Jueves, 27 Febrero 2020

prueba.jpg

¿Dónde está la bola…dónde está la bolita?

Written by
Rate this item
(0 votes)

Este juego de palabras de los prestidigitadores callejeros, bien vale su comentario  análogo con el andamiaje futbolero, no cabe duda, el mundillo del fútbol maneja su retórica propia. Los arquitectos de equipos, los managers, los dueños del balón son quienes orientan los intereses económicos, que trascienden a lo político y emulan el sentimiento religioso. Pasa en el ámbito local y a nivel internacional con entramados y triangulaciones laberínticas, no se advierte en dónde puede estar el promocionado Fair Play (juego limpio).

Se diría que el fútbol se mueve al ritmo de la Pecosa, la Consentida, la caprichosa, la Pelota, pero lo que mueve más al balompié son los recursos millonarios de distinta procedencia. Para el caso europeo y mundial, la empresa que mueve más la venta y compra de jugadores es Gestifute, de Portugal, con un capital estimado de 563 millones de euros. Incluye en su nómina y representación a jugadores de talla mundial como Ronaldo y Falcao, e incluso a “Mou”, de reciente salida del Real Madrid.

A este vaivén de jugadores se le suma el grupo de empresarios ruso-árabe, propietarios por un lado del Manchester City y del Paris Saint Germain, y por el otro del Chelsea y Mónaco, capitales orientados curiosamente a Inglaterra y Francia respectivamente. Casualidad también es el hecho de que los mundiales venideros sean en Rusia 2018 y Qatar 2022.

El entretenimiento en el Carrusel también lo alimentan otros empresarios de talla mundial como Carlos Slim asumiendo la multipropiedad, tal cual lo contempla el Art. 18 de estatutos FIFA. El recién destronado del ranking de multimillonarios del mundo tiene acciones en equipos de la Liga mexicana como León y Pachuca, y adquirió a fines del 2012 aleal Oviedo. Respecto a esto, un artículo del diario español Marca del 17 de noviembre del año anterior menciona que ”el reto y la ambición de esta inversión es estrictamente deportiva y buscando el beneficio de la sociedad y la citada afición”. ¿Será cierto?

Del lado colombiano, el club Millonarios negó que hubiere alguna oferta monetaria del Sr. Slim, y es obvio, dirían algunos, que entre millonarios se repelan. Pero bien, la tendencia mundial es colocar las acciones de los equipos en manos de los más poderosos, aunque no los de nivel local sino mundial.

Quién sabe qué pase con las selecciones nacionales y si estos accionistas terminen moviendo a su antojo jugadores, equipos y partidos en momentos decisivos, remota posibilidad argumentarán algunos, o más bien se adopte el enfoque del buen samaritano y sea con motivo de “ayudar al prójimo” al estilo Claro de Carlos Slim.

En cuanto a la cantera del cual proceden los capitales del fútbol, es diversa, pues en el caso de la mencionada dupla de punta ruso-árabe, es petrolera, salvo el caso del Mónaco, pues su propietario, el Sr, Rivolovlev, es del sector salud. Menos mal que al Sr. Palacino, exgerente de SaludCoop (EPS intervenida por el Gobierno colombiano), no le dio por invertir en los equipos colombianos. En detrimento de la salud de los 4 millones y medio de sus afiliados, él prefirió invertir a lo seguro, invirtió en el gol, pero en el que lleva una F al final. Quedaron invertidos en los terrenos del Club del cual es socio mayoritario. Todo por la salud de los colombianos, ese era el reto inicial, diría otro saludable empresario, las condiciones cambian, qué le podemos hacer. 

En este orden de ideas, se alude a otros casos. En el tiempo de Pacho Santos su equipo no ganó, pero en la temporada de Juan Ma, Santa Fe sí se coronó. En tanto, su tocayo Pacho, el del Vaticano, anhela que su San Lorenzo del alma logre ser campeón, así sea con la manito de Dios. Los soñadores no son solo de la capital colombiana, también existe la sociedad “Los sueños del balón”, entre quienes se cuentan Francisco Maturana, Hernán Darío Gómez, Juan José Peláez y Luna, dueños del DIM; el capital antioqueño se encuentra invertido además en Alianza Petrolera, La Equidad, Itaguí, Atlético Nacional y Envigado.

Il Cavalieri Berlusconi se rebusca los recursos para llevar nuevamente a la cima a su glorioso A.C Milan, más conocido en Italia como el cuadro “rossonero”, no confundir con el término criollo “rosconero” y mucho menos hacer analogías con el Milan de Shakira ni el bautizado en Soledad, Atlántico Milan Piquet Suárez.

 Por eso es mejor no preocuparse por cuestiones de fútbol, el partido jugado está ya de antemano. Es complejo determinar hasta dónde estos prestidigitadores orbitales esconden hábilmente la pelota, la bolita no la vemos, pues el movimiento es más rápido y oculto, no estamos entrenados para percibir estos sutiles lanzamientos de bola a espaldas de los defensores.

Cómo es posible que seamos tan huevones, así como suena, que vivamos aún con sentimientos radicales y fanáticos frente a los partidos de fútbol pretendiendo ignorar que en ese juego se estampan los intereses de los empresarios, de los gobernantes. Por ejemplo, si el resultado se da para la selección Colombia, el titular podría ser “Messi y Francisco, divorciados con los herejes colombianos” y en segundo plano puede quedar los cien muertos por la celebración del triunfo. Porque un hincha no nace, se hace... el huevón…sí…el huevón número doce

 

Read 2693 times
Alberto Diaz

Se ha comprometido con abrir espacios de visualización que impacten positivamente a las comunidades en especial a los jóvenes para fortalecer los valores sociales y democráticos, periodista de profesión, creador del portal Palabras Sociales, sabe que las personas muestran su naturaleza con el uso del  “poder” que tienen sobre los demás.

www.facebook.com/betodiazb?ref=hl
More in this category: Una buena mamada Hoy juega Colombia

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719