Sábado, 14 Diciembre 2019

Por: Sergio Grandas Medina

María una niña de apenas 13 años, tiene que vivir en medio de la selva. Debido a que pertenece a las filas de la guerrilla. Es una de las combatientes, es una de los miles de niños que se encuentran en las filas de los grupos armados ilegales y hacen parte del crudo conflicto armado colombiano (que según cifras del Bienestar Familiar serían unos 18 mil niños y adolescentes). Al ser parte de las filas guerrilleras, María queda en embarazo de uno de los jefes guerrilleros, y tiene que pasar una gran odisea, ya que no puede decidir si tendrá o no su bebé.

Esta es la cruda historia de ‘Alias María, la vida reflejada en un pequeño rostro, que ha tenido que soportar las inclemencias e insensibilidades del conflicto colombiano. El drama de María es presentado a través de la cinta dirigida por José Luis Rugeles, que fue proyecta el pasado martes en el Festival de cine de Cannes en la sección “Una cierta mirada”.

Para el Director de ‘Alias María, José Luis Rugeles, en entrevista con El Tiempo Televisión, “la película se cuenta un pequeño drama de una niña que se llama María, que vive una de las paradojas más terribles de la guerra (…) una historia que todos tenemos al frente, pero que no queremos ver”

Esta película hace una profunda reflexión sobre la participación de menores en el conflicto colombiano, y llama la atención sobre esa Colombia que es desconocida para muchos, para aquellos que no les ha tocado vivir la guerra. También enmarca la violencia tácita que tiene que vivir la mujer en estos escenarios de confrontación armada, y cuando quedan en embarazo en las filas de los grupos ilegales, tienen que desistir de dar a luz a sus hijos, pues son obligadas a practicarsen abortos (que según las autoridades serían unos mil casos al año). “La guerra trae historias tan terribles como la de ‘Alias María que no deben haber más y no se deben repetir”, enfatiza Rugeles.

El proceso de producción de esta película fue bastante cercano a los escenarios de conflicto en el país. El director y su equipo realizaron cientos de entrevistas con niñas o chicas muy jóvenes, recién salidas de la guerra, guerrilleras y ex combatientes del ejército. Lo que les permitió acercarse a esas historias desconocidas y “dar voz a aquellos que no pueden gritar o llorar, porque la guerra no se los permite”, concluye Rugeles.

Para escoger a los niños que personificarían a los personales principales de ‘Alias María, el equipo de producción realizó casting a más de 1000 menores. Los cuales nunca habían tenido formación actoral, convirtiendosen en actores naturales, lo que generó un mayor acercamiento a las realidades sociales y humanitarias de la guerra en Colombia.

El film estará pronto en las salas de cine de Colombia, al terminar sus proyecciones en los festivales internacionales, que ha logrado, que miles de personas vuelquen una mirada hacía la problemática del conflicto interno colombiano, que cumple más de medio siglo de existencia (Ver trailer).

 

Twitter. @SergioGrandasM

Published in Artículos
Lunes, 25 Agosto 2014 23:40

Mal inicio del Contralor

 

En un acto que refleja la precariedad de las instituciones Colombianas, y de la democracia misma, fue elegido  Edgardo Maya como Contralor General de la Nación con 175 votos de 227 totales.

Como una completa falta de respeto interpreto el machismo expresado en la lista de candidatos, es inaceptable, 3 candidatos y ni una sola mujer;  en cambio, para las listas al congreso si se exige un mínimo de género, y los partidos se jactan de decir que están postulando mujeres, pero a la hora de elegir el Contralor General en su mayoría votan a gusto por listas patriarcales y sin protestar.

Ahora bien, los que fueron candidatos a contralor tenían muchos asuntos pendientes arraigados a su pasado, pareciera que es una costumbre Colombiana postular candidatos con oscuros pasados.

Carlos Ardila Ballesteros, ternado por la Corte Suprema de Justicia, fue entre 1997 y 1998 presidente de la cámara de representantes y bajo su dirección se autorizaron viáticos por 887 millones de pesos, así como lo que en El Espectador es nombrado como “jugosos contratos de prestación de servicios” (Bonces, 2014)

Por su parte Gilberto Rondón fue candidato del Consejo de Estado y también del expresidente César Gaviria, lo cual desató un conflicto de intereses políticos entre el expresidente, quien fue jefe de debate de Juan Manuel Santos durante su campaña reeleccionista, y el actual presidente, con quien terminó la alianza porque el ahora presidente apoyó al candidato a contralor finalmente elegido, Maya. Irónicamente los votos por Rondón provinieron del Centro Democrático, Partido con amplias diferencias respecto de César Gaviria. La polémica respecto a este ex candidato radicó en que presuntamente recibió 150 millones de pesos provenientes de Gilberto Rodríguez Orejuela, jefe del Cartel de Cali, para evitar su extradición (2Orillas, 2014).

Finalmente, el elegido Edgardo Maya, fue escogido por la Corte Constitucional, bajo una lista a modo de una convocatoria pública, ante el fallo de esa convocatoria la Corte lanza una segunda, que por razones lógicas invalida la primera, esta convocatoria fue declarada vacía, pero la corte revive la primera en vez de lanzar una tercera o elegir sin convocatoria (Giraldo, 2014).  No acaba aquí, la edad obligatoria de retiro para los cargos públicos, de no elección popular, es de 65 años, y el elegido Contralor tiene 63 años. Entonces, mis felicitaciones al congreso de la paz, eligió un Contralor para un periodo de 2 años.

Además de ello los hermanos del contralor elegido han sido juzgados por actuaciones en favor del paramilitarismo. Ahora el elegido contralor, es señalado de realizar interceptaciones ilegales a través de su paso por la Procuraduría (El Tiempo, 2014)

Este polémico candidato tuvo el visto bueno del Presidente Juan Manuel Santos, ahora Juanpa, lo cual es una muestra clara de la falta de independencia de los poderes. En este mismo orden de ideas, creo firmemente que las Altas Cortes no deberían tener facultades electorales, su misión debería ser netamente administrar la rama de la justicia. Además está demostrado que esas facultades han sido un fracaso total.

Personalmente, respaldo las bancadas del Partido Alianza Verde y Polo Democrático Alternativo que votan en blanco, condenan elección machista de contralor, sin garantías democráticas y de equilibrio de poderes, mala elección de cortes, y todos los demás males mencionados en esta columna.

Concluyo con un dato, el Congreso canceló plenaria del día de elección por rumba, perdón cóctel, que hace Edgardo Maya, desde antes de saber los resultados, y además cancelan plenaria del día siguiente, comprensible, debe ser muy difícil trabajar enguayabado.

T.@PJuancamilo



Referencias

2Orillas. (11 de 08 de 2014). Obtenido de http://www.las2orillas.co/gilberto-rondon-y-gilberto-rodriguez-orejuela-una-relacion-con-cuentas-pendientes/

Bonces, E. (24 de 08 de 2014). Los Peros de los Candidatos a la Contraloría. El Espectador.

El Tiempo. (19 de 08 de 2014). Edgardo Maya, de exprocurador a Contralor General. El Tiempo. Obtenido de http://www.eltiempo.com/politica/justicia/edgardo-maya-villazon-nuevo-contralor-general/14408115

Giraldo, W. (18 de 08 de 2014). (C. Zuluaga, Entrevistador) Obtenido de http://www.elespectador.com/noticias/politica/edgardo-maya-puede-ser-ternado-y-elegido-william-girald-articulo-511345

 

Published in Artículos
Lunes, 21 Julio 2014 23:02

Comunicación para el cambio social

La desigualdad, el conflicto armado y la violencia social suelen ser los protagonistas del día a día colombiano. Varias poblaciones en América Latina han sido afectadas por la guerra y muchos municipios invadidos por sus beneficios agrícolas; la guerrilla y los grupos armados, desplazando a los habitantes, han cambiado la perspectiva social. Tal vez esta situación representa impotencia, pues tratar de restaurar la identidad de una comunidad que se encuentra en tales condiciones se convierte casi que en una utopía por las distintas amenazas que trae consigo. Sin embargo, desarrollar una comunicación para el cambio social, en este contexto de guerra, significa reconstruir una sociedad y volver a su cultura.

Los proyectos de comunicación que tienen como objetivo el cambio social, pretenden poner en primer lugar precisamente a aquellos sujetos afectados por la guerra, aquellos que no habían tenido voz en la sociedad; ellos mismos son quienes reconstruyen la cultura, las tradiciones, la democracia y el arte. La participación y el diálogo son los elementos principales a la hora de generar un desarrollo y un cambio social.

La elaboración y construcción de cada mensaje y contenido, está basada en la recuperación histórica, en el respeto y la participación tanto individual como colectiva. La identidad es otro punto clave dentro de la comunicación para el cambio social, puesto que los individuos, antes invisibles, empiezan a ser reconocidos por su nombre; esto sin duda resulta ser favorable para el crecimiento social y el rescate de la cultura y sus valores

El mercantilismo y el clientelismo ya no son los objetivos centrales a trabajar en este tipo de comunicación, es decir que la producción y la comercialización pasan a un segundo plano y la prioridad es cambiar las distintas actitudes, conductas o comportamientos que han sido obstáculo para una transformación social

A partir del siglo XXI la comunicación para el cambio social es establecida siendo totalmente ajena al Estado, a las iglesias, empresas privadas, medios de comunicación y demás organizaciones políticas.

Es así como la comunidad, afectada por la guerra, puede encontrar un espacio de participación, desarrollo y paz dentro de la comunicación para el cambio social, creando un tejido social confiable y responsable.

T.@lau94rodriguez

Published in Artículos

 

Actualmente el periodista debería cumplir un papel distinto al que ahora desempeña en el conflicto. Gabriel García Márquez, dijo a Darío Arizmendi, en una entrevista: “Colombia no se va a acabar por la culpa de la guerrilla, los paras y los narcos. Se va a acabar por el mal periodismo que se hace”. Todo debería consistir en contar las historias no desde los victimarios, sino desde las víctimas, desde la cultura popular. Deberíamos contar estas historias desde las voces del pueblo y al mismo tiempo, aprender a escucharlas, visibilizarlos, desafiando la censura y la autocensura.

También es necesario entender y conocer la fuente para cubrirla “Si conozco el contexto, escucho a las víctimas y denuncio, puedo tocar sensibilidades”. Sensibilidades que se han perdido con las nuevas tecnologías. Las cuáles deberían ser nuevamente tocadas, pues gracias a la cantidad de información que ahora recibimos, la gran mayoría de esta no genera nada en el espectador. Ese es uno de los retos para nosotros, quienes nos estamos formando en esta profesión. Tenemos un poder, el poder de contar nuevas historias, de crear nuevas ideas, de cambiar el estereotipo que le han dado a nuestra profesión. Si tal vez seguimos colocando nuestra atención en aquellos dos canales que solo engrandecen a los victimarios y no van más allá de lo que hemos aprendido en la academia, la historia se seguirá repitiendo.

Ahora el reto es de nosotros, de ser corresponsales de la paz y no de la guerra, donde miremos el conflicto armado en el contexto de los demás conflictos y tener la obligación de verlo desde otra óptica: La Política. Las verdades no deben consultarse solo desde una fuente, debe ser desde todas, para así poder escuchar todas las voces. Ahora tenemos una gran cantidad de herramientas que antes no existían y que nos acercan a los espacios, en donde podemos publicar para así generar interés. Ese es nuestro papel.

T.@VickyCa27

 

 

 

Published in Artículos
Miércoles, 08 Enero 2014 00:33

Todo menos la educación

Si el Gobierno y las FARC suscribieron un Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, sobre la base de que debe promoverse el desarrollo económico con justicia social, el desarrollo social con equidad y bienestar y la ampliación de la democracia, la educación,  como eje del desarrollo económico y social que tanto invocan, o la ausencia de ella, que es una de las principales causas del conflicto, tenía que haber sido el primer punto de la agenda de La Habana. Pareciera que a los negociadores, como a la mayoría de los colombianos, todo les importa menos la educación.

Si hay un mérito que haya de reconocérsele al proceso de paz que actualmente se adelanta por el Gobierno y las FARC -fuera de la genuina voluntad que parece impulsar a las partes-, es que pretende atacar las causas que originan el conflicto y darles cabal solución en la fase de implementación. No de otra manera se justifica que la agenda de negociaciones incluya dentro de sus famosos cinco puntos los temas de Una Política de desarrollo agrario integral, Participación política en el postconflicto, Solución al problema de las drogas ilícitas, Víctimas y Fin del conflicto.

Nadie se tragaría el sapo de negociar con las FARC buena parte de los cimientos del Estado colombiano, como los que se están discutiendo, si no fuera porque la única manera de acabar con este absurdo conflicto, bélico y social, es la desactivación de los gérmenes del conflicto, como la desigualdad y la inequidad, y de los agentes que lo han agravado, como el narcotráfico y la sistemática violación de derechos humanos (de parte y parte).

Entonces, si de lo que se trataba era de erradicar las causas del conflicto, ¿por qué las FARC, que posan de adalides de la justicia social, no se la jugaron por la inclusión de la educación en la agenda? ¿Por qué tampoco el Gobierno, que se dice social e impulsor de la innovación como motor del desarrollo?

Si bien es cierto que una política de desarrollo agrario integral, la indemnización de las víctimas y la restitución de las tierras despojadas, temas que sí hacen parte de la agenda, representarían un gran avance, jamás serían suficientes para desactivar las causas del conflicto y combatir la desigualdad, según las confesas motivaciones del proceso de La Habana.

En efecto, el desarrollo económico con justicia social y en condiciones de competitividad no es posible sin conocimiento y progreso técnico, es decir, sin educación. Ya lo decía un ejemplo de reivindicación social, Diego Luis Córdoba, por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad. El progreso social con equidad y bienestar no solo no es posible sin educación, sino que es sinónimo de ella. Donde hay educación no hay distinción de clases, diría Confucio. Y la ampliación de la democracia no es otra cosa que la formación de más y mejores ciudadanos, mediante la educación. No en vano el fundador de la Academia sentenció que el objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano.

Este proceso de paz era sin duda la mejor oportunidad para transformar el inoperante, ineficaz, ineficiente y atolondrado sistema educativo colombiano, en uno sólido, estable, sostenible y vigoroso, eje del pretendido desarrollo económico y social del país, soporte del presuroso e inclemente postconflicto y hacedor de la verdadera democracia. Las FARC y el Gobierno todavía tienen la sartén por el mango, entonces ¿qué esperan en La Habana para sustituir las AK-47, muerto su creador, por el arma de la educación? Al fin y al cabo la educación es la única herramienta legítima a disposición de los menos afortunados para hacerse parte de la sociedad, la cual, en el caso colombiano, tiende a excluirlos cada vez más.

@HumbertoIzqSaa 

Published in Artículos
Viernes, 07 Septiembre 2012 13:20

El Conflicto Armado: Guerra de Intereses

Ahora que se inicia un nuevo proceso de paz con la guerrilla de las FARC, es bueno hacer un breve recorrido sobre los conflictos armados internacionales. Por ello iniciare con el conflicto en Rwamda pasando por Yugoslavia y finalmente al colombiano.

 

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org