo, y juro no caer en la hipocresía conveniente cuando afirmo que Gabriel me enseñó a dar mis primeros pasos en política confiando responsabilidades en la campaña del ahora presidente Santos, responsabilidad que espero no haber defraudado. Hoy, como director del programa presidencial Colombia Joven, ha logrado grandes avances en beneficio de la juventud colombiana. No quiero que mis letras se malentiendan y algún hipócrita oportunista llegue a la oficina de Gabriel anunciándole en susurros mal intencionados que un desconocido ha escrito en contra de su amigo, como lo hizo Juan Pablo Echeverry hace unos meses, además recurriendo a la mentira, a la hipocresía en ese afán que tienen los uribistas por mostrase como fieles defensores de las tesis uribistas encarnadas hoy en varios candidatos, todos flojos, todos sin opciones palpables de ganar las elecciones presidenciales el próximo año. El cambio no se hace en un gobierno, ni lo va lograr una sola persona, el cambio y ese camino a mejorar lo damos todos, la mayoría, es un trabajo que demanda y exige compromiso, tiempo, dedicación.

Votar y ser responsables con ese voto no nos exige alejarnos de nuestra vida cotidiana, ni pertenecer a la política o a un grupo político, solo exige compromiso con el país, con mejorar nuestra realidad.

El próximo año son las elecciones al Congreso, ¿Vamos a permitir que ganen los de siempre? El expresidente Uribe y sus seguidores se tienen tanta fe que desde ya nos están anunciando victoria presidencial y una gran representación uribista en el Congreso. ¿Vamos a permitir que pase lo que ya pasó? Casi todos los congresistas uribistas en la cárcel y en procesos por parapolítica.

La invitación final es a votar, desde ya, hacerlo por quien mejor nos parezca, con responsabilidad, con tranquilidad, sin compromisos mañosos, sin un tamal de por medio.

 

Feliz noche.

 

Giovanni Acevedo 

 

Twitter: https://twitter.com/Giovanni_Bta

Facebook: http://www.facebook.com/giovanni.acevedo.5454

Fan Page: https://www.facebook.com/pages/Giovanni-Acevedo/109540275732024?fref=ts

Published in Artículos

Este juego de palabras de los prestidigitadores callejeros, bien vale su comentario  análogo con el andamiaje futbolero, no cabe duda, el mundillo del fútbol maneja su retórica propia. Los arquitectos de equipos, los managers, los dueños del balón son quienes orientan los intereses económicos, que trascienden a lo político y emulan el sentimiento religioso. Pasa en el ámbito local y a nivel internacional con entramados y triangulaciones laberínticas, no se advierte en dónde puede estar el promocionado Fair Play (juego limpio).

Se diría que el fútbol se mueve al ritmo de la Pecosa, la Consentida, la caprichosa, la Pelota, pero lo que mueve más al balompié son los recursos millonarios de distinta procedencia. Para el caso europeo y mundial, la empresa que mueve más la venta y compra de jugadores es Gestifute, de Portugal, con un capital estimado de 563 millones de euros. Incluye en su nómina y representación a jugadores de talla mundial como Ronaldo y Falcao, e incluso a “Mou”, de reciente salida del Real Madrid.

A este vaivén de jugadores se le suma el grupo de empresarios ruso-árabe, propietarios por un lado del Manchester City y del Paris Saint Germain, y por el otro del Chelsea y Mónaco, capitales orientados curiosamente a Inglaterra y Francia respectivamente. Casualidad también es el hecho de que los mundiales venideros sean en Rusia 2018 y Qatar 2022.

El entretenimiento en el Carrusel también lo alimentan otros empresarios de talla mundial como Carlos Slim asumiendo la multipropiedad, tal cual lo contempla el Art. 18 de estatutos FIFA. El recién destronado del ranking de multimillonarios del mundo tiene acciones en equipos de la Liga mexicana como León y Pachuca, y adquirió a fines del 2012 aleal Oviedo. Respecto a esto, un artículo del diario español Marca del 17 de noviembre del año anterior menciona que ”el reto y la ambición de esta inversión es estrictamente deportiva y buscando el beneficio de la sociedad y la citada afición”. ¿Será cierto?

Del lado colombiano, el club Millonarios negó que hubiere alguna oferta monetaria del Sr. Slim, y es obvio, dirían algunos, que entre millonarios se repelan. Pero bien, la tendencia mundial es colocar las acciones de los equipos en manos de los más poderosos, aunque no los de nivel local sino mundial.

Quién sabe qué pase con las selecciones nacionales y si estos accionistas terminen moviendo a su antojo jugadores, equipos y partidos en momentos decisivos, remota posibilidad argumentarán algunos, o más bien se adopte el enfoque del buen samaritano y sea con motivo de “ayudar al prójimo” al estilo Claro de Carlos Slim.

En cuanto a la cantera del cual proceden los capitales del fútbol, es diversa, pues en el caso de la mencionada dupla de punta ruso-árabe, es petrolera, salvo el caso del Mónaco, pues su propietario, el Sr, Rivolovlev, es del sector salud. Menos mal que al Sr. Palacino, exgerente de SaludCoop (EPS intervenida por el Gobierno colombiano), no le dio por invertir en los equipos colombianos. En detrimento de la salud de los 4 millones y medio de sus afiliados, él prefirió invertir a lo seguro, invirtió en el gol, pero en el que lleva una F al final. Quedaron invertidos en los terrenos del Club del cual es socio mayoritario. Todo por la salud de los colombianos, ese era el reto inicial, diría otro saludable empresario, las condiciones cambian, qué le podemos hacer. 

En este orden de ideas, se alude a otros casos. En el tiempo de Pacho Santos su equipo no ganó, pero en la temporada de Juan Ma, Santa Fe sí se coronó. En tanto, su tocayo Pacho, el del Vaticano, anhela que su San Lorenzo del alma logre ser campeón, así sea con la manito de Dios. Los soñadores no son solo de la capital colombiana, también existe la sociedad “Los sueños del balón”, entre quienes se cuentan Francisco Maturana, Hernán Darío Gómez, Juan José Peláez y Luna, dueños del DIM; el capital antioqueño se encuentra invertido además en Alianza Petrolera, La Equidad, Itaguí, Atlético Nacional y Envigado.

Il Cavalieri Berlusconi se rebusca los recursos para llevar nuevamente a la cima a su glorioso A.C Milan, más conocido en Italia como el cuadro “rossonero”, no confundir con el término criollo “rosconero” y mucho menos hacer analogías con el Milan de Shakira ni el bautizado en Soledad, Atlántico Milan Piquet Suárez.

 Por eso es mejor no preocuparse por cuestiones de fútbol, el partido jugado está ya de antemano. Es complejo determinar hasta dónde estos prestidigitadores orbitales esconden hábilmente la pelota, la bolita no la vemos, pues el movimiento es más rápido y oculto, no estamos entrenados para percibir estos sutiles lanzamientos de bola a espaldas de los defensores.

Cómo es posible que seamos tan huevones, así como suena, que vivamos aún con sentimientos radicales y fanáticos frente a los partidos de fútbol pretendiendo ignorar que en ese juego se estampan los intereses de los empresarios, de los gobernantes. Por ejemplo, si el resultado se da para la selección Colombia, el titular podría ser “Messi y Francisco, divorciados con los herejes colombianos” y en segundo plano puede quedar los cien muertos por la celebración del triunfo. Porque un hincha no nace, se hace... el huevón…sí…el huevón número doce

 

Published in Artículos
Lunes, 03 Junio 2013 16:12

País de mierda

“Uno es para siempre responsable de lo que domestica. Pero más aún es el propio responsable de dejarse domesticar por los politiqueros de turno” Jaime Garzón

Como algunos colombianos, he estado atento a la iniciativa que adelanta el canal History en busca del “gran colombiano”. Muy entusiasmado empecé la dinámica del mismo, pero quede muy sorprendido al ver el resultado de los 25 finalistas. Lo que puedo concluir es que nos merecemos los gobernantes que tenemos. Nos hemos dejado domar del marketing y los medios. ¿Es nuestro país acaso como el de Alicia en el país de las maravillas?

Me dí cuenta entonces que si para votar por el gran colombiano aparecieron nombres como el de Yamit Amat, Shakira, César Gaviria y hasta el de Uribe, entre otros, qué pobre futuro le espera a nuestra nación. ¿Cómo podemos pedir que escojamos bien un concejal, un representante, un senador, un presidente? cuando en un concurso que no va marcar mayor transcendencia en nuestra cotidianidad elegimos lo peorcito o peor aún, no elegimos.

Me pregunto también ¿cuáles serán los parámetros que tenemos para votar?, ¿cuáles son los argumentos que uso en el momento de elegir? ¿Cómo es posible que se perpetúen los mismos en el poder? ¿no les basta con cuatro años? Empiezo a pensar que la potestad que le hemos dado a la lechona, el tamal y la cerveza no tiene tal efecto. Si no, cómo explicar que personajes como los anteriormente mencionados estén entre los 25 “grandes” colombianos.

Solo faltaría que los colombianos vuelvan a votar por Santos o que escogieran a uno de los cinco “huevones” - ¡perdón!-  Huevitos del expresidente Uribe o peor aún, a Clara López. Al parecer la próxima campaña estará nuevamente permeada del marketing, la rumorología cual viejas chismosas  y demás arandelas que tanto dio para hablar en las elecciones pasadas.

Ya veo a algunos buscando un espacio en las campañas para luego poder facturar sus buenos servicios en pro de la patria en algún puestico, otros por el contrario estarán cruzando los dedos para que sigan los mismos. Sí, esos que se quieren perpetuar en el poder porque cuatro años no les alcanza, ¡qué ineficiencia!. Seguramente me invitarán a escuchar a quienes regalan becas en INSUTEC y otros institutos creyendo que cambiando votos por becas están construyendo país.

Al final todo seguirá igual. El mismo presidente, el mismo representante, el mismo concejal, el mismo senador, o bueno, puede que cambie por su delfín que en últimas es lo mismo. Seguirán los mismos indignados en las redes sociales porque tal concejal dijo “mujerzuelas”, “merienda de negros” o tal senador dijo “sexo excremental entre dos varones”. Nos seguirán vendiendo la paz o la guerra según los intereses de nuestros grandes empresarios. Yo continuaré haciendo parte de esa minoría que quiere que esto cambie. A los interesados en mi voto para el gran colombiano les cuento que es para JAIME GARZÓN. –país de mierda-.

Published in Artículos
Lunes, 29 Abril 2013 12:52

El Infierno

Simplemente desperté en el infierno.
Hoy el mal vino a cobrarme
Todos mis errores 
Pienso que el tiempo ha llegado

Hoy inicio mi condena en 
El infierno y a pesar de lo que todo
El mundo piensa, no quema
No hay gritos, no escucho
Personas lamentarse;
Sin embargo puedo decir
Que el tormento del infierno
Es más profundo
Es un dolor que se entierra
Lento, recorre tu ser
De manera violenta pero serena,
No hay manera de escapar
Quieres gritar pero no puedes.

Siento impotencia, no poseo aliento
Tus remordimientos 
Los murmullos en tu mente
Los recuerdos que nunca volverán 
Y un reloj presente que te dice:
-Durará una eternidad

Hay llamas, no obstante se siente frío
Es el frío de la soledad,
Porque en el infierno tú pagas 
Todas tus culpas, todas tus fallas
Y me invade la amargura 
Porque hace tan solo unos días
Viví en la más alta nube
Junto al más hermoso paraíso
Y resbalé sin saber 
Lo que perdía.

Sencillamente en mi alma 
Aguarda la esperanza
De hallar el perdón 
La fantasía de estar otra vez con ella
Porque sin ella, la vida después de la vida... 
Francamente es el infierno.

Published in Artículos
Jueves, 11 Abril 2013 21:17

Por Qué No Marché

Comienzo esta breve reflexión recordando algo de lo que ya había dicho hace algunos meses cuando iniciamos este proceso de paz. “El sapo gordo que le tocó comerse al Gobierno”.

Hoy me pregunto a quién creerle, a un grupo de comandantes viejos listos a morir en una curul del Senado como Andrés Paris, Iván Márquez, Rodrigo Granda y demás. Dispuestos hablar de paz sin renunciar a los actos violentos sobre los cuales, cuando se les pregunta por acciones bélicas de las FARC en Colombia, responden que no tienen la menor idea.

En Colombia siguen en lo mismo. Más minas quiebra pata, pescas milagrosas, vacunas, voleteos, paro armado en el Chocó, secuestros, voladura de torres y acciones contra la infraestructura petrolera.

Creo que llegó la hora de que nos digan la verdad sobre si las FARC están divididas entre los que quieren la paz y otros que quieren seguir en la guerra. Con lo que voy a decir creo que me van tildar. Muchos criticamos el proceso de justicia y paz, se cometieron errores, pero hoy purgan sus condenas en los Estados Unidos los líderes del paramilitarismo. ¿Cómo es eso de que los integrantes de las FARC no quieren pagar ni un solo día de cárcel por todos los delitos cometidos? Quieren IMPUNIDAD.

Señor presidente, si quiere la reelección dele al país un proceso justo de paz. Dele más ánimo a las Fuerzas Militares. No es justo que volvamos a casi 10 años atrás. No repitamos caguanes. Es cierto, se quiere la paz pero a qué precio. Y si no es para reelegirse, busquemos la paz con justicia para todos.

Señores de las FARC, comandante Granda, si este proceso es confiable como usted lo dice en La Habana, ¿por qué seguir con las acciones bélicas en contra de la población civil? ¿No cree que eso desacredita este proceso?

Y a los partidos de izquierda, dejen el oportunismo de querer más curules en el Congreso, pues si las FARC se desmovilizan buscarán espacios políticos y es de ellos decidir y no de ustedes ofrecer. Gracias por quererlos ver en el Congreso, yo también prefiero verlos allá y no dando bala en el monte, pero dejen el oportunismo, no contaminen el proceso por favor.

Los colombianos exijamos que se nos diga la verdad. Sabemos que en ocasiones no se puede publicar todo, pero por lo menos den apartes de lo que está pasando. QUIERO LA PAZ DE MI PAIS, PERO NO A TODO PRECIO. VUELVO Y DIGO, LE ESTAN COGIENDO EL BRAZO AL GOBIERNO.

Published in Artículos
Domingo, 31 Marzo 2013 20:45

Soy Rosita la putita

Soy rosita, y soy una putita. Tengo la facilidad de llevarme a la cama al hombre que prefiera, y no porque yo sea muy atractiva, más bien es porque la mayoría de los hombres resultan ser más putitos que yo. Con tan solo un escote mostron, o una faldita cortita es suficiente para que sus miembros comiencen a crecer y ponerse muy duritos.  

Soy abogada, trabajo en el congreso de la república, soy colombiana y soy una putita. Me he acostado con derechistas, con izquierdosos, con los del centro independiente y algunos del centro democrático, y en el ejercicio de mis funciones he podido entender porque les gusta tanto el centro. Les encanta el centro, les complace y defienden a capa y espada su elección, no son muy buenos en la cama pero si les encanta el centro, y eso es un punto a favor para ellos. En la cama, como en la política se necesita de versatilidad, de confianza, de mucha destreza y definitivamente de mucho tacto, el que no sepa de tacto nunca será un buen político ni tendrá éxito en la cama.

Yo no tengo problema con que me vea salir con liberales un día, y al otro con conservadores, y al otro con un izquierdoso, la gente lo que no sabe es que en ocasiones nos reunimos todos, en una misma cama, y a todos nos gusta lo mismo. Un poco de trago, una corta conversación para despejar el ambiente, y antes de darme cuenta todos me están sobre mí, me están tocando y me están babeando. No hay uno al que no le guste sentirme, olerme, besarme, lo hacen entre todos, les encanta que yo les haga gestos y les toque sus partes más íntimas, les da placer saber que soy de ellos, de todos ellos.

Ahí, en la cama, en ese nido de mutuo placer se les olvida de que partido son y la ideología a la que pertenecen, se les olvidan sus promesas, su familia, su gente, en ese momento de lujuria lo único que les inquieta es encontrar la mejor manera de satisfacerme y de satisfacerse, sobre todo a ellos, satisfacerse a ellos, porque en realidad nunca piensan en mí, nunca piensan en satisfacerme a mí, más bien ellos me usan a mí para satisfacerse ellos mismos, me utilizan como un consolador para satisfacer sus más profundos deseos. Eso sí que en realidad les inquieta. Y para lograrlo hacen de todo, en cualquier posición y en cualquier lugar, les gusta probar, les gusta degustar nuevas cosas, les encanta empotrar lo que sea, y algunos aseguran que a ellos lo que les metieron se lo metieron sin que ellos lo sintieran, aseguran que si se lo metieron fue a sus espaldas, en todo caso les encanta recibir a la mayoría sino es casi a todos, a pocos les gusta dar y si dan, dan mucho menos de lo que reciben.

Todos se preocupan mucho por satisfacer sus gustos sexuales de cualquier manera. Aquí lo importante es que todos tengan la mejor parte de mí. En alguna ocasión, y lo recuerdo con seguridad, un conservador quiso quedarse con mi seno derecho, puesto que ya un progresista tenía mi seno izquierdo. Mis dos senos son afortunadamente muy generosos. Entonces un ex quiso llegar de repente y quedarse con mis dos senos, y no siendo suficiente para él, quiso quedarse con mi centro democrático, que no es tan puro como algunos lo venden, pero de seguro si esta en todo el centro y aparenta ser democrático. Y así estamos, un conservador se alimenta de mi seno derecho, el izquierdoso de mi seno izquierdo y ex de mi puro centro. Por ahora, como soy una putita no se con quién o con quienes me toque más adelante, como sea me encanta ser de todos.

Los conservadores resultan ser casi siempre todos unos toros, defectivamente saben muy bien como hacérselo a una putita como yo, les encanta saber que soy su putita y me piden que se los recuerde mientras me usan y me comen con mucha pasión. Hay uno, que aunque esta pasado de peso y de edad es supremamente fogoso y ansioso, a él le gusta mucho jugar y me pide que le dé muy duro, es uno de los más conservadores con los que me he acostado. Los liberales, como son liberales son mucho más conocedores y recorridos, ellos son buenos, muy buenos, bueno, no tanto con mi gordito godo y pasivo, pero si son buenos. Con los que me resulta difícil acostarme es con los izquierdosos, estos políticos siempre son cochinos, se visten mal, tienen mal aliento, no saben cómo cogerme, no se les entiende tampoco mucho, me piden y me critican, acusan a los otros de ineptos, de tontos y de egoístas, pero cuando me tienen no logran hacerme gemir como lo hace uno del puro centro por ejemplo. Además que la mayoría son capuchones y eso a mí no me agrada, a decir verdad siempre prefiero evitarlos.

Yo no puedo ser además de putita, mentirosa. Es indecoroso, vergonzoso faltarle a la verdad. Por eso debo dejar claro que no todos me han devorado, y no todos lo hacen repetitivamente, lo hacen con ternura, por lo menos no lo han hecho con la misma ambición como lo han hecho los otros. Si me han tocado y me lo han metido pues yo no me he dado cuenta, así que es como si no lo hubieran hecho nunca. Por lo menos tienen el beneficio de la duda, y eso les permite pararse en frente de una plaza pública y asegurar que nunca han eyaculado su ambición babosa y blancuzca sobre mí. Ellos le reprochan a los otros que si lo hayan hecho conmigo y no con ellos.

Me estoy preparando desde ya para la buena temporada, que es cuando más trabajo tengo, y cuando más me tocan y me usan, cuando más paso de mano y mano y al final termino tan usada que me veo en la aligación de descansar un poco, entonces solo me acuesto con unos pocos, de otra manera ya no tendría vida.

Este es mi trabajo democrático, y como tal debo darles a todos un poco, aunque no por igual, pero si un poco a cada uno.

 

Published in Artículos
Viernes, 01 Marzo 2013 09:54

La salud como negocio

La implementación de la Ley 100 de 1993 en el sistema de salud colombiano dio lugar a un régimen de aseguramiento con dos sistemas: contributivo y subsidiado.

En este sentido, se decidió otorgarle el manejo financiero del sistema de salud a empresas de intermediarios, quienes funcionarían como Empresas Promotoras de Salud (EPS). Dichas empresas se encargarían de operar los procesos de organización y prestación de los servicios de salud en el ámbito público y privado.

Como consecuencia, el nuevo régimen terminó por causar un déficit fiscal en el sistema de salud en Colombia nunca antes visto. Las EPS convirtieron la salud en un negocio y esto trajo como consecuencia la crisis hospitalaria del sector público.

Por consiguiente, son más de 300 mil millones de pesos lo que deben las EPS a los centros hospitalarios obligando a los pacientes a sobrellevar la insuficiencia hospitalaria del sistema de salud.

Los abusos monetarios por parte de las EPS y la corrupción en la administración de los recursos desmejoraron la calidad de los servicios y llevaron a la quiebra a 130 hospitales a nivel nacional en donde cientos de ciudadanos no son atendidos, aspecto que convierte al sistema de salud en el verdugo del pueblo colombiano.

Luego de 20 años de aprobada la reforma, actualmente en el país se realizan gigantescas marchas en donde enfermeras, médicos, pacientes, entre otros, buscan reivindicar un derecho que ha sido vulnerado por dos décadas y en donde nadie duda que el sistema de salud necesita un cambio urgente.  

Por su parte, el Gobierno colombiano notificó la instauración en el Congreso de la República de una ley que busca salvaguardar el sistema de salud colombiano.

El inconveniente allí es la permeación de políticos corruptos que sostienen nexos con las Entidades Promotoras de Salud, los cuales muy seguramente buscarán derrocar la propuesta con el fin de amparar sus intereses económicos.

Ahora solo resta esperar los debates que muy seguramente confrontarán opiniones divididas que decidirán el futuro sanitario de la nación.

Published in Artículos
Miércoles, 27 Febrero 2013 12:46

LOS PREMIOS O$CAR A LO COLOMBIANO

Teniendo en cuenta los nominados a las mejores películas de los premios Óscar, se postularon y a la postre  fueron galardonados por sus dotes en el oficio a las siguientes películas y actores:

En primera instancia se puede pensar, en quiénes podrían protagonizarlas en nuestra realidad política caricaturizada. Para la película “Una aventura extraordinaria”, estaría protagonizada por el representante a la Cámara Miguel Gómez. Quien a través de su revocatoria busca historias de fábula y mitos  para ir abonando “no con basuras” el terreno a la Alcaldía de Bogotá, que parece es el fondo de su aventura llamada: Revocatoria.

Para la película “Amor” estaría protagonizada por el procurador Alejandro Ordóñez, quien muestra el cariño por su hija. Una pobre niña a quien su padre solo pudo darle una sobria y conservadora fiesta con más de 650 invitados en el Country Club para celebrar su boda. Al estilo más tradicional de la fe Católica al Concilio Ecuménico de Trento, autorizado eso si por la máxima autoridad el Papa. Citíca la niña. Ya renunció el Papa, ojalá la niña no renuncie a su matrimonio.

“Los Miserables” un guión adaptado del discurso de “Los pobres de los más pobres” de Juan Manuel Santos, estaría protagonizado por Álvaro Dávila, Emilio Tapia, Julio Gómez, Los Nule, Los Moreno y Compañía que dejaron en caos a la ciudad de Bogotá. Y a propósito qué paso con las concesiones que tenía el grupo Nule a nivel nacional ... (silencio)… porque los miserables a la colombiana no cantan, ni mucho menos tienen musical.

Para la película “Argo” se ha elegido para protagonizarla a un extranjero. Porque solo él puede manejar la rumorología/ficción y puede hacer creer y crear en los demás una realidad paralela. Ver como dicen por ahí con los ojos de la fe: santos donde no existen. Por ello nada mejor, para montar todo un teatro y liberar a los diputados de sus captores que el mismo J.J Rendón.

La siguiente película no solo por su parecido físico sino por su coherencia intelectual, política y moral creo que es el más indicado para protagonizar “Lincoln”, es Antanas Mockus, frases como “el todo vale es la peste de cualquier sociedad” y sobre todo su actuar me hacen pensar que es el  Lincoln colombiano. Si Lincoln luchó por la libertad de los esclavos, Mockus lucha por una democracia  libre de podredumbre.

En la categoría a mejor maquillaje el probable ganador, aunque un premio de segunda línea, por ser poco mencionado en la Academia de Corruptos se otorgaría  al DANE.

En fin, no nos podremos quejar, nuestros libretistas, guionistas y demás tienen mucho material para crear historias, todos los días pasan cosas. Que la multinacional está vulnerando los derechos de los ciudadanos, que tal político está robando y siendo investigado por nexos con grupos al margen de la ley, que el Estado perdió miles de millones de pesos, es decir; nosotros perdimos, que los cafeteros no son la cara feliz de Juan Valdez. Al final de toda esta Cinematografía: Ojo cuando vote. No bote su voto. Por supuesto todo lo anterior representa una pantomima y no se corresponde con la Realidad en absoluto, es apenas un intento jocoso de observar el acontecer nacional.

Para concluir es útil mencionar el trino en Twitter Colombia del Senador Armando Benedetti, que expresó en días pasados lo siguiente, a propósito de actores y actuación: “Los Óscares demuestran q actores son montón de tontos. Los berracos son productores, dueños de los estudios, q jamás salen en los Óscares!”, la omisión sintáctica y ortográfica corresponde al discurso habitual en Twitter y no a descuido del Senador. Un diálogo digno de ganar en cortometraje, lástima que ese premio no existe aún en los Óscar.

Published in Artículos
Martes, 20 Noviembre 2012 11:35

San Andres Islas

Es importante que los colombianos intentemos pensar antes de hablar, que intentemos sacar la religión, los mitos, las leyendas, la testosterona y la santería de nuestras apreciaciones  sobre temas que exigen conocimiento, decencia y caballerosidad. Es momento de civilizarnos y no siempre querer solucionar nuestras diferencias con insultos, difamaciones, burlas o cualquier otro método que no busque la conclusión del tema sino la confrontación.

Yo también soy colombiano, y aunque tal vez no sea de los que usa la camiseta de la selección cada que hay un partido, si soy de los que celebra el 20 de julio como se fuera el día de cumpleaños de mi mamá, cosa que no muchos hacen. Debo reconocer y afirmar que Colombia ayer sufrió la derrota diplomática mas fuerte que tal vez podamos conocer, pero también les quiero poner a consideración mi estúpido pensamiento sobre el tema del que muchos hoy se sienten especialistas y se creen, por el simple hecho de ser colombianos, a descalificar y a ordenarle al gobierno actual lo que hizo o que debe hacer.

La desinformación es una de las responsabilidades que debe asumir el gobierno actual y el de Uribe, junto con los medios de comunicación. Durante mucho tiempo se dijo que la soberanía sobre San Andrés, sus islas y sus cayos estaban en disputa, incluso pude ver reportajes de noticieros nacionales preguntarle a los raizales que pensaban ante la probabilidad de dejar de ser colombianos y de golpe ser nicaragüenses, a los “pañas” como somos llamados por los raizales los que no vivimos en la isla nos preguntaban como tomaríamos la posibilidad de tener que pedir visa al Gobierno de Nicaragua para poder ir a San Andrés… la verdad es que ese nunca fue el centro de la disputa, es mas, al Gobierno de Nicaragua nunca le interesó ese tema.

Solamente es mirar el mapa de Colombia de ayer y compararlo con el que tenemos hoy, (claro, si logran encontrar con facilidad un mapa que incluya a San Andrés), para entender la gran porción de territorio que perdimos, además de perder en nuestra política de derecho internacional, y quedar como un zapato ante todo el mundo, no nos basta con perder tanta agua salada, ahora pretendemos mostrarnos como cavernícolas, ahora muchos incitan al desacato de la ley, al desconocimiento del derecho internacional, ahora pretendemos comportarnos como el señor Uribe a quien le encanta solucionar sus diferencias con insultos, falacias y descalificativos. Esta vez el borracho de Ortega y su cuerpo de abogados fueron más inteligentes que los fanáticos y desinformados colombianos.

El grave error que cometimos por estúpidos y desinformados fue siempre creer que la delimitación del territorio marítimo colombiano estaba definido y claro, nunca se consideró lo falible del tratado, nos falto lógica para saber que no se podía dar espacio para que la disputa llegara hasta la Corte internacional. No soy un ágil abogado, ni siquiera soy abogado, pero a diferencia de muchos, yo leo y lo hago con responsabilidad, por eso les puedo asegurar que solamente con denunciar el Tratado de Bogotá era suficiente para que la Corte no tuviera competencia para estudiar y fallar como claramente lo hizo. Hay que ver también la política exterior colombiana, tenemos que analizar como y de que manera fue manejada para este caso.  

Quiero entonces preguntarle a los cancilleres Guillermo Fernández de Soto y Julio Londoño Paredes, en que carajos estaban pensando, en que club y cuantos traguitos tenían en la cabeza que les impidió detectar la debilidad jurídica del caso. Esta claro que el manejo que le dieron a este caso fue perdedor y vergonzoso.

Desacatar el fallo de la Corte, y responder como guarichos en un tema con tanta sensibilidad nacional y visibilidad internacional seria un error y un ridículo desastroso para la golpeada política internacional que hoy en día tenemos.

Published in Artículos
Sábado, 03 Noviembre 2012 21:07

Entrevista, Óscar Iván Zuluaga

Giovanni Acevedo : Doctor Zuluaga, yo quiero comenzar agradeciéndole el espacio para los jóvenes del país. Es muy importante que dirigentes como usted les brinden el conocimiento y el bagaje político que usted tiene a los jóvenes a través de nuestro portal.

Oscar Iván Zuluaga: Muchas gracias Giovanni.

G.A  ¿Que le falta a este proceso de paz o un buen proceso de desmovilización como lo llaman algunos congresistas?

O.I.Z: Yo creo, que el proceso de paz tiene un problema y es no reconocer a las F.A.R.C por lo que son. Las F.A.R.C son un grupo terrorista y el principal cartel del narcotráfico. Si eso no se reconoce en la mesa. Es muy difícil poder garantizar un proceso que no conduzca a la impunidad.

El Presidente Santos, decía en su discurso de posesión que había cuatro premisas inamovibles para poder hacer un proceso de paz. Quienes están hoy al margen de la ley, tienen que renunciar a las armas, al secuestro, a la extorción y al narcotráfico; es decir dejar el terrorismo. Creo que esa premisa no está en la mesa y por el contrario es un proceso muy abierto. Por ejemplo, plantear negociar el modelo de desarrollo rural. ¿Qué aspiran las F.A.R.C  en un modelo de desarrollo rural? a que se suspendan los tratados de libre comercio, a que no haya importación de alimentos, a que se de expropiación de tierras por vía administrativa.

Una enorme preocupación que para el país no creo que sea fácil de asimilar. Una paz así va crear impunidad. Uno no puede permitir que al Coronel Plazas lo condenen a 30 años de cárcel y que Timochenko este mañana en el congreso. Por eso hay enormes preocupaciones y prevenciones. Creo que hay equivocaciones en el planteamiento del proceso.

G.A. ¿Cree usted, Dr. Zuluaga que hace falta la imagen joven dentro de la mesa de negociación?

O.I.Z No es fácil, entonces dijéramos que mañana tendrían que estar las comunidades afrodecedendientes, las indígenas, la mujer. Yo creo, que el proceso de Paz no permite en una primera etapa de negociación esté representado todo el mundo. Este es un proceso que implica unas definiciones muy complejas para el país. Seguramente lo que hay que abrir es un espacio para políticas. Por ejemplo las F.A.R.C  que le pueden decir a los jóvenes del país si lo único que han hecho es reclutarlos volverlos parte de su ejército acabarles su posibilidades de vida. yo creo, que no hay un espacio grande de negociación con las F.A.R.C. Ellos nunca mencionan que dejaran de reclutar menores. Esa debería ser una de la exigencias del Gobierno Nacional para proteger a los jóvenes. Que las FA.R.C de manera decidida renuncien al reclutamiento de jóvenes. Pero creo que el proceso de representación  no es como lo que ocurrió en el Caguan. Por ejemplo, toda la sociedad civil iba en busca de un espacio de dialogo con  las F.A.R.C. Creo, que hoy el planteamiento con este grupo debería ser diferente.

G.A   Usted como empresario y ciudadano ¿cómo a contribuido para el bienestar de los jóvenes a nivel empresarial y a nivel laboral?

O.I.Z: Digamos, que cuando he estado en el sector privado estimulado mucho la educación. Por ejemplo, programas de apoyo para que todos puedan ir a la Universidad y manteniendo las empresas abiertas a los jóvenes profesionales y técnicos.

Las empresas abiertas a la Universidad para que sean centros de investigación, análisis y trabajo. Creo que esa es la gran consigna. Buscamos  preparar mejores técnicos mejores tecnólogos. Es una forma de tener jóvenes más preparados y con más posibilidades de ser empresarios. Estimularlos desde su experiencia laboral a que se conviertan en empresarios el día de mañana.

  G.A  ¿Creé usted, que los jóvenes que tienen la vocación y la iniciativa de participar en el ejercicio político desde los partidos tienen las garantías por parte de los mismos?

O.I.Z: Los partidos políticos no tienen una política para que los jóvenes participen de manera activa. Yo por ejemplo vengo haciendo mi ejercicio político construyéndolo con los jóvenes, escuchándolos de manera directa. En esta etapa he estado dedicado a ir a las Universidades porque eso parte de un principio. Colombia es un país joven, el promedio de edad de Colombia es de 27 años. Tenemos que construir un país para que los jóvenes puedan desarrollarse, crecer y aportar a la nación convirtiéndosen en el soporte de desarrollo económico y social del país. Eso significa que hay que darle un viraje a las políticas de juventud. Eso tiene que ver mucho con el modelo de educación , de emprendimiento y de lograr que los jóvenes piensen en ser productivos y empresarios.

G.A    ¿Qué debe motivarle a los jóvenes para trabajar junto a usted en esta iniciativa de la Presidencia?

O.I.Z Pues, esta es una iniciativa que tiene como plataforma principal a los jóvenes preparándolos en aspectos particulares decisivos en el nuevo desarrollo económico de Colombia; y eso es una oportunidad maravillosa. Yo estoy planteando un modelo de educación que vuelva una jornada única ordinaria a los colegios públicos, que estén hasta las 4 de la tarde, reciban más preparación, educación y apoyo del estado.  Esa es una oportunidad muy valiosa para que los jóvenes puedan participar  en la construcción de la propuesta política como yo lo estoy haciendo.

G.A Para los jóvenes que conocen y están cerca del Gobierno  queda claro que programas Presidenciales Como Colombia joven son pura y física voluntad del gobierno que está en el ejercicio. ¿Qué va pasar con Colombia Joven cuando usted sea Presidente?

O.I.Z Un control mucho más activo en la construcción del plan de desarrollo, que es la herramienta más importante en la construcción programática de un gobierno ahí debe tener  una participación integral. Una propuesta que yo vengo haciendo en el tema de educación es la participación activa de los jóvenes; La implementación de la política regional en la definición de los closter de desarrollo. Hay  un espacio desde el punto de vista de los jóvenes de producir y aportar, pero educándose. yo creo que es el cambio sustancial que debemos dar a la participación juvenil 

G.A  Usted nos podría dar dos acierto y dos desaciertos del Gobierno Santos y del Gobierno Uribe

O.I.Z  Del Gobierno Santos yo diría que el cambio de la política de seguridad democrática y volver hacer un estado centralista me parece que es un tema delicado.

Dos aciertos; por ejemplo, ha trabajando mucho en el tema de fortaleciendo de las telecomunicaciones. Me parece que desde el Ministerio de las telecomunicación se está llevando a cabo un programa muy ambicioso en la ampliación de la cobertura. También lo que se está haciendo en la ampliación de los tratados de libre comercio con muchos otros países  creo que esa política ayuda mucho a construir nuevas oportunidades para el país.

En el tema Presidente Uribe su mayor acierto  fue la recuperación de la seguridad para el país, ese es una cierto que no tiene antecedes en la historia y lo que eso significo en la recuperación de la inversión. Me parece que es un tema crucial que le ha permitido al país generar oportunidades

 

Desaciertos, que nos pudo haber hecho falta. Bueno, quizás una mayor profundidad en la política educativa, haber resuelto temas estructurales en materia de salud que por razones de haber llegado tarde con la implementación de la emergencia en salud y haberle dado el desarrollo a muchos temas que se nos quedaron abiertos.

G.A ¿Qué invitación le hace usted a los jóvenes que van a leer esta entrevista para qué se sientan más comprometidos con la actualidad política del país

O.I.Z: Yo creo, que involucrarse directamente en la construcción de una plataforma que nos ayude a construir  como debería ser el modelo educativo con cosas más concretas; como generar mayores oportunidades y políticas de emprendimiento. Tiene que pasar a un terreno mucho mas vivencial en la construcción de esa plataforma que supere tantos riesgos que tienen hoy los jóvenes. Por ejemplo embarazo de adolecentes, el micro tráfico, la participación de actividades informales. Tener más aspectos para entender lo que significan hoy los jóvenes

G.A  Yo quiero hacer una última pregunta, ¿cuál es su postura frente al tema del aborto en el país?

O.I.Z Yo no creo en el aborto, hay una norma constitucional que hay que respetarla. Creo que el tema fundamental son las campañas de educación y de prevención. Todo lo que se haga en esa dirección que cree más conciencia y por ende más elementos de juicio para que la sociedad pueda valorar mucho mas lo que significa la vida y lo que significa la posición en un tema tan delicado

G.A  Y en los casos de violación y en los casos que este en riesgo la vida de la madre

O.I.Z Yo creo, que ya la constitución lo establece y es una norma que todos los Colombianos nos toca acatar mientras este en el ordenamiento constitucional. Pero creo en la vida como esencia  delo que debe ser la condición humana. Sin embargo hoy hay una norma y es deber de todos acatarla. No habría argumentos para no cumplir lo que establece la normatividad en la constitución

G.A  muchísimas gracias 

Published in Artículos
Página 9 de 11

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org