Jueves, 12 Diciembre 2019
Jueves, 20 Septiembre 2018 12:05

Lucha contra la violencia

VER PROGRAMA goo.gl/qq9sfH

En debates Palabras Mass hablando acerca de como mujeres y hombres tenemos derecho a una vida libre de violencias. Invitados: Adriana Magali Matiz Representante a la Cámara- Miguel Urra Decano de la Facultad de Sociología de la UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS - COLOMBIA

Por Canal BoxMov Con Lorena Castañeda | Dirige Beto Diaz

Published in Artículos
Miércoles, 28 Enero 2015 07:24

Periodismo y crítica responsables

Por: Josué Martínez

“No estoy muy seguro de que un dibujo pueda llevar a la paz, ni a la guerra. Me encantaría pensar que cada vez que hago un dibujo evito un secuestro, impido un asesinato o retiro una mina antipersonal. ¡Qué dicha sería! Si tuviera ese poder, no volvería a dormir y haría dibujos sin detenerme”.

Las palabras son del caricaturista Bernard Verlhac (Tignous), asesinado el pasado 7 de enero junto con otras 11 personas, en el ataque terrorista que llevaron a cabo fundamentalistas musulmanes en contra del semanario Charlie Hebdo en la capital francesa. La entrevista que dio a la embajada de Francia a su paso por el país en 2010 en el marco del foro “Caricaturistas por la paz”, la puede encontrar completa en eltiempo.com.

Las dudas que tenía el caricaturista en ese entonces parecen haberse disipado. Con escalofriantes resultados vemos que la burla hecha por este semanario hizo arder los instintos más bajos y asesinos de los extremistas islámicos que tomaron venganza por sus propias manos. Pero esto no debe sorprender a nadie. Por supuesto que una masacre de esta naturaleza no es excusable bajo ningún punto de vista. Pero también es cierto que la barbarie, la violación de derechos humanos y la convicción de que asesinar sin piedad y de cualquier manera imaginable a sus enemigos es cuestión de honor y les representará en otra vida una gran recompensa; son pan diario para estos grupos terroristas. Hay que ver lo que pasa en Irak y Siria con el Estado Islámico, o en Nigeria con Boko Haram, o en buena parte de Asia y África con Al Qaeda entre muchos otros. De manera que no es noticia ver la forma en que actúan estos grupos en defensa de su creencia.  

Entonces me llamó la atención la controversia que revivió el hecho en los medios: hasta dónde se está violando la libertad de prensa que viene del derecho fundamental a la libertad de expresión, y hasta dónde los periodistas (ya sea por radio, tv, internet o prensa escrita) están excediéndose en sus críticas que muchas veces llegan a ser burlas extremas y ofensas desmedidas.  Existen ensayos extensos en los que se trata el tema a profundidad y se habla del principio de daño y del principio de ofensa; en donde el castigo, cuándo la libertad de expresión sobrepasa estos límites,  debería ser más fuerte en el primer caso, porque dañar a alguien es más grave que ofenderlo… En fin una cantidad de líneas delgadas que se sobrepasan con facilidad y que, en mi opinión, no resuelven nada sino que al contrario enredan y complican una controversia que viene de tiempo atrás.

Más allá de términos, definiciones y derechos, el tema es así: hay un sector del periodismo crítico que se burla de todo lo que se le ocurre y le parece que ofendiendo las creencias religiosas de la gente, hace un buen uso de su derecho a la libertad de prensa. Por otro lado hay un grupo extremista que está dispuesto a matar a quién irrespete su religión. En un debate fuerte que hubo en la radio se crearon dos grupos de panelistas. El primero hacía un llamado a la prensa a que reflexionara sobre el alcance que tienen sus críticas y a que, desde su posición, pusiera su grano de arena en el conflicto, criticando con responsabilidad y sin herir ni ofender las creencias de los demás, por sobre todo cuando de grupos radicales se trata.  

El segundo grupo se rasgó las vestiduras ante este planteamiento. Argumentando con mucho aire en el pecho, que era una actitud de debilidad, que la prensa no debía ceder ante el terror y que tomar ciertas precauciones sólo le daba la razón a los actos de violencia. Este último grupo de panelistas estaba conformado por politólogos, abogados, políticos, ex ministros etc. El primero lo conformaba una sola persona, periodista de profesión con más de 20 años de experiencia. No quiero en ningún momento subestimar el trabajo y el criterio del segundo grupo, ni más faltaba. De hecho son profesionales reconocidos y respetables. Pero ¿no le causa cierta curiosidad las posturas de ambos lados respecto de sus profesiones?

Haciendo memoria, recordé además que los del segundo grupo, regularmente defendían el proceso de paz en Colombia, seguros de que en todo conflicto alguien tiene que ceder y aceptando, con su postura, el hecho de que habría muchas ventajas para los victimarios, y demasiada impunidad para las víctimas. ¿Entonces cómo así?  ¿El proceso de paz sí, bajando la guardia y sentándose a la mesa con terroristas y dándoles todas las garantías; pero mesura y responsabilidad en la crítica frente a los musulmanes no, porque ante el terror no hay que ceder?  ¿Cuál es la diferencia de un conflicto a otro? Yo veo el mismo resultado en ambos: terrorismo, matanzas inexplicables, destrucción y dolor. Tal vez no entendí bien, pero se me hace que los criterios son diferentes al momento de juzgar un escenario y otro.

¿Por qué no vuelven al discurso de Tignous en 2010, en donde aseguraba que no volvería a parar de dibujar si con sus dibujos evitara secuestros, asesinatos, desminara campos y terminara guerras? ¿Por qué no toma la prensa una posición de responsabilidad social al hacer una crítica teniendo en cuenta el alcance de sus medios? ¿Por qué aceptan un cese al fuego y no están dispuestos a bajar las poderosas armas con las que cuentan al ser líderes de opinión?. Se critica mucho a la sociedad, y se dice que la paz o la violencia comienzan en casa. Que el problema de los barristas por ejemplo empieza con los ataques verbales que se hacen en el estadio, o en las redes sociales. De la misma manera me parece que los odios raciales y religiosos empiezan por la crítica mal intencionada, esa que busca ofender, herir y burlarse del que piensa distinto. Jamás se podrán justificar actos como el que acabó con la vida de doce personas en París el pasado enero. Pero, ¿definitivamente no habrá otra salida diferente por parte de los sectores de opinión que: “no ceder ni un centímetro ante los opresores”?

T. @10SUE10

Published in Artículos
Lunes, 18 Febrero 2013 22:38

El banco de los pobres

El capitalismo tiene un significado inmenso en la economía, sobre todo en las sociedades en las que ha impartido una cultura de consumismo y traza una creciente desigualdad entre el primer y el tercer mundo. Este último lucha contra la miseria, la violencia y la escasez de dignidad, pero no solo la humanidad sufre las repercusiones de un capitalismo mal manejado, el medio ambiente también padece. Con todo esto en el panorama es hora de una nueva visión que nos lleve a un reconocimiento del ser y nuestro entorno.

El consumismo. La misma etimología nos revela que significa gastar o destruir y esto es lo que estamos haciendo con nuestro planeta y cultura en la que predomina una masificación de un estilo de vida que sujeta al hombre a un compromiso con el estatus, el despilfarro y la libertad de escoger entre una marca y otra dejando un vacío emocional que aleja al ser humano de una mentalidad independiente y crítica del ambiente que lo rodea.

La pobreza es uno de los mayores problemas de la actualidad, en donde los derechos fundamentales son inexistentes. Todo este conflicto se ha vuelto una construcción social de estigmatización e indiferencia. Con poco se puede hacer mucho. El Banco Grameen le ofreció la oportunidad a los pobres hacia un mejor futuro. Muhammad Yunus nos muestra que la pobreza se puede dejar atrás y que el capitalismo es el punto de partida, ya que es una herramienta fundamental para el surgimiento de empresas en lo que él llamó negocio social, que lo diferencia del empresario corriente que solo busca maximizar beneficios.

El negocio social marca una distinción dentro del mercado debido a que las ganancias se reinvierten en la compañía para ampliar su alcance y ser auto sostenible dejando a los inversionistas recuperar la inversión pero sin recibir dividendos. Si se aplica el negocio social en el contexto mundial contribuye a una cobertura total de necesidades básicas del ser humano, estimulando una mejor calidad de vida en el 60% de la población mundial.

Esta es una buena opción para que el sistema que nos rige se reinterprete para construir una sociedad más equitativa y justa donde lo único que se necesita es abrir un espacio para todas las personas. El capitalismo como sistema económico y político recrea una ideología posmoderna donde el hombre es la máquina que está manejada por el yugo de la sistematización consumista y le provee de necesidades cada vez más altas.

Es necesario apuntar hacia una dirección de desarrollo y de apoyo económico donde las sociedades marginadas contemplen un auge monetario propio de sus necesidades. La solución está en la inversión y en la eliminación de usureros.

Se hace imperioso proveer a las comunidades menesterosas un sistema legítimo donde se vea reflejada la apropiación, aplicación e inversión de posturas económicas que los lleven a determinar un avance hacia su salida de la pobreza, es decir, que cada inversión se vea como un pie fuera del auge problemático de la necesidad y se convierta en un avance propio de la necesidad plasmada en su falta de educación.

Published in Artículos
Jueves, 20 Septiembre 2012 09:14

La Paz Propaganda Electoral o Consenso General

Esta semana se pone de relieve en el programa palabras más, palabras menos. Si es ético usar la paz como propaganda electoral o estrategia política para la reelección del presidente Santos. algunos sectores opositores a este gobierno manifiestan que el dialogo de paz que se adelanta en Cuba tiene como objeto mejorar la imagen del  presidente Santos.

Luis Felipe Miranda; Angélica Martínez, Andrés Londoño y el equipo de palabras más, palabras menos Tatiana Dangond, Giovanni Acevedo y Alberto Diaz  debatieron sus ideas y su visión particular sobre los pro y contra de este proceso de paz que adelanta el gobierno.  

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org