Viernes, 28 Febrero 2020

prueba.jpg

Lunes, 23 Febrero 2015 21:26

¿Es necesario estar acompañado?

 

Por: Félix José Valera

La soledad como problema, situándola en la perspectiva de que es en cierto punto dañina para aquella persona que la sufre, aunque viéndola desde otra perspectiva trae consigo beneficios, todo esto dependerá de la actitud con la que la asumas. Lo anterior será demostrado por medio de estudios, experiencias, metáforas y teorías  y diferentes enfoques metodológicos que se verán planteadas en lo corrido del escrito. Lo importante es tener en cuenta el concepto de soledad no como independencia, sino vista desde el punto de la necesidad de compañía, de la codependencia.

Para darle bases a lo dicho anteriormente, comenzaremos dando la definición de la codependencia y de la independencia, que son términos claves en el avance de este informe. Vemos la co-dependencia como la condición de depender de alguien para poder seguir adelante con tu vida, para que te encuentres seguro, y la independencia como sinónimo de libertad lo que conlleva a causar una responsabilidad por la vida de uno mismo. Del miedo a la soledad, o la necesidad de estar acompañado, derivan ciertas problemáticas a las cuales no les daremos cabida pero que de un modo u otro, alterarían el transcurso de la vida de una persona, problemáticas como el abuso o el maltrato ya se por parte de las amistades o de las propias relaciones. Científicos e investigadores han demostrado que este miedo viene desde la primera infancia, cuando él bebe tenía alguna necesidad o urgencia que no fue satisfecha.

Según Merlina Meiler, desde que crecemos nos han inculcado que lo mejor es estar en pareja, tener una familia perfecta, hijos y demás, pero no siempre es necesario y es lo que muchas personas no han entendido, y en caso tal esto se llegue a cumplir, si se cumplió por una necesidad de compañía, es un error. Esto lo podemos comparar con el imperativo categórico del que nos habla Inmanuel Kant, en donde su premisa general es: “Que la ley sea el único fundamento y motivo de tu voluntad” ¿En qué sentido? Tomemos la ley, como una ley moral, una ley que fue predispuesta por la sociedad desde tiempos remotos, y fue que para poder completar el ciclo, para poder ser feliz, hay que tener una pareja al lado, y es de ahí donde se debería derivar tu voluntad, pero no es así.

El médico Sanjay Gupta en un ensayo investigativo dio a conocer que el hecho de ser excluido y tener sentimientos de soledad desencadenaban actividad en algunas de las mismas regiones del cerebro que registran dolor físico. “Desde una perspectiva evolutiva, esto tiene sentido; nuestros ancestros prehistóricos dependían de grupos sociales no sólo para tener compañía, sino para sobrevivir. Permanecer cerca de la tribu traía acceso a la vivienda, comida y protección. La separación del grupo, por otro lado, significaba peligro.”

También encontramos un estudio que demuestra totalmente lo contrario a lo anterior planteado, según este estudio, la soledad es mejor de lo que parece, este proceso fue llevado a cabo con una persona la cual puso un letrero en una calle de Nueva York que decía “Si alguien quiere hablar sobre cualquier cosa, llámeme” y junto a este mensaje dejo su celular. De ese proceso resultaron 65.000 llamadas, la cual dedujo a los investigadores la frase de: “Quien está solo, ya no está desamparado”. Las llamadas y las historias que se escucharon en este proceso fue que las personas que viven solas lo hacen por convicción y deseo. En cuestiones económicas y sociales, le ira mejor estar solo, ya que gasta menos y por medio de este, se puede relacionar mucho mejor con las personas sin necesidad de algún compromiso o algún limitante.

Pero además de estos beneficios, también tendrá tiempo para sí mismo, para reflexionar y caer en cuenta que no siempre es necesario estar acompañado de alguien para triunfar en la vida, para darse cuenta que la compañía es buena en el momento en que usted ya sepa vivir solo, y es aquí donde entra el factor de la búsqueda de la felicidad, que es el punto donde llenas todas las expectativas de tu vida. Según Melody Beattie (Escritora estadounidense de superventas y periodista) en su texto “Libérate de la codependencia” nos plantea que con algo de esfuerzo por nuestra parte podremos dejarnos de comportar de manera co-dependiente con lo que conseguiremos que nuestra calidad de vida mejore enormemente. “La conducta co-dependiente está enquistada en la sociedad a la que pertenecemos y en nuestro entorno familiar, porque es de ahí de donde nosotros la hemos aprendido y terminado aceptando como un comportamiento correcto. Muchas veces queda enmascarada dentro del “ser buenas personas”, “un buen hijo”, “una buena madre”… lo cual hace que sigamos estancados en una forma de pensar, sentir y comportarnos que nos hace sufrir inútilmente y que no nos hace ser mejores personas”.

Llegamos a la conclusión de que estar solo es una realidad de la vida; las personas nacemos solas y aunque creamos lazos afectivos durante nuestra vida esencialmente debemos valernos por nosotros mismos. Bien lo decía Aristóteles y queda a interpretación de todos: “El hombre solitario, o es una bestia, o es un Dios. Todo depende de cómo lo vea”.

T. @Felixvalera04

 

Published in Artículos
Jueves, 20 Septiembre 2012 10:52

¿Cuál discriminación?

¡Si aquí en Colombia hombres y mujeres somos iguales!

Desde que nacemos el mundo nos lo dividen en dos: hombres y mujeres. Una vez concebida esta clasificación mental, pasamos a atribuir roles y funciones a cada uno. Es decir, que a cada uno se nos asigna que es lo que “debemos” hacer según nuestro género. Y así, vamos construyendo socialmente normas que van quedando ancladas en nuestro repertorio mental, que van pasando de generación en generación y que por lo tanto son luego muy difíciles de desvirtuar, pues han sido justificadas y normalizadas. Un ejemplo muy básico pero que permite entender este fenómeno es que “Las mujeres al timón son un peligro”. Básicamente se ha atribuido una calificación peyorativa y justificada a las mujeres que manejan. No obstante hay estudios que indican que los conductores de género masculino tienen mayor índice de accidentalidad.  

Dadas estas condiciones a las mujeres se les ha pasado a asignar tareas y actividades que corresponden mayoritariamente a los espacios privados que los públicos. Lamentablemente es un patrón que no solo se presenta en Colombia, sino en el mundo entero, incluso en países desarrollados. Por esta razón la Ley de cuotas, con amigos y enemigos, se ha establecido como un mecanismo que pueda romper con el patrón de las mayorías masculinas, sin embargo su implementación ha sido espinosa en la medida en que está tan asumida la idea de que líder hace referencia inmediatamente a hombre, fuerte con capacidad de decisión y autoridad, que la mujer queda relegada de taquito.   

Traigo el tema a colación, precisamente por dos hechos remarcables en las coyunturas políticas por las que está pasando el país y donde se ve de manera muy clara como mantenemos y limitamos la participación femenina en espacios de decisiones que  marcaran tanto nuestro presente como nuestro futuro. No es una cuestión de feminismo ni mucho menos como muchos aún lo creen. Simplemente de equidad y justicia. Precisamente la Resolución 1325 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas fue desarrollada con miras a fortalecer la participación de la mujer en los procesos de paz, ya que su representación implica el reconocimiento de las mujeres como víctimas del conflicto armado  a través de agresiones físicas, sexuales y psicológicas. El presidente se la saltó olímpicamente!

Como había explicado en el artículo anterior, la forma en que el proceso de paz se desarrolle repercutirá profundamente en la institucionalización de comportamientos, que luego serán asumidos por los ciudadanos. Encontramos entonces contradicción entre lo que el estado propone y lo que realmente asume. Equipo de negociación se ha conformado  “a partir de criterios y principios como la prudencia, el valor de la seriedad, el realismo y la eficacia”, según las palabras del mandatario. ¿Y la equidad y la justicia como las vamos a ver reflejadas si no hay un claro ejemplo de ello? No asume que está en la obligación de incluir en este espacio mujeres, no solo por ponerlas, sino porque hay perfiles que dan un aporte inmensamente valioso, apreciable y que la mesa necesita.

Si bien existe una alta consejería para la equidad, el mismo presidente no tiene en su universo mental la figura de una mujer también al mando de las situaciones. Es como la frase que dice: “detrás de cada hombre hay una gran mujer” y ahí está el problema, nos ponen detrás y no al frente del campo de batalla. No tenemos condiciones y garantías para la participación política a pesar de que hay discursos que digan lo contrario. No hay acciones evidentes ni voluntad política.

El segundo hecho no menos importante que tiene la misma problemática de base: la terna y la elección del Defensor del pueblo. De los ternados Beatriz Linares, Olga Lucía Gaitán y Jorge Armando Otálora, se escogió a este último. Los dos primeros perfiles quiero resaltar que desde el punto de vista técnico están largamente calificados además de demostrar una experiencia robusta en cuanto a defensa de derechos humanos se trata. Contrario al perfil del elegido. Sobra decir que se evidencia aquí un episodio de discriminación porque para ser elegido basta con ser macho alfa de la manada, más que técnicamente calificado. 

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719