Jueves, 05 Diciembre 2019

San Andres Islas

Written by
Rate this item
(0 votes)

Es importante que los colombianos intentemos pensar antes de hablar, que intentemos sacar la religión, los mitos, las leyendas, la testosterona y la santería de nuestras apreciaciones  sobre temas que exigen conocimiento, decencia y caballerosidad. Es momento de civilizarnos y no siempre querer solucionar nuestras diferencias con insultos, difamaciones, burlas o cualquier otro método que no busque la conclusión del tema sino la confrontación.

Yo también soy colombiano, y aunque tal vez no sea de los que usa la camiseta de la selección cada que hay un partido, si soy de los que celebra el 20 de julio como se fuera el día de cumpleaños de mi mamá, cosa que no muchos hacen. Debo reconocer y afirmar que Colombia ayer sufrió la derrota diplomática mas fuerte que tal vez podamos conocer, pero también les quiero poner a consideración mi estúpido pensamiento sobre el tema del que muchos hoy se sienten especialistas y se creen, por el simple hecho de ser colombianos, a descalificar y a ordenarle al gobierno actual lo que hizo o que debe hacer.

La desinformación es una de las responsabilidades que debe asumir el gobierno actual y el de Uribe, junto con los medios de comunicación. Durante mucho tiempo se dijo que la soberanía sobre San Andrés, sus islas y sus cayos estaban en disputa, incluso pude ver reportajes de noticieros nacionales preguntarle a los raizales que pensaban ante la probabilidad de dejar de ser colombianos y de golpe ser nicaragüenses, a los “pañas” como somos llamados por los raizales los que no vivimos en la isla nos preguntaban como tomaríamos la posibilidad de tener que pedir visa al Gobierno de Nicaragua para poder ir a San Andrés… la verdad es que ese nunca fue el centro de la disputa, es mas, al Gobierno de Nicaragua nunca le interesó ese tema.

Solamente es mirar el mapa de Colombia de ayer y compararlo con el que tenemos hoy, (claro, si logran encontrar con facilidad un mapa que incluya a San Andrés), para entender la gran porción de territorio que perdimos, además de perder en nuestra política de derecho internacional, y quedar como un zapato ante todo el mundo, no nos basta con perder tanta agua salada, ahora pretendemos mostrarnos como cavernícolas, ahora muchos incitan al desacato de la ley, al desconocimiento del derecho internacional, ahora pretendemos comportarnos como el señor Uribe a quien le encanta solucionar sus diferencias con insultos, falacias y descalificativos. Esta vez el borracho de Ortega y su cuerpo de abogados fueron más inteligentes que los fanáticos y desinformados colombianos.

El grave error que cometimos por estúpidos y desinformados fue siempre creer que la delimitación del territorio marítimo colombiano estaba definido y claro, nunca se consideró lo falible del tratado, nos falto lógica para saber que no se podía dar espacio para que la disputa llegara hasta la Corte internacional. No soy un ágil abogado, ni siquiera soy abogado, pero a diferencia de muchos, yo leo y lo hago con responsabilidad, por eso les puedo asegurar que solamente con denunciar el Tratado de Bogotá era suficiente para que la Corte no tuviera competencia para estudiar y fallar como claramente lo hizo. Hay que ver también la política exterior colombiana, tenemos que analizar como y de que manera fue manejada para este caso.  

Quiero entonces preguntarle a los cancilleres Guillermo Fernández de Soto y Julio Londoño Paredes, en que carajos estaban pensando, en que club y cuantos traguitos tenían en la cabeza que les impidió detectar la debilidad jurídica del caso. Esta claro que el manejo que le dieron a este caso fue perdedor y vergonzoso.

Desacatar el fallo de la Corte, y responder como guarichos en un tema con tanta sensibilidad nacional y visibilidad internacional seria un error y un ridículo desastroso para la golpeada política internacional que hoy en día tenemos.

Read 2539 times
Giovanni Acevedo

Bogotano irreverente, sincero, directo y crudo para decir lo que piensa. Escritor, columnista crítico y promotor del voto joven, del voto inteligente. Para muchos políticos, una piedra en el zapato, una fastidiosa realidad.

www.facebook.com/giovanni.acevedo.73?fref=ts

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org