Miércoles, 13 Noviembre 2019
Domingo, 26 Abril 2015 20:25

Ni un colombiano más

 

Por: Tania López

Hace poco escuchamos acerca de la víl masacre perpetrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - FARC -, dejando 11 soldados profesionales muertos y 24 heridos en el municipio de Buenos Aires, en el norte del Departamento del Cauca. El atentado ocurrió a la medianoche del martes 14 de abril cuando los uniformados dormían en el polideportivo. Esta situación ha conmocionado al país y ha suscitado múltiples marchas, protestas y manifestaciones de todo tipo que sólo son el reflejo de la indignación y hastío del pueblo colombiano por causa de las víctimas que sigue cobrando una guerra injusta, una guerra sin sentido.

Uno de los acontecimientos más relevantes producto del dolor de patria fue el abucheo que le dieron al Presidente Santos el pasado domingo 19 de abril en la Carrera de los Héroes 10K, actividad deportiva que busca homenajear soldados y policías caídos durante más de medio siglo de conflicto armado interno.

El repudio y rechazo a la asistencia del primer mandatario en la carrera fue producto de la orden dada por Juan Manuel Santos de cesar los bombardeos a los campamentos de las FARC y que lastimosamente, ello conllevó una situación de indefensión contra nuestros militares que quedaron expuestos a condiciones hostiles y a una desventaja militar en la cual no se pudieron defender, al quedar sin apoyo aéreo en medio de los ataques irregulares. 

Ahora bien, este nefasto suceso solamente nos recordó la escalada de terror que a diario vive Colombia, sólo nos trajo a la mente que en medio de unas dilatadas negociaciones que buscan "la paz" a más de 2,244 kilómetros en La Habana, Cuba, diariamente en todo el territorio nacional se reportan atentados en contra de la población civil, en contra de las infraestructuras económicas, educativas y viales; infracciones al Derecho Internacional Humanitario, se siguen reclutando niños para la guerra, se usa a la mujer como arma de guerra y aun no entregan los mapas de los campos minados. El desplazamiento forzoso es una constante que crea cinturones de pobreza en las periferias de las grandes capitales y ello trae consigo una mayor desigualdad, inseguridad, desempleo, falta de oportunidades; en suma nuevas espirales y ciclos de violencia.

El panorama desolador solo vislumbra algunas luces de esperanza cuando vemos manifestaciones de jóvenes y sociedad civil que promueven unidad en escenarios físicos y virtuales como el llamado #NiUnSoldadoMas, iniciativa ciudadana que pretende levantar su voz en medio de la gran desinformación y desconocimiento acerca de lo que en verdad se está negociando en Cuba, o lo que dejan conocer. El mensaje que este plantón dio a conocer es un llamado a la comunidad internacional de la realidad que sufre el país, el mensaje que no solamente los soldados están siendo víctimas de esta ola de terrorismo, también civiles como jóvenes, niños, familias completas lo padecen. El acto simbólico de dejar rosas en el monumento a los héroes donde se encuentra la imagen del Libertador Simón Bolívar es un llamado SOS de buscar unión y solidaridad latinoamericana, de denunciar las injusticias y flagelos que vivimos como nación, de decir #NiUnColombianoMas. 

Twitter. @TaniaLopezLizca

 

Published in Artículos
Martes, 14 Octubre 2014 21:19

El problema de la cultura

 

Por muchos años ha sido evidente la falta de cultura en nuestro país. La idea de buscar el bien individual y no el colectivo nos ha llevado a presenciar diferentes actos de intolerancia. Empezando por el típico caso de robo en la esquina o en los medios de transporte, hasta algo totalmente inaceptable, como actos delictivos en las propias familias, por diferentes casos. ¿Somos un país inculto?

En Colombia a la mayoría sólo le interesa su bienestar, ser el primero en todo, defender sus propios sentimientos, sin pensar en la situación de los demás, nos acostumbramos a escuchar las peores noticias en los medios de comunicación o peor aún, ver los sucesos frente a nuestros ojos y no saber ni cómo actuar.

El problema inicia desde nuestra mentalidad. Por ejemplo, si un bus de transporte público se presenta una falla técnica, no es raro que alguien diga: “menos mal yo cogí otro”. En lugar de ser conscientes de que no nos están prestando el mejor servicio y que es algo que nos compete a todos. Por otro lado, nunca se podrá hablar de un país educado cuando aún se presentan casos de maltrato de animales y peor aún, infantil. Si no nos ocupamos por formar niños que sepan respetar y tolerar a los demás, nunca se superará la falta de cultura.

En la Secretaría del Senado de la República quedó radicado el proyecto de ley para remitir el nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia. Algunos cambios pretenden evitar que las personas se colen en medios de transporte, que lleven música a alto volumen en los vehículos y que afecte la intimidad de otras personas en las redes sociales. De este modo, resulta curioso que se deban aplicar este tipo de leyes, pues se trata de comportamientos básicos que deberíamos cumplir para un mejor funcionamiento de la sociedad. Sin embargo, podría tratarse de un nuevo tiempo para entender que estos “pequeños” actos afectan también a los demás.

T. @lau94rodriguez

 

Published in Artículos
Domingo, 06 Julio 2014 22:10

Historias que un país no debe olvidar

La esperanza de que todo algún día estará mejor, la fe de una madre que ve crecer a sus dos hijas en medio de un lugar que no es precisamente el más agradable. Pero sobre todo el mal sabor que queda al perderlo todo.

Esta es otra de las tantas historias amargas que ha dejado el desplazamiento forzado. Muchos conocen esta problemática gracias a los medios y también por las mismas víctimas que vemos en nuestra ciudad, pero no siempre nos acercamos a ellos ni mucho menos podemos escuchar la historia directamente de sus bocas.

Teniendo la oportunidad de entablar una conversación con una familia víctima del desplazamiento forzado, que en esta ocasión fue causado por los Paramilitares, pude sentir el dolor de personas que han tenido que empezar una nueva historia, desde lo más bajo, luego de haber tenido bienes materiales y una vida estable en el campo.

Ella es una madre que no sólo debe preocuparse por los daños que el clima le causa a su improvisada casa, sino también por la seguridad de sus hijas, quienes deben cruzar zonas peligrosas para ir al colegio.

Además, recordar el momento en que los Paramilitares por poco matan a su esposo hace que sus ojos se llenen de lágrimas y su corazón de resentimiento hacia un gobierno que, ante la situación, presenta demoras para reconocer a una familia como desplazada.

De este modo, la esperanza de familias como estas queda puesta solamente en Dios y en las ayudas que algunas organizaciones brindan. Pero, en este caso, queda persistir laboralmente, mientras que los que tienen el poder de cambiar o mejorar esta situación siguen haciéndose los ciegos y sordos ante algo que no se puede ocultar ni apaciguar con falsas promesas. La solución queda en manos de los ciudadanos, que hasta con pequeñas obras generan grandes sonrisas.

T.@lau94rodriguez

Published in Artículos

 

Quizás por mejores oportunidades económicas, académicas o laborales hoy, gran parte de colombianos deciden  ir a conocer y arriesgar oportunidades en otro país  que probablemente son más prometedores y esperanzadores. ¿Cuál es la situación actual de Colombia? ¿Qué motiva a sus habitantes a migrar a otro país? ¿Los beneficios y oportunidades que brinda Colombia son suficientes para sus habitantes?

O tal vez solo por probar suerte los colombianos deciden arrancar a conocer nuevos horizontes. Según una investigación del portal colombianewyork (ver nota) son seis mil millones de colombianos los que ahora residen en el exterior.

Joel Bonilla  hace parce  de esos seis mil millones de colombianos que decidieron probar suerte fuera del país. El conocimiento de quienes estaban en  la música,  las herramientas ofrecidas y la manera en las que podía aplicarlas a sus conocimientos no llenaron sus expectativas. Fue a partir de ello cuando empezó a indagas mas acerca del estudio en otro país “ logré entender que podría arriesgarme a nuevos horizontes, pasando exámenes y pruebas para lograr una beca o al menos media como estímulo de motivación, después de haber logrado esa mitad de beca y habiendo ya conocido el país meses atrás  donde estudiaría antes de viajar, pude entender que mis expectativas eran ciertas y que allí encontraría más de lo que pedia” Tener posiblidades laborales ante de la mitad de su carrera, lograr una economía estable “donde en Colombia debes esperar terminar tu profesión para empezar a pasar hojas de vida sin tener la certeza de que lo lograras, presentándote a diferentes lugares o  también ser un porcentaje de los dichosos en lograr un puesto laboral, o tal vez finalmente ser una persona afortunada con un trabajo donde ni siquiera está desarrollando su profesión” Todas esas oportunidades hacen que definitivamente este seguro de estar en otro país. El estudio le brinda más avances, profesionales, tecnológicos, disciplinarios. Garantías de un trabajo estable. Encontrar tantas posibilidades lejos de su familia, es triste. Sabiendo que allí encuentra más desea volver a su país “volvería por la justa razón de llevar todo lo que tengo  y he aprendido para desarrollar algo nuevo en mi país, estableciendo nuevos diseños y estrategias para fortalecerlo. Es el lugar donde crecí y a donde me gustaría saborear aún más lo que otros países nos brindan.”

 

T.@VickyCa27

 

Published in Artículos

Santos viajó a Davos a vender el país. Esta afirmación pareciese provenir de un lugar común en los discursos en contra de las bondades del libre comercio. Pero no. Fue la frase que literalmente dijo el presidente de Colombia el 22 de enero en Madrid antes de viajar al Foro Económico mundial[1]. No son nuevas estas intenciones, pues ellas son la esencia misma de sus locomotoras importadas, como importada es ahora en el país la papa, el café, la ropa, los zapatos, etc. Luego, el país que Santos vende, es además un país condenado a la miseria, al atraso, al olvido, luego, un país moldeado por él y los suyos para el saqueo.

El rimbombante Foro Económico Mundial, que reúne a la crema y nata de la sociedad económica global, es más de lo mismo. Es un escenario cínico, en donde se resalta el crecimiento de las llamadas "economías emergentes", se exaltan las posibilidades que existen en tales países para que los inversionistas transnacionales concentren su atención en prometedores mercados y se fortalezcan relaciones entre estos y los gobiernos de distintos países.

Para Santos fue una buena tribuna. Pudo exhibir algunas cifras que le favorecían, sacar pecho con las dádivas que existen hoy en el país para inversionistas extranjeros -principalmente en el sector minero-energético y en el de las telecomunicaciones- y, además, hablar del tema de las drogas que empieza a discutirse en el marco de los diálogos de paz con las FARC-EP. Sin embargo, el hilo conductor en la política económica exterior colombiana lo encontraría en la presentación de la Alianza del Pacífico, el proyecto regional mediante el cual se intenta reeditar el fracasado ALCA, para el cual cuenta además con su gran aliado Enrique Peña Nieto, con quien además comparte agenda común frente al tema de las drogas ilícitas.

Se viene, sin embargo, otra reunión más importante para el gobierno de Colombia. Se trata de la Segunda Cumbre de Presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a celebrarse, ni más ni menos, que en La Habana. La presencia de Colombia en el naciente organismo, al igual que la de los demás aliados de Washington en la región es crucial para medir el alcance de las decisiones y las perspectivas de este escenario.

Esta vez la discusión girará en torno a la presencia militar estadounidense en Latinoamérica y el Caribe, volverá a estar sobre la mesa el bloqueo a Cuba, aparecerá también un debate sobre el espionaje realizado por los Estados Unidos y, estará la discusión sobre la integración de Puerto Rico a la CELAC. En términos económicos, los más desprendidos del "vecino del norte", posiblemente insistan en propuestas como el Banco del Sur o la creación de una empresa petrolera latinoamericana, mientras que seguro Santos y sus amigos Peña Nieto y Humala plantarán distancias a través la Alianza del Pacífico, proyectos claramente encontrados.

Lo crucial de este espacio para Santos tiene que ver también con las posibilidades de fortalecer el respaldo regional al proceso de paz, el cual inició años antes que los mismos diálogos con gestos como la mediación de Chávez para la liberación de retenidos en poder de la insurgencia. Pero, reconociendo la importancia del escenario, tendrá también Santos que moverse un poco más lejos del Pentágono y algo más cerca de la Patagonia y del Orinoco a la vez, es decir, más lejos de Key West y más cerca de Varadero. Algo muy difícil para el presidente que antes viajó a Suiza a vender al país y un incondicional de los Estados Unidos.

Habrá que ver entonces cómo resuelve Santos su agenda internacional, la cual ha sabido llevar con demagogia y saludos a la bandera, sin tomar un centímetro de distancia con la banca multilateral y sin trascender en la integración con los vecinos latinoamericanos y caribeños.

El proceso de paz, celebrado también -¡Ah coincidencia!- en La Habana impone una agenda que, gústele o no a Santos o a quien quiera, obliga a tomar decisiones de trascendencia. El viraje en las relaciones internacionales es una condición sine qua non para la construcción de paz, entre muchas razones, por el papel de los Estados Unidos en el conflicto colombiano. El paso de Santos de Davos a La Habana es el tránsito de un discurso en política económica ligado al libre comercio y a la entrega del país a las transnacionales, hacia uno de paz cuya voluntad carece de gestos, pues la paz son cambios también en la política económica del país.

T. @FernandoVeLu

[1] "Voy rumbo a Davos, al Foro Económico Mundial donde se reúnen los dirigentes del mundo, políticos, y económicos, todos los años, para intercambiar opiniones y tratar de discutir hacia dónde va el mundo. En el caso de los países como Colombia, para atraer inversión, vender el país."(Negrilla fuera del texto) En http://wsp.presidencia.gov.co/Prensa/2014/Enero/Paginas/20140122_11-Palabras-del-Presidente-Juan-Manuel-Santos-en-el-encuentro-con-la-comunidad-colombiana-residente-en-Espana.aspx

Published in Artículos
Martes, 28 Enero 2014 20:09

Es un trastorno

Ya entiendo porque al gobierno Santos le ha ido tan mal: paros, reformas fallidas, perdida en la confianza inversionista, disminución en el crecimiento de la industria, falta de ejecución, baja en la moral de las tropas, disminución en los índices de seguridad, micos, lagartos, cocodrilos, en fin.

El país vive un negativismo generalizado, se siente en el campo, se siente en la industria, se siente hasta en el aire. Es por esto que he llegado a la conclusión de que no es del todo culpa del actual Presidente.

Pareciera que nuestro actual mandatario sufre de una especie de trastorno que no le permite distinguir muy bien lo que sube de lo que baja, ni lo que aumenta de lo que disminuye, ni lo que está bien de lo que está mal, Juan Manuel Santos parece tener trastocados los conceptos.

El Primer mandatario de los colombianos no entendió que la reelección sirve para premiar a los buenos gobernantes y castigar a los que no sirvieron, es una manera de calificar un gobierno, una gestión, es simplemente cuestión de sentido común, se premian los buenos y se despachan los malos.

Las redes sociales  lo gritan: NO MAS SANTOS, la semana  después del anuncio del mandatario en el que comunicó oficialmente a los colombianos que que buscaría la reelección, el hashtag #SantosNuncamasPresidente, fue declarado tendencia mundial en Twitter. oí el sondeo de la W que se realizó a los oyentes un día después del anuncio del mandatario y la desfavotabilidad de Santos era clara, pero él tiene la osadía de presentarse como candidato a las elecciones de 2014.

El señor Presidente puede repartir más casas, mandar a empapelar el país con vayas de : “Estamos Transformando a Colombia”, duplicar las pautas publicitarias con las que tiene a los medios de comunicación hostigados y mareados de tanta mermelada, incluso, puede salir a  repartir  mermelada en la ciclovía , mandar a hacer encuestas amañadas que quieren hacernos creer que por arte de magia su popularidad sube de un día para otro casi 11 puntos, puede utilizar a las familias beneficiadas del programa de las 100.000 viviendas, darles banderitas blancas y aprovecharse de su humildad y buena fé para ponerlas a aplaudir su circo de la Habana, al cual se ha aferrado apoyándose en un sofisma en el que según él, la paz de este país se define con Timochenko, Iván Márquez, París y  Santrich, en la casa de un gobierno que lleva 50 años violando los derechos y libertades de sus ciudadanos, en donde las cárceles están llenas de presos políticos, simplemente por pensar diferente al régimen de Castro, puede caer en las más sucias estrategias de JJ Rendón, y óigase bien,  NO LO VAMOS A REELEGIR, ¿es tan difícil leer la voluntad de un pueblo? Hoy más del 60% de los colombianos no queremos la reelección.

Ya traicionó a 9 millones haciendo todo lo contrario que prometió hacer en campaña, hombre, nos hubiera hablado con claridad y la cosa no habría sido tan grave, hubiéramos mirado otras opciones. Pero es que tomar unas banderas ajenas aprovechando la pasión y admiración que despiertan, ¿para llegar a empantanarlas pisotearlas y elevar las del color contrario?

La única explicación, para mi: el Presidente sufre de un trastorno. A continuación momentos en los que el alto mandatario a mostrado claros síntomas:

1.Discurso el día 20 de noviembre de 2013,en el que nos anunció a los colombianos que lucharía por la reelección:  En ese momento las encuestas le decían: más de la mitad de los colombianos no aprobamos su gestión, y él señor sale en televisión nacional a decir que quiere que reelijamos una gestión con más de la mitad de desaprobación popular.

2. En el mismo discurso dijo: “Ustedes me eligieron para seguir cumpliendo con la seguridad, hemos cumplido”. Hoy el problema de seguridad vuelve a ser uno de los principales temas en la agenda nacional.

3.”Hemos seguido fortaleciendo las políticas de seguridad de mi antecesor, que fueron exitosas”. El principal reclamo que hacen sus electores es haber dejado de lado las bases de “La Seguridad Democrática” y hoy su principal opositor es su antecesor, creador de esas políticas de seguridad.

4.En su discurso habló de una  Colombia que pase del miedo a la esperanza. Un campo olvidado una industria que va para abajo, unas fuerzas armadas desmoralizadas, no reflejan exactamente ese anhelo que usted plantea, nos alejamos en vez de acercarnos.

5. “El tal paro no existe”,  el Presidente manda el mensaje que con los violentos se sienta a hablar pero a los campesinos los ignora, porque el tal paro si existió.

6. Ahora resulta que Timochenko debe llegar al congreso y que usted trata a quienes exigimos justicia, cese al fuego, y cárcel para quienes han cometido crímenes de lesa humanidad como “buitres de la paz” ¿Quien entiende esto?

7. De Ministro de defensa  tenía usted a la guerrilla en el estatus de “narco terroristas” y como Presidente los eleva a “grupo subversivo”, “guerrillero”, “revolucionario” ó como quiera llamarlo. ¿Dejaron de traficar, de secuestrar?

Yo entiendo al Presidente , tal vez él no puede manejar este trastorno, pero por esa misma razón es justo y necesario que  le la oportunidad a otros, nosotros ya se la dimos a él, nos defraudo, y de que manera. 

T.@Dmejiagiraldo 

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org