Domingo, 23 Febrero 2020

prueba.jpg

Lunes, 23 Febrero 2015 21:26

¿Es necesario estar acompañado?

 

Por: Félix José Valera

La soledad como problema, situándola en la perspectiva de que es en cierto punto dañina para aquella persona que la sufre, aunque viéndola desde otra perspectiva trae consigo beneficios, todo esto dependerá de la actitud con la que la asumas. Lo anterior será demostrado por medio de estudios, experiencias, metáforas y teorías  y diferentes enfoques metodológicos que se verán planteadas en lo corrido del escrito. Lo importante es tener en cuenta el concepto de soledad no como independencia, sino vista desde el punto de la necesidad de compañía, de la codependencia.

Para darle bases a lo dicho anteriormente, comenzaremos dando la definición de la codependencia y de la independencia, que son términos claves en el avance de este informe. Vemos la co-dependencia como la condición de depender de alguien para poder seguir adelante con tu vida, para que te encuentres seguro, y la independencia como sinónimo de libertad lo que conlleva a causar una responsabilidad por la vida de uno mismo. Del miedo a la soledad, o la necesidad de estar acompañado, derivan ciertas problemáticas a las cuales no les daremos cabida pero que de un modo u otro, alterarían el transcurso de la vida de una persona, problemáticas como el abuso o el maltrato ya se por parte de las amistades o de las propias relaciones. Científicos e investigadores han demostrado que este miedo viene desde la primera infancia, cuando él bebe tenía alguna necesidad o urgencia que no fue satisfecha.

Según Merlina Meiler, desde que crecemos nos han inculcado que lo mejor es estar en pareja, tener una familia perfecta, hijos y demás, pero no siempre es necesario y es lo que muchas personas no han entendido, y en caso tal esto se llegue a cumplir, si se cumplió por una necesidad de compañía, es un error. Esto lo podemos comparar con el imperativo categórico del que nos habla Inmanuel Kant, en donde su premisa general es: “Que la ley sea el único fundamento y motivo de tu voluntad” ¿En qué sentido? Tomemos la ley, como una ley moral, una ley que fue predispuesta por la sociedad desde tiempos remotos, y fue que para poder completar el ciclo, para poder ser feliz, hay que tener una pareja al lado, y es de ahí donde se debería derivar tu voluntad, pero no es así.

El médico Sanjay Gupta en un ensayo investigativo dio a conocer que el hecho de ser excluido y tener sentimientos de soledad desencadenaban actividad en algunas de las mismas regiones del cerebro que registran dolor físico. “Desde una perspectiva evolutiva, esto tiene sentido; nuestros ancestros prehistóricos dependían de grupos sociales no sólo para tener compañía, sino para sobrevivir. Permanecer cerca de la tribu traía acceso a la vivienda, comida y protección. La separación del grupo, por otro lado, significaba peligro.”

También encontramos un estudio que demuestra totalmente lo contrario a lo anterior planteado, según este estudio, la soledad es mejor de lo que parece, este proceso fue llevado a cabo con una persona la cual puso un letrero en una calle de Nueva York que decía “Si alguien quiere hablar sobre cualquier cosa, llámeme” y junto a este mensaje dejo su celular. De ese proceso resultaron 65.000 llamadas, la cual dedujo a los investigadores la frase de: “Quien está solo, ya no está desamparado”. Las llamadas y las historias que se escucharon en este proceso fue que las personas que viven solas lo hacen por convicción y deseo. En cuestiones económicas y sociales, le ira mejor estar solo, ya que gasta menos y por medio de este, se puede relacionar mucho mejor con las personas sin necesidad de algún compromiso o algún limitante.

Pero además de estos beneficios, también tendrá tiempo para sí mismo, para reflexionar y caer en cuenta que no siempre es necesario estar acompañado de alguien para triunfar en la vida, para darse cuenta que la compañía es buena en el momento en que usted ya sepa vivir solo, y es aquí donde entra el factor de la búsqueda de la felicidad, que es el punto donde llenas todas las expectativas de tu vida. Según Melody Beattie (Escritora estadounidense de superventas y periodista) en su texto “Libérate de la codependencia” nos plantea que con algo de esfuerzo por nuestra parte podremos dejarnos de comportar de manera co-dependiente con lo que conseguiremos que nuestra calidad de vida mejore enormemente. “La conducta co-dependiente está enquistada en la sociedad a la que pertenecemos y en nuestro entorno familiar, porque es de ahí de donde nosotros la hemos aprendido y terminado aceptando como un comportamiento correcto. Muchas veces queda enmascarada dentro del “ser buenas personas”, “un buen hijo”, “una buena madre”… lo cual hace que sigamos estancados en una forma de pensar, sentir y comportarnos que nos hace sufrir inútilmente y que no nos hace ser mejores personas”.

Llegamos a la conclusión de que estar solo es una realidad de la vida; las personas nacemos solas y aunque creamos lazos afectivos durante nuestra vida esencialmente debemos valernos por nosotros mismos. Bien lo decía Aristóteles y queda a interpretación de todos: “El hombre solitario, o es una bestia, o es un Dios. Todo depende de cómo lo vea”.

T. @Felixvalera04

 

Published in Artículos
Lunes, 28 Julio 2014 23:53

A propósito de la paz

La paz es un término que se define según quien lo predica, en términos generales podría decirse que es un estado en el que la humanidad pudiese vivir en tranquilidad absoluta, esto, refiriéndose a un nivel de confianza en el que se pueda salir a marchar, donde se pueda opinar libremente, donde se pueda diferir a un gobierno, donde la oposición sea un estado y no un miedo.

Creo que las personas temen a llegar a un término de concesión o de paz ya que no se sabe si lo que viene es peor… Es decir, la paz que viene es ¿para quién? y ¿bajo qué condiciones? quién dice que su definición será un bien colectivo, o como siempre, sólo para los que están en el círculo vicioso.

En los diálogos por la misma se habla de cese de fuego bilateral, palabras y más palabras pero: “Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aún siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad, verdad, justicia, y solidaridad.” Juan Pablo II (1920-2005).  En qué más piensa el gobierno que no sea en convenios con otros países, acuerdos y mutuos beneficios, cuando el conflicto está dentro de nosotros.

¿Cómo podremos estar en paz con otros cuando el ser humano en ocasiones no puede estar en paz consigo mismo? La paz se concibe en cada persona, en diferentes términos, con diversas condiciones que le permiten al mismo ser o no feliz, esta  depende de circunstancias y momentos que la determinan.

La paz no dependerá de los gobiernos, esta se definirá tras la voz de un pueblo entero. “O caminamos todos juntos hacia la paz, o nunca la encontraremos.” Benjamin Franklin (1706-1790). Es un pueblo que no pide paz sino que la exige, y que está dispuesto a lograrla bajo las condiciones que su moral permite.

T.@lau94rodriguez

Published in Artículos
Lunes, 08 Octubre 2012 09:02

¿Se nos refundieron los Valores?

Desde que llegue a Francia, la primera cosa con la que me asocian los nativos es la cocaína o las Farc, asi yo no sea guerrillera ni sea consumidora. Incluso alguna vez una persona, para provocarme, me dijo que si en el país de la cocaína la gente era descarada.

Es triste y duro que cada uno de los colombianos que partimos al extranjero carguemos con este estereotipo negativo. Sin embargo, en la gran mayoría logramos que quienes nos van conociendo se abran a otra cara de nuestro país a partir de nuestra experiencia y la transmisión cultural que tenemos la oportunidad de compartir. Es todo un ejercicio de embajadores.

Los franceses o cualquier europeo no tendrían la culpa de que esa sea la única información que le llegue, al fin y al cabo los medios venden lo que llame consumidores. Es la equivalencia con la idea que tenemos nosotros con respecto a los musulmanes: todos tenemos en el imaginario que ser musulmán equivale a ser terrorista, lo cual es totalmente falso.

Francamente lo que me perturba, es el comportamiento colombiano. Cada uno de los que vivimos en el extranjero procuramos mostrar lo mejor, pero es frustrante saber que los valores que rigen nuestra sociedad están regidos por un interés por el bien personal y material por encima del bienestar y la dignidad humana, es decir que vale más la plata que la vida de una persona. Entonces me pregunto, ¿Qué estoy defendiendo? ¿Vale la pena?

Este cuestionamiento me viene a la cabeza cada vez que veo ante mi, situaciones que parecen traídas del pasado. Por ejemplo, como hay personas que con firmeza arguyen que más importante poder tener un carro para mostrar o cualquier otra excusa que pensar en la contaminación y la congestión que éste produce, que en las discusiones de la vida política todavía se pregunte sobre la pertinencia de la intervención de la iglesia católica; cuando éste ni siquiera debería ser tema de discusión, que más tiene razón el ladrón o el corrupto por “avión” que por su condición misma o nosotros mismos por dar “papaya”. Y ni pensar de estatus de mujer, porque si a uno lo violan es por culpa de uno. Bien lo dice Catalina Navarro en su columna de esta semana: “si una mujer confía es una bruta pero si la que hace el daño es ella entonces es una bruja”. Lo que equivale a decir que el que confía es un podre imbécil, porque lo que vale es la famosa “malicia indígena”. O detalles como que todo el mundo llega tarde, porque es la hora Colombiana. A mi ya no me cabe en la cabeza que sigamos justificando comportamientos del medio evo.

Si nos seguimos poniendo zancadillas así, ¿Cómo vamos a avanzar?  

Este tema lo traigo a colación ahora, donde a pesar de la distancia percibo que el país se está encaminando hacia un rumbo positivo. No obstante, no llegaremos lejos si como ciudadanos no nos comprometemos a construir confianza, a ser exigentes a nivel del respeto con los demás y que todas nuestras acciones estén encaminadas al cuidado y no la destrucción del otro de forma justificada y a cualquier nivel. 

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719