Miércoles, 20 Noviembre 2019

 

Para algunos un buen tipo y para otros un mal político, Pacho Santos candidato por el Centro Democrático a la Alcaldía de Bogotá, compartió con los oyentes de Radioamiga Internacional y Palabras Mass sus posturas en torno a lo que esta acaeciendo en la capital, también nos presentó su libro “convicciones firmes”  que es un total de 103 columnas escritas desde enero de 1995 hasta enero de 2002.

"Bogotá necesita mano firme convicciones firmes y seguridad sobre todo" @PachoSantosC

 

Published in Artículos
Jueves, 26 Febrero 2015 22:46

Esas tales 10 mil becas ¡no existen!

 

Por: Josué Martínez

 

Pepito se inscribió en la universidad con muchas ilusiones de llevar a cabo uno de sus sueños, ser profesional. Con un préstamo que le hicieron en la empresa donde trabajaba, pagó la matrícula y el primer semestre. Pepito no contó con la fortuna de nacer en cuna de oro, pero es trabajador y muy responsable. Está un poco en desventaja frente a otras personas pues ya tiene 23 y apenas va a comenzar una carrera, pero ha escuchado que nunca es tarde y aunque le queda bastante difícil pagar la carrera, teniendo en cuenta que las obligaciones son muchas: arriendo, servicios, alimentación, deudas, ayudar a la familia, etc.; se arma de valor y de sueños y empieza a estudiar. En el primer semestre todo es novedoso y atractivo. Aunque no quede tiempo y haya que esforzarse y dormir muy poco, él se esmera por responder y saca muy buenas notas. Después de todo, los profesores dicen que esa es la manera de sacar la carrera adelante, que al final va a ver los frutos, que así les tocó a los que hoy ocupan puestos importantes. A los profesores les gusta mucho usar frases de cajón, o lo que dicen está planeado como estrategia de publicidad para tener a los estudiantes engañados.

El segundo semestre es muy parecido al primero salvo algunos detalles. La deserción comienza a ser evidente. De los 20 o 25 que empezaron ya sólo quedan 15. Además de eso comienza a ver que hay unas materias muy fáciles; hay un profesor que a veces ni viene, y sin embargo, saca 4,8 en todos los cortes. Las instalaciones no están lo suficientemente equipadas y algunos profesores comienzan a quejarse por la falta de equipos para desarrollar determinados temas. Lo que más lo dejó pensando fue el “error” en sus notas que le impidió aspirar a la beca que habían prometido durante el primer semestre. Aunque fue el mejor estudiante y en las cuentas estaba presupuestado tener uno de los mejores promedios, varias materias le quedaron en 0. Al hacer el reclamo le ayudaron y corrigieron algunos números, pero lo curioso fue que, cuando sus notas quedaron arregladas, ya le había tocado pagar el semestre y el cuentico de la beca ya se había envolatado.

En el tercer semestre la cosa estaba más clara. Con el profesor que casi no venía ya ni se hacía clase, los muchachos se acostumbraron a que si le ponían tema para hablar el hombre se emocionaba y hablaba la hora y media completa; total se sabía que el profe era un vacan y le ponía 4,7 o 4,8 a todo el mundo bajo la excusa de “es que yo valoro la asistencia, el que venga, pasó la materia conmigo”. El profesor que exigía material para dictar la clase se cansó de rogar, se peleó con el rector y renunció. ¡Oh sorpresa! Varias materias le volvieron a salir perdidas y en fin, el panorama se fue poniendo cada vez más negro, más desalentador. Sin embargo Pepito siguió luchando con el cansancio y con la situación económica y sacó su tercer semestre adelante, con la firme esperanza de que al fin tanto esfuerzo daría resultados además de creer firmemente que estaba forjando un futuro mejor.

Pepito va a iniciar cuarto semestre pensando en que está más cerca del objetivo porque sólo queda un par de semestres para terminar la tecnología, pero la universidad le tiene varias sorpresas preparadas. Por alguna razón al antiguo rector lo echaron de su cargo junto con varios profesores. Ya en cuarto semestre le van a dictar dos (de las cinco que ve en total) materias de relleno porque no hay profesores para las materias que corresponden. Le volvieron a salir materias perdidas a sí que ni modos de aplicar a la beca (que nunca le dieron a nadie desde que él está ahí), y para completar el panorama desolador, con él hay 5 estudiantes para este semestre en su salón. La gota que rebosó la copa fue la bienvenida a las clases que le dio uno de los profesores: “yo nunca he dado esta clase, pero vamos a ver que nos inventamos”.

A pepito sus padres no le pagan la carrera, no tiene plata de sobra, no está esperando en la casa todo el día jugando play a que le llegue la hora de ir a clase. Pepito trabaja desde muy temprano y todos los días para poder con las uñas pagarse la carrera. Pepito llega cansado con un sueño insoportable a clase pensando en que este esfuerzo que hace va a valer la pena más adelante. Así que, ante este panorama, debe tomar una decisión. Un semestre no le cuesta mucho, aproximadamente millón doscientos, pero es lo máximo que puede pagar. ¿Realmente se justifica gastar casi 3 millones de pesos (con lo difícil que es para él conseguirlos) en los dos semestres que restan, bajo las condiciones en que está la universidad; máxime cuando se acaba de enterar que si quiere homologar materias en una universidad de verdad, lo van a dejar en primer o segundo semestre si le va bien?

Pepito hoy no sabe qué perdió más durante este año y medio; plata o tiempo. Está desubicado por que ya tiene bastantes años y sigue sin profesión, y eso que sólo hizo tres semestres; conoce casos de compañeros que están en similar situación, pero tienen ya 6 y 7 semestres cursados.

Hay miles de pepitos hoy en Bogotá y en Colombia. Es irónico escuchar al gobierno sacar pecho de las becas que ha otorgado y aprovechar eso para salir con ilusadas del estilo “Colombia la más educada de Suramérica” cuándo se está a años luz de algo por el estilo. Es aterrador como las universidades de garaje juegan con los sueños y las ilusiones de cientos de personas que trabajan duro, que se esfuerzan, que luchan contra la desigualdad y la falta de oportunidades, poniendo la fe y la esperanza en que el estudio les dará una vida mejor, un futuro menos difícil. En vez de estarse dando propaganda con cada migaja que dan, Santos, Parody y compañía; porque no hacen algo con estas entidades dedicadas a la estafa y al engaño. Porque a la pregunta de qué hacer con estas entidades ladronas que ofrecen programas sin ni siquiera estar acreditadas, la ministra reconoció que no tienen herramientas para controlarlas; luego ¿de qué manera piensa hacer de Colombia la más educada? ¿No les parece que va siendo hora de trabajar más y publicitarse menos? ¿No les parce que los miles o millones de personas que no pueden pagarse Andes, Javeriana o del Rosario, también hacen parte de este país? ¿O los de ese sector social no entran en las encuestas? Si la respuesta es sí entones que alguien haga algo para detener este negocio tremendamente lucrativo para unos pocos, pero asesino de sueños y proyectos de vida para muchos otros. De estos hay muchos señor presidente y señora ministra, hagan algo por favor.

T. @ 10SUE10

 

Published in Artículos
Lunes, 27 Octubre 2014 08:26

¿Paz o Premio Nobel?

 

Les pregunté a algunas de las personas con las que comparto a diario qué opinión tenían acerca del proceso de paz y las repuestas fueron del estilo, "eso es una farsa" o "no tengo ni idea". Alguno con un poco mas de información, ¿o desinformación? me dijo que todo el proceso iba dirigido a darle poder político a la guerrilla y que Colombia iba camino a terminar como Venezuela. Tampoco conoce con exactitud cuál es la situación del país vecino pero lo que sabe es que va mal.  Me llama la atención que haya entre las personas del común tan poca curiosidad por un tema tan delicado y crucial como lo es el comienzo del fin de un conflicto de más de 50 años. Sin embargo, si hay algo cierto es que las negociaciones para buscar un acuerdo entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc han sido un proceso tan largo como polémico, lleno de toda clase de confusiones y verdades a medias, (por ejemplo, en un programa de radio muy escuchado una periodista dijo que el único guerrillero que faltaba por ir a la Habana era alias "Negro Acacio"; asesinado el 2 de septiembre de 2007) del que se sabe poco y se especula mucho, que suena bonito por que han utilizado el termino paz como bandera pero que si se analiza un poco, se llega a la conclusión de que si se firman los acuerdos será el pequeñísimo primer paso en busca de una paz verdadera e igualitaria en Colombia. Por otro lado, en un proceso que se supone participa todo el gobierno colombiano, resulta bastante raro que el jefe máximo de las Farc Rodrigo Londoño Echeverri quien tiene más de 100 ordenes de captura haya estado ya dos veces en la Habana sin que lo supiera la opinión pública, avalado según el Ministro del  interior Juan Fernando Cristo por la prórroga de la ley 418 que suspende las ordenes de captura en su contra y lo habilita para salir del país. Si todo era legal y trasparente, ¿por qué el procurador Alejandro Ordoñez le exige explicaciones al presidente Santos por este caso?

Por lo que se puede averiguar y sacando conclusiones de un artículo de EL ESPECTADOR, "el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" se firmó en la capital de Cuba a mediados de 2012. Se acordó también crear una mesa de conversaciones en la capital noruega y establecer La Habana como sede principal de los diálogos; permitir reuniones en otros países; se llegó a un compromiso de ambas partes por garantizar la efectividad del proceso en el menor tiempo posible y se determinó desarrollar los diálogos con Cuba y Noruega como garantes y Venezuela y Chile como acompañantes. El jefe de la delegación del gobierno para la mesa de negociación es Humberto de la Calle, lo acompaña el ex director de la policía General Oscar Naranjo entre otros. Al comienzo de las conversaciones el turno fue para los políticos de las Farc como Andrés París y Rodrigo Granda; luego llegaron los jefes de combate: Iván Márquez, El médico y Pablo Catatumbo.  En los últimos días han entrado en escena enrareciendo aún más el ambiente, reconocidos jefes con amplios prontuarios criminales siendo Henry Castellanos Garzón alias "Romaña" el más llamativo, para comenzar a tratar temas del pos conflicto tales como el acuerdo agrario, la participación política y la solución al uso de drogas ilícitas por parte de la guerrilla. Todo este proceso ha ido avanzando paralelamente a comentarios de apoyo de un sector esperanzado del país que cree que este es la salida y por otro lado resistiendo a los que  oponen férrea resistencia siendo el Centro Democrático del ex presidente Uribe el que más critica las negociaciones.

No sé si el problema es que no aprendí bien ese principio de pensar siempre lo mejor de la gente o es que a raíz de los pésimos manejos que le han dado a todo, los gobiernos y las administraciones públicas he creado una desconfianza respecto de los resultados. Ya he dicho antes que con el apretón de manos y la firma de acuerdos entre las Farc y el gobierno (ya me imagino la cara de ponqué de Santos si llega a suceder, creyendo que está más cerca del anhelado Nobel) sólo se dará inicio a un largo y difícil verdadero proceso hacia la paz donde van a tener que lidiar por ejemplo, con la reintegración a la vida civil de varios miles de guerrilleros que lo único que saben hacer es empuñar un arma, asesinar, poner bombas, sembrar minas y secuestrar gente; dando por hecho que ellos tengan el deseo de hacerlo, aunque el término reintegro a la vida civil no aplica para muchos ya que nacieron casi en las filas guerrilleras. ¿A dónde los van a integrar? ya pasó con los desmovilizados de los grupos paramilitares, ¿por qué tendría que ser diferente ahora?. ¿No salieron a controlar el negocio del narcotráfico en donde sea que este se mueva?  ¿no son jefes y miembros de las bacrim que siembran el terror en nuestras ciudades? Desafortunadamente estamos en una sociedad elitista y excluyente en donde las oportunidades son para algunos nada más. No quiero justificar la delincuencia, pero la violencia muchas veces es producto de la falta de oportunidades y programas que atraigan a nuestros jóvenes y los impulsen a hacer algo bueno con sus vidas. La única opción que tienen muchas personas de algunos sectores de la población es regalarse por sueldos miserables para seguir engordando los bolsillos de unos pocos honorables señores capitalistas que aparte de estar a la cabeza de la pirámide social, son parte de gremios y federaciones haciendo que el sistema esté circulando siempre en torno a su beneficio y a su enriquecimiento. ¿A este sistema los van a traer? ¿Creen que va a ser un país en paz en estas condiciones?. ¿No sería mejor comenzar la paz con las personas que ya se puede, nivelando un poco las cargas, reconociendo mejor la mano de obra, valorando como se debe la clase trabajadora, promoviendo espacios y herramientas para que personas de todos los estratos tengan la misma posibilidad de ir a una universidad por ejemplo?  No me digan que el problema es el dinero, no me digan que no hay recursos porque mientras en un lado de la ciudad hay familias enteras que tienen que sobrevivir con el injusto sueldo mínimo, al otro lado hay personas que se ponen relojes de 300 millones de pesos (lo digo con conocimiento de causa) y si eso se gastan en un accesorio que no es necesario, me imagino cuánto gastarán en cosas que sí lo son. Así que no me hablen de paz con este grado estúpido de desigualdad, no me digan que después de firmar los acuerdos, todos estos problemas sociales que existen se van a desaparecer como por arte de magia y vamos a salir a abrazarnos todos en las calles. La paz es igualdad, es ausencia de discriminación, es inclusión y oportunidades para todos, la paz también traduce condiciones de vida dignas para todo el pueblo. No existe la paz si a manos de los gobiernos siguen cayendo los que no están de acuerdo con el régimen, hablo Gaitán, Galán, y Garzón.

Adicional a eso hay que tener en cuenta también el más de medio millón de efectivos que conforman las fuerzas militares colombianas. ¿Acaso les van a decir como les dijeron a las mecánicos de patio en Bogotá cuando acabaron con el transporte público colectivo implementando el SITP y los excluyeron y los dejaron sin trabajo de la noche a la mañana? El comunicado de la administración de Petro les informó:  "tienen que entender que ya no se requiere su labor". Así sin más, sin un plan de inclusión, sin importar de qué iban a vivir. Porque lo que han demostrado los gobiernos y las administraciones públicas es una facilidad sin límites para hacer convenios y acuerdos con los dueños de capital y al mismo tiempo olvidarse de los sectores que no tienen capacidad económica. Yo, de los guerrilleros y de los militares rasos, estaría muy preocupado por mi futuro.

Le pido por favor que no me malinterprete; quiero tanto como todos que se acabe esta maldita guerra. Sueño con no escuchar más de secuestros, de bombas, de niños reclutados por la guerrilla, de minas, de barbarie; pero también de falsos positivos, de policías y militares corruptos, de políticos que tienen nexos con grupos delincuenciales; que es lo que escuchamos a diario y que ya no nos sorprende. Lo que exijo es que se llame a las cosas por su nombre y que no nos dejemos deslumbrar por promesas sin fundamento. Porque la paz ha sido para este gobierno una estrategia proselitista y un objetivo que quieren hacer creer a la gente que alcanzaran firmando unos papales con acuerdos inalcanzables.

T. @10SUE10

 

Published in Artículos
Martes, 09 Septiembre 2014 23:14

¿Reformar o Acatar la Constitución?

Una lectura obligada del mentado equilibrio de poderes y las propuestas que de éste subyacen, como eliminar la reelección presidencial y ampliar el periodo del ejecutivo a cinco años, conlleva a pensar que la actual reforma política no es tan prioritaria como la considera el presidente, ya que eliminar la reelección es inminente, pero cerrar la lista al interior de los partidos, junto con la ampliación del periodo es sumamente inoficioso. ¿Es acaso el entramado institucional Colombiano tan fácil de modificar?

Partiendo del diagnóstico de la Constitución de 1991, donde se estableció un régimen presidencial con periodos de cuatro años, junto con un andamiaje institucional que busca la funcionalidad del sistema mediante la separación de poderes y los frenos y contrapesos, que llevaron a establecer también los periodos de los magistrados de la rama judicial, y los órganos de control. Se puede inferir que lo establecido en la constitución, es contradictorio con la reelección, manifestándose en la transición al Hiperpresidencialismo que Colombia enfrenta.

Nuestros años de vida Republicana son prueba de que no es necesaria la reelección, ni ampliar el mandato, por el contrario hay que pensar en Instituciones sólidas. Cuando alguien ha culminado una buena gestión, su Partido Político, una de las instituciones más relevantes en las democracias, debe asumir el reto de entrar en la contienda electoral para dar continuidad a los programas del Presidente de turno en cabeza de otro aspirante, y por su parte, la sociedad debe exigir en las propuestas de los nuevos candidatos, la continuidad de políticas exitosas. Sirve de ejemplo para lo esbozado anteriormente, lo que se presentó con Santos, una vez que fue él quien bajo el aval del partido de la U, tomo las banderas del legado Uribista para alcanzar la presidencia en 2010. Así como también, Uribe y Santos han sido artífices y ejecutores de los vicios del sistema político por cuenta de sus reelecciones. En últimas, no son tan diferentes como se cree, y su antagonismo más que ideológico es por ego y protagonismo.

Aquí lo prioritario es un reequilibrio de poderes fundado en la eliminación de la reelección presidencial, para así poder acabar con la fórmula de más tiempo, más poder, demostrada con Uribe y Santos, en su capacidad para influir en las altas cortes y los entes de control, quienes perdieron autonomía. En consecuencia, no se necesitan líderes imprescindibles, sino programas que trasciendan en las instituciones, como principio fundante de las democracias, ya que la separación de poderes es fundamental en un sistema presidencialista. Entonces, el debate debe darse es en cómo establecer mecanismos para limitar las facultades extraordinarias del ejecutivo y empoderar las demás ramas del poder público, no para aumentar los mandatos.

Cuando el Presidente hace mención a una reforma, se espera que dicha modificación al texto constitucional, propenda al desarrollo de algún sector, y como es en este caso contribuya a la democracia y sus instituciones, pero lejos de esa pretensión, se encuentra la iniciativa de aumentar el periodo presidencial, toda vez que esto implica alterar la arquitectura orgánica que nos rige desde el 91, bajo la limitante de tiempo como un sofismas para alterar la Constitución. En suma, para lograr el tan mentado equilibrio de poderes, se debe abolir la reelección y evitar los mesías, ya que debe primar el respeto por la constitución, fortaleciendo el actual Estado de Derecho y el sistema de frenos y contrapesos, para así lograr que el entramado institucional no sea tan fácil de moldear a favor de intereses particulares.

T.@jorgescamargo

Published in Artículos
Lunes, 25 Agosto 2014 23:40

Mal inicio del Contralor

 

En un acto que refleja la precariedad de las instituciones Colombianas, y de la democracia misma, fue elegido  Edgardo Maya como Contralor General de la Nación con 175 votos de 227 totales.

Como una completa falta de respeto interpreto el machismo expresado en la lista de candidatos, es inaceptable, 3 candidatos y ni una sola mujer;  en cambio, para las listas al congreso si se exige un mínimo de género, y los partidos se jactan de decir que están postulando mujeres, pero a la hora de elegir el Contralor General en su mayoría votan a gusto por listas patriarcales y sin protestar.

Ahora bien, los que fueron candidatos a contralor tenían muchos asuntos pendientes arraigados a su pasado, pareciera que es una costumbre Colombiana postular candidatos con oscuros pasados.

Carlos Ardila Ballesteros, ternado por la Corte Suprema de Justicia, fue entre 1997 y 1998 presidente de la cámara de representantes y bajo su dirección se autorizaron viáticos por 887 millones de pesos, así como lo que en El Espectador es nombrado como “jugosos contratos de prestación de servicios” (Bonces, 2014)

Por su parte Gilberto Rondón fue candidato del Consejo de Estado y también del expresidente César Gaviria, lo cual desató un conflicto de intereses políticos entre el expresidente, quien fue jefe de debate de Juan Manuel Santos durante su campaña reeleccionista, y el actual presidente, con quien terminó la alianza porque el ahora presidente apoyó al candidato a contralor finalmente elegido, Maya. Irónicamente los votos por Rondón provinieron del Centro Democrático, Partido con amplias diferencias respecto de César Gaviria. La polémica respecto a este ex candidato radicó en que presuntamente recibió 150 millones de pesos provenientes de Gilberto Rodríguez Orejuela, jefe del Cartel de Cali, para evitar su extradición (2Orillas, 2014).

Finalmente, el elegido Edgardo Maya, fue escogido por la Corte Constitucional, bajo una lista a modo de una convocatoria pública, ante el fallo de esa convocatoria la Corte lanza una segunda, que por razones lógicas invalida la primera, esta convocatoria fue declarada vacía, pero la corte revive la primera en vez de lanzar una tercera o elegir sin convocatoria (Giraldo, 2014).  No acaba aquí, la edad obligatoria de retiro para los cargos públicos, de no elección popular, es de 65 años, y el elegido Contralor tiene 63 años. Entonces, mis felicitaciones al congreso de la paz, eligió un Contralor para un periodo de 2 años.

Además de ello los hermanos del contralor elegido han sido juzgados por actuaciones en favor del paramilitarismo. Ahora el elegido contralor, es señalado de realizar interceptaciones ilegales a través de su paso por la Procuraduría (El Tiempo, 2014)

Este polémico candidato tuvo el visto bueno del Presidente Juan Manuel Santos, ahora Juanpa, lo cual es una muestra clara de la falta de independencia de los poderes. En este mismo orden de ideas, creo firmemente que las Altas Cortes no deberían tener facultades electorales, su misión debería ser netamente administrar la rama de la justicia. Además está demostrado que esas facultades han sido un fracaso total.

Personalmente, respaldo las bancadas del Partido Alianza Verde y Polo Democrático Alternativo que votan en blanco, condenan elección machista de contralor, sin garantías democráticas y de equilibrio de poderes, mala elección de cortes, y todos los demás males mencionados en esta columna.

Concluyo con un dato, el Congreso canceló plenaria del día de elección por rumba, perdón cóctel, que hace Edgardo Maya, desde antes de saber los resultados, y además cancelan plenaria del día siguiente, comprensible, debe ser muy difícil trabajar enguayabado.

T.@PJuancamilo



Referencias

2Orillas. (11 de 08 de 2014). Obtenido de http://www.las2orillas.co/gilberto-rondon-y-gilberto-rodriguez-orejuela-una-relacion-con-cuentas-pendientes/

Bonces, E. (24 de 08 de 2014). Los Peros de los Candidatos a la Contraloría. El Espectador.

El Tiempo. (19 de 08 de 2014). Edgardo Maya, de exprocurador a Contralor General. El Tiempo. Obtenido de http://www.eltiempo.com/politica/justicia/edgardo-maya-villazon-nuevo-contralor-general/14408115

Giraldo, W. (18 de 08 de 2014). (C. Zuluaga, Entrevistador) Obtenido de http://www.elespectador.com/noticias/politica/edgardo-maya-puede-ser-ternado-y-elegido-william-girald-articulo-511345

 

Published in Artículos
Lunes, 11 Agosto 2014 22:57

Desastre Ambiental

 

Colombia está al borde de un desastre ambiental” (Morelli, 2014), esta frase de la Contralora General de la Nación aumenta la angustia que cada día se acrecienta en mi referente a la problemática ambiental en nuestro país. Sequías, inundaciones, contaminación de fuentes hídricas, tala de bosques, minería, cada vez son más las problemáticas que aquejan al débil pero hasta ahora resistente ambiente.

Públicamente expreso mi total indignación frente al manejo de lo que está al borde de convertirse en un desastre ambiental para el país. Exijo, como ciudadano, soluciones para el corto, mediano y largo plazo.

No entiendo como tenemos un país que no se prepara para el cambio climático, un país que en vez de generar una política pública, responsable, seria y coherente con la realidad, disminuye el presupuesto del Ministerio de Ambiente. Es tal la falta de interés que ha demostrado el gobierno que a un debate de control político por el cambio climático, de 4 ministros citados, sólo 1 asiste. Los debates de control político no son un juego mediático, son una responsabilidad con la democracia y la oposición, merecen seriedad y responsabilidad, y más ahora que empieza el gobierno de la paz.

Es urgente un fondo para la adaptación de los municipios y las regiones a los cambios climáticos. Es imperante generar sistemas de recolección y disposición de basuras para las ciudades, además de controlar la polución en éstas y, por supuesto, la movilidad. Yo quiero ver un gobierno verde, un gobierno con un real interés en el ambiente. Es una exigencia la prohibición de la minería en los páramos, ¿o de dónde obtendremos el agua?, promover la expansión en masa de los parques nacionales, ¿o que pasará con el oxígeno y la biodiversidad? y el controlar eficazmente a las empresas ¿o qué pasará cuando omitan aún más el cuidado del ambiente que debería ser asegurado por la ley?

Aplicando un poco de ciudadanía y responsabilidad he intentado hacer pequeños cambios [w1]que generen un aporte, desde el correcto uso del agua o la electricidad y los medios de transporte, hasta no arrojar basuras a la calle , por lo mismo hago un llamado a que cada uno desde sus capacidades aporte a los cambios que se deben realizar, teniendo en cuenta, primero, el verdadero impacto de estas medidas, ya, recientemente, tuve la experiencia de contribuir con agua para donar a la guajira y resulta que era contraproducente por razones logísticas.

No es comprensible que el país sufriera en 2011 una ola invernal que dejó 3.2 millones de afectados y con daños totales por 11.2 billones de pesos y gran parte de la infraestructura[U2](CEPAL & BID, 2012), me impactan las imágenes de la Drummond arrojando carbón al mar en Santa Marta, y no quiero mencionar [U3]las acusaciones hacia esta empresa por nexos con paramilitares[U4], la intensa sequía que vivió la Orinoquía y que ahora vive la Guajira; es que Colombia, el sexto país con mayor agua tiene el 50% de esta contaminada y produce anualmente 9 toneladas de contaminantes (Beleño), pero en este país nadie se responsabiliza hasta que es tarde y mientras tanto la gente agoniza, me estremecen los constantes incendios forestales que se están produciendo y las horrorosas consecuencias de la minería formal e informal en el territorio y finalmente es un absurdo que cada año se deforesten 310349 hectáreas de bosque (Radio, 2013)

Ahora, no creo que todo lo anterior sea una simple coincidencia o hechos aislados, todo lo anterior es una muestra de lo frágil que es nuestro país y que el planeta a gritos nos pide ayuda[U5] a gritos. ¿Dónde queda el gobierno? ¿Dónde están las acciones? No veo resultados, no veo voluntad política. Sólo veo, por ejemplo, unas Corporaciones Autónomas Regionales, que deben regular en materia ambiental cooptadas por la burocracia (Vacia, 2010). Sólo veo ríos contaminados, animales muriendo, bosques en llamas, devastación y sufrimiento. ¡No veo prosperidad!

Por todo lo anterior hago un llamado muy claro, a la ciudadanía a aportar críticamente desde las pequeñas acciones y a presionar con fuerza políticamente al gobierno; a éste último le exijo un entramado de soluciones desde diferentes áreas enmarcadas en una política pública con fines de Estado y no de gobierno. O cuidamos nuestra casa o nadie lo hará. No queda mucho tiempo, las consecuencias podrán ser irremediables si no se actúa ya.

T.@PJuancamilo

Referencias

Beleño, I. (s.f.). El 50% del agua en Colombia es de mala calidad. UNPeriodico. Obtenido de http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/el-50-del-agua-en-colombia-es-de-mala-calidad.html

CEPAL, & BID. (2012). CEPAL. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.cepal.org/publicaciones/xml/0/47330/olainvernalcolombia2010-2011.pdf

Morelli, S. (14 de 10 de 2014). 'Colombia está al borde de un desastre ambiental': Sandra Morelli. (Y. Amat, Entrevistador) El Tiempo. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12303681

Radio, C. (25 de 03 de 2013). Caracol Radio. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/la-tasa-de-deforestacion-en-colombia-de-1990--2010-fue-de-310349-hectareas-por-ano/20130325/nota/1865028.aspx

Vacia, S. (15 de 12 de 2010). Silla Vacia. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://lasillavacia.com/historia/estos-son-los-duenos-de-las-car-20652


 [w1]Cuáles cambios

 [U2]Cuál infraestructura

 [U3]Esto sin mencionar

 [U4]presuntos

 [U5]el planeta nos pide ayuda a gritos

 

Published in Artículos
Sábado, 09 Agosto 2014 15:08

Reflexiones sobre la Paz de “JuanPa”

Bajo el anhelo de la Paz, en los últimos dos años hemos asumido los retos de los diálogos de la Habana en Cuba, los cuales han sido el bastión del presidente para evitar el fenómeno del "lame duck political" o "funcionario pato cojo" es decir, impedir la acostumbrada cuenta de cobro al final de su periodo. Pues Después de cuatro años mediocres con muchas reformas fallidas y paros gremiales, fue el discurso de la Paz el que le valió la reelección.

Se posesionó un gobierno endeudado. Le debe al pueblo Colombiano una Paz verdadera, fundamentada en el equilibrio y la estabilidad del país, no unos diálogos en Cuba acompañados de terrorismo en Colombia. Nos debe una efectiva reforma a la salud, a la justicia y a la educación, junto con la promesa de asignar un nuevo presupuesto para esta última, convirtiendo el Ministerio de Educación en su cartera con más recursos por encima de la seguridad y la defensa. Le debe a los dirigentes y líderes políticos costeños, y de izquierda, no sólo la presidencia del Senado, sino un par de carteras ministeriales y demás mermelada burocrática para compensar y agradecer todo el show mediático de Clara López con Musa Besaile, Kiko Gómez y lo más ruin de la clase política Colombiana, en aras de la "Paz".

Otro agravante para que La Paz se haya convertido en el sofisma perfecto para lograr la reelección -que ahora quiere prohibir, después de haberse reelegido- es, que creemos con el folclor que nos caracteriza, que la Paz se logra sólo con la firma de los acuerdos y que mientras en Cuba las cosas marchen bien, acá nos podemos educar con propuestas interesantes y llamativas pero poco procedentes, ya que si pretenden reducir el gasto en seguridad y defensa para invertirlo en educación, lo cual sería idóneo y muy loable en un país sin conflicto, se desconocen los retos del posconflicto y cuán costoso es, o qué pasará con la reinserción de los combatientes, la reparación de las víctimas y la restitución de las tierras, sumado a un presupuesto público inflexible que tienen en la Hacienda Pública Colombiana las Fuerzas Militares, situación que cobra sentido si se tiene en cuenta que posiblemente existe una transformación del conflicto, la probable aparición de sectores disidentes que se mantendrían en la insurgencia y la existencia del narcotráfico el cual seguiría vigente y en manos de actores aislados y sin "ideología".
Entonces, cómo pretende el Presidente que los Colombianos refrendemos en la urnas un proceso de Paz tan estropeado como el actual, donde los mayores enemigos de los diálogos son las FARC, y contrario a todo pronóstico, es en tiempos de “Paz” cuando más temor se siente.

En suma, se evidencia un cambio en el eje del discurso, pues ya no recarga todos sus desaciertos en la posibilidad de tener Paz en Colombia sino en la Educación, y una vez que redujo el presupuesto a Colciencias, el paso a seguir fue prometer inversión en educación para el próximo cuatrienio, es decir le quita recursos a la investigación, la innovación y la tecnología, pero su apuesta es por una Colombia más educada. Pero en algo aún es consecuente Santos y es en continuar alejando su accionar de sus discursos y promesas. Dado que llevamos unos diálogos de Paz que van a cumplir dos años, después de proponer "un proceso de Paz de meses, no de años" y a la fecha, la apuesta es por la educación y el ambicioso presupuesto que se piensa asignar a este sector, pese a la reducción que sufrió Colciencias. Será ahora el sofisma de la educación el que le cubra su torpe proceder, ojalá nos cumpla.

T. @jorgescamargo

Published in Artículos
Martes, 24 Junio 2014 09:41

Análisis Elecciones

 

El pasado Martes 17 de junio en Palabras Mass nos acompañaron, Diana Silva, Lorena Castañeda, Fernando Vega y Álvaro Forero para analizar los resultados electorales en segunda vuelta, donde quedó elegido para el segundo mandato el Presidente Juan Manuel Santos.

@DePacotilla: “La sociedad colombiana se polarizó frente a la posibilidad de avanzar en el camino de la paz, aunque el camino es bastante incierto”

@Lore_Castaneda: “Estas elecciones dejaron un sin sabor los colombianos le dieron una oportunidad al Presidente Santos, pero no vi unos Colombianos felices votando, tenemos una esperanza bastante reducida”

@dcarosilva: “Santos Logró que le creyeran su asunto paz vs guerra, porque en el balance de su primer gobierno y sus locomotoras, se raja”

@FernandoVeLu: “No fue una campaña rica en debate,   es un falso debate la Paz de Santos, cuáles son los gestos de paz de Santos, cuando habló en su discurso de aumento de Fuerzas Militares, militarización de la ciudades”

 

Published in Artículos
Miércoles, 18 Junio 2014 22:09

Para hacer la paz.

Esta resaca electoral no deja un panorama feo, pero fácil de comprender: el país está polarizado. Como lo había explicado en mi primera entrega, somos un electorado de hinchas y no de votantes[1], lo cual hace que nuestras prácticas democráticas dejen más sabor a circo que a algo sobrio. Se puede ver en las redes sociales cómo los derrotados en los pasados comicios siguen reticentes a la idea de haber perdido, aún cuando los jefes de sus toldas ya aceptaron la derrota.

Estamos en medio de dardos cruzados; digo estamos, porque somos muchos los que no sabemos qué hacer y a quién hay que apoyar; los que no sabemos si volvernos fanáticos de uno o de otro bando. Nos limitamos simplemente a observar cómo, paradójicamente, todos los que quieren la paz no la practican entre ellos mismos. Unos dicen: 

-Es que su candidato ganó, porque se fue con la izquierda castro-chavista del país, uniéndose a los mamerto-comunistas de esos grupos. Terroristas. La paz con los terroristas no es mi paz.        

Los otros no se quedan callados y responden enervados:

-Acá queremos es la paz, no queremos la godarria en el poder. Su argumento guerrerista no es válido.Pequeñoburgués, guerrerista, parami…

… y así se la pasan mis paisanos, en este rifi-rafe desde la oficina, la clase o la casa.

Que esto pase no es nuevo. De hecho pasa todo el tiempo y ha pasado toda la vida con los colombianos. Por tanto, se hace aquí evidente uno de los grandes problemas que el colombiano promedio deja ver en sus prácticas cotidianas: siempre quiere tener la razón, no importa cómo ni por qué.

El colombiano odia que se le cuestione lo que dice, le causa un escozor inmenso. Quiere siempre tener la última palabra, por más errado que esté y así se haya dado cuenta de ello; quiere que se haga siempre lo que él diga y el que se niegue, automáticamente es su rival. Veo esto y me siento como en la época de las cruzadas, cuando los Cruzados se enfrentaban cruelmente contra los Sarracenos de Saladino (y ni siquiera, porque el monarca de los Sarracenos era venerable por respetar la vida de sus rivales, aun cuando ya los hubiese derrotado).

Por ganar la batalla de la opinión, se ha vuelto válido que se lancen acusaciones insulsas, llenas de falacias poco medidas, ofensivas a más no poder. Tal parece que se nos ha enseñado no sólo a pelear, sino a buscar sumir al rival en la peor de las ignominias y los desprestigios… y todo por tener la razón, por negarse a agachar la cabeza de cuando en cuando para llegar a un acuerdo.        

El Conflicto Armado y sus negociaciones en La Habana ya han mostrado avances y pre-acuerdos, al menos sobre el papel. Una de las mitades del país votó por esa alternativa, al tiempo que la otra reniega porque, a su modo de ver, “esa paz no es mi paz”. Yo pienso en la paz, como el concepto que ha definido el diccionario de la RAE, entre tantos: Sosiego y buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias, en contraposición a las disensiones, riñas y pleitos.

En lugar de andar peleando por tener la razón y por saber cual es “la paz” que se quiere, opino que debemos declarar la paz que sí podemos dar: la paz de ceder el paso, la paz al medio ambiente no botando basura y guardando el papel en el bolsillo, la paz de no continuar una pelea, la paz de respetar el trabajo del otro. Y esto no es una cuestión de firmar acuerdos; es algo de sentido común que le hace falta, la mayoría de las veces, a los habitantes de este país.

Para hacer la paz indudablemente hay que ceder y ceder sirve, muchas veces, para hacer la vida un poco más soportable.

Epitafio:

Yace el cadáver del libre albedrío colombiano; en su persecución desmedida, prefirió suicidarse cuando supo que no habían más opciones, aparte del sida o el cáncer.

 

T. @ElSepulturero_

 


[1] Lea aquí por qué http://www.palabrassociales.org/index.php/item/372-ya-va-a-empezar-el-mundial-y-aun-no-tengo-el-album#.U6AtgT15OSo

 

Published in Artículos
Viernes, 13 Junio 2014 09:02

El apoyo de Antanas Mockus

Todavía recuerdo la sensación que vivimos los más jóvenes con la candidatura presidencial de Antanas Mockus para el período 2010 – 2014. Recuerdo el estribillo de las canciones de sus propagandas políticas “Llegó el día; llegó, llegó; llegó el día llegó, llegó. Abran las ventanas pa’ que entren Antanas y el sol”. También los girasoles y las camisetas verdes.

Por primera vez en mucho tiempo, nos sentíamos identificados con las propuestas de algún candidato, en la que su bandera era la educación, erradicar la corrupción y el clientelismo. Creímos que él si era capaz de acabar con todos estos males, que sus palabras no se iban a quedar en palabras; en él vimos, lo que nunca hemos visto en otros candidatos, vimos que él era diferente a todos, vimos que él si era el indicado para darle otro rumbo al país. Tuvo una gran acogida en redes sociales y nos alcanzamos a ilusionar con su triunfo.

Infortunadamente esto no pasó, de un momento a otro todo se desplomó, ¿Por qué? Porque no contó con la suspicacia del actual mandatario Juan Manuel Santos, porque para sobrevivir en la política colombiana se necesita de esa mal llamada “malicia indígena”. En los debates electorales sí que se vio eso y más adelante ganaría las elecciones con una votación nunca antes vista. Mockus ganó sólo en los departamentos Facebook y Twitter.

Sin embargo, estas elecciones han sido muy diferentes a las pasadas; lo único que han despertado en los jóvenes y en la sociedad en general ha sido vergüenza y repudio, lo cual se reflejó en los resultados de la primera vuelta electoral con tan baja votación. La gran mayoría de ciudadanos no sabemos cuáles son sus propuestas y para identificar y resaltar a los candidatos, lo hacemos muy fácil: por un lado está el candidato de la mermelada que quiere hacer la paz y por el otro el candidato de las chuzadas que quiere continuar con la guerra.

Las elecciones en curso giran en curso a un tema: la paz. Y aunque la sociedad no tenga conocimiento de los temas que se han pactado en el proceso de paz en La Habana, sabemos que es fundamental llegar a un acuerdo; para no tener que ver más muertos, ni más soldados heridos, ni más niños en la guerra, ni más familias desplazadas, ni más violencia.

Antanas Mockus ha decidido apoyar este mismo proceso, y por eso ha aparecido en una propaganda de televisión invitándonos a votar y a ser partícipes de este proceso democrático por una Colombia sin guerra. A pesar de las diferencias políticas que puedan existir entre Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, lo bueno y lo malo; él ve que la paz es lo más importante, por encima de los demás problemas del país y del rumbo que lleva. Por el contrario del senador Jorge Enrique Robledo o el mismo Enrique Peñalosa que decidieron dar un paso al costado en un tema tan trascendental.

Él ha tomado la decisión de apoyar la gestión de Juan Manuel Santos y de votar por una posible solución al conflicto armado que ha durado más de 50 años. Esta decisión nos demuestra que debemos empezar por superar las diferencias, aceptar las cosas buenas de los demás y unirnos para conseguir nuestros objetivos. Esperemos que esta decisión sirva para lograr la paz que tanto anhelamos.

@Joseph_and24

Published in Artículos
Página 2 de 5

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org