Viernes, 21 Febrero 2020

prueba.jpg

Lunes, 03 Octubre 2016 11:35

“País de mierda”

Por: José Andrés Lezama

Frase que se hizo célebre por el periodista deportivo César Augusto Londoño el día en el que mataron a Jaime Garzón. Ayer, quizá, se utilizó como nunca por las personas que apoyábamos el “sí” en el plebiscito cuando veíamos cada boletín de la Registraduría Nacional con la victoria del “no”, algo que ni sus propios seguidores creían que sucedería.

Pero la verdad, ahora con cabeza fría, es que no hay ganadores, sólo estamos los perdedores. Los perdedores son los campesinos que tendrán que esperar la reforma agraria para regresar a sus tierras y tendrán que esperar aún más para empezar a trabajarlas con dignidad y con los beneficios que estaban representados en el Acuerdo de Paz, pues el pueblo colombiano no entendió que no solo trataba de la participación de las Farc-EP en la política y de los beneficios que tendrían. También lo son las víctimas a las que despojamos de la oportunidad del perdón y de la reparación, pues con el nuevo panorama, ahora solo para ellos es la incertidumbre de pensar que se pueda a volver a repetir la infamia de la guerra.

Cómo no pensar que este es no es un país de mierda cuando en Bojayá, una de las regiones más golpeadas por el conflicto armado, haya ganado el “sí” con el 95,76% y que desde las urbes hayamos decidido por ellos a continuar con la certeza de la guerra. San Vicente del Caguán, Toribio, Turbo o Mitú también ganó el “sí”. Me da vergüenza imaginar lo que están pensando de los citadinos.

Cómo no pensar que es una mierda, cuando se escucha en el discurso de Álvaro Uribe Vélez que aboga por el derecho a la familia tradicional, como si las personas pertenecientes a la comunidad LGBTI no tuvieran derecho a ser parte de la construcción de un mejor país. Arrastrando una gran masa electoral con un discurso homofóbico y excluyente.

Cómo no pensar que es una mierda, si históricamente los partidos políticos tradicionales se han confabulado para distribuirse el poder y armado pactos infames como el Frente Nacional para asegurarse de que así sea, excluyendo así  a las minorías, como en su momento lo fue las Farc-EP, que no tuvo otra opción que escoger las armas.

Cómo no pensar que es una mierda, cuando el 62.5% de la población no haya votado y mucho más preocupante que la misma juventud no haya tenido un papel más activo en una decisión tan importante, casi que obviando las palabras de Jaime Garzón quien paradójicamente es un ícono de la revolución juvenil en Colombia.

Indudablemente el plebiscito fragmentó el país más de lo que ya estaba, no hay más opción que seguir apoyando cualquier esfuerzo que se haga por la paz o, por el contrario, quizá tengamos que hacer lo que nos sugirieron las personas que apoyaron el “no” en las redes sociales: si el país para usted es una mierda, bien puede irse a Cuba o Venezuela.

Twitter: @Joseph_and24 

Published in Artículos
Jueves, 28 Julio 2016 15:00

Campaña del SÍ y el NO por la paz

Surgen movimientos ciudadanos en torno a los acuerdo de paz de la Habana, unos promotores como "Por Colombia Sí",y otros grupos de opositores como "Resistencia Civil" 

 

Published in Artículos
Lunes, 18 Mayo 2015 07:35

Sí, movilidad también es PAZ

Por: Tania López

 

Pasa otra administración en la capital sin resultados tangibles acerca de promesas de campaña de mejorar la movilidad, la seguridad, la educación cívica, etc, y los capitalinos seguimos aún con la esperanza de ver una ciudad transitable, dinámica y ajustada a las demandas del siglo XXI.

Después de 73 años de hablar de metro en la capital del país, la incertidumbre acerca del financiamiento y sobre quien(es) recae esta responsabilidad está a la orden del día. Nos preguntamos si el Gobierno Nacional está dilatando su apoyo, ya que la ley de metros exige una co-financiación de la Nación a esta obra hasta del 70% como lo tuvo el metro de Medellín; o acaso se trata de una evasiva de la Administración Distrital que debería aportar el 30% restante, la conclusión es que si bien hoy el Distrito afirma que hay 5.5 billones de pesos disponibles para esta iniciativa, el Gobierno Nacional aun titubea en dar un sí definitivo para el inicio de la mega obra y que afirman puede llegar a costar 20 billones de pesos. En suma, ya sea a nivel distrital o nacional, vemos que es sólo cuestión de voluntad política y la decisión final está supeditada a la variable de estar en un año electoral que reconfigurará la estructura de poder local en el territorio nacional.

Ahora bien, para tener una perspectiva más amplia vemos algunos ejemplos, en donde Buenos Aires inauguró su primera línea en 1913 y en Caracas comenzó a operar en 1983. En los 90's tres sistemas se inauguraron: Medellín (1995), Monterrey (México), Fortaleza (Brasil), y mientras tanto en Bogotá se continua pensando en hacer o no el metro, cuando 28 ciudades de América Latina construyeron los suyos.

Por otro lado, tras el debate "A 0Km movilidad en Bogotá" citado en la Cámara de Representantes, vimos que uno de los temas más debatidos fue la deficiente implementación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) en Bogotá. A esta problemática se adiciona las medidas arbitrarias impuestas por el Distrito como el segundo día sin carro y sin moto en el año sin una política complementaria pedagógica y en civismo que ve reflejado efectos contraproducentes en la ciudadanía.

El panorama es sombrío y no vemos soluciones fácticas que nos permitan ver cambios sustanciales y mejoras en la movilidad, la seguridad y la educación ciudadana en la capital. Cada hora se matriculan 11 carros y 6 motos y los recorridos en la ciudad pueden durar hasta dos horas. Otro factor que exacerba este caos, es la polémica que se ha desatado con el pliego de cargos que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) elevó a la empresa Angelcom, por "obstrucción y dilatación del proceso de integración de tarjetas del Sistema Integrado de Transporte Público y lo cual, le traería una multa de más de 64.435 millones de pesos al comprobar su culpabilidad".

En fin, hago un llamado a demostrar que la PAZ también empieza con el reto de apostarle a la construcción de la Bogotá del futuro, libre de corrupción y malos manejos fiscales, fuera de toda lucha ideológica y de clases, pasemos la página de la sombra del carrusel de la contratación, la falta de planeación y el populismo barato. Blindemos nuestra ciudad de los errores que no pueden volver a repetirse. Aprendamos de las buenas lecciones que nos brindan ciudades que se encuentran a la vanguardia en movilidad como Hong Kong o Vancouver. Evitemos la improvisación, trabajemos por la calidad de vida y la dignidad de los capitalinos, y sobre todo la invitación es, como personas responsables y libres, a votar bien el próximo 25 de Octubre, porque en la siguiente Administración y Cabildo distrital recaerá el peso del bienestar de nuestra amada ciudad.

Twitter. @TaniaLopezLizca  

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719