Domingo, 31 Mayo 2020

Dándoselas de chamanes

Written by
Rate this item
(0 votes)

No es que yo no crea en las encuestas, solo que estoy consciente que no se les debe prestar tanta atención como algunos lo quieren hacer ver. Tanta importancia quieren darle a éstas que las denominan –a cada una– “la gran encuesta”, con el fin de generar el impacto mediático que desean para favorecer el negocio de las firmas encuestadoras y de algunos intereses políticos.

Sin embargo estos no son los intereses que más influyen en la difusión de una encuesta, en realidad los más interesados con la propagación de los resultados de éstas son los medios, quienes contratan a las firmas encuestadoras para éstas le generen el contenido que van a utilizar por un semana (o a veces más tiempo) al aire y con el que se las dan de chamanes.

Pero bueno, eso es cosa de los medios, yo solo quiero dar acá ejemplos por medio de los cuales logre convencerlos que durante el debate electoral que se nos viene no deben votar por encuestas y dejen a un lado el voto ‘útil’, los que lo suelen usar. 

Ejemplo 1. Para no ir muy lejos, según la última ‘gran’ encuesta solo un nueve por ciento (9 %) de la población de Colombia va a dejar de votar al Senado de la República el próximo año (momento de risas). Ojalá en este país los índices de abstención fueran tan bajos para las elecciones de la cámara alta del Congreso o, por lo menos, que fuera cercana a este porcentaje: las cifras reales están por encima del 50 % y, utilizando los términos de ellos, esto significaría que el margen de error es de más del 40 %.

Bueno, para no darle tan duro a los resultados de la encuesta, si sumamos el porcentaje de “Aún no lo sabe” y el de “No votaría para el senado el año entrante”, asumiendo que todos los que ahora no saben por quién votar no voten, tendríamos un abstencionismo del 22 %, lo cual sería increíblemente bueno, pues esta cifra significaría que Colombia tendría entre 2014 y 2018 un Congreso elegido por la mayoría de los colombianos, lo cual –lastimosamente– es muy poco probable. Algo muy parecido pasa cuando se pregunta acerca de las elecciones presidenciales donde esta suma llega a un 37 %.

 Con lo anterior ya debieron convencerse, pero como los ejemplos abundan daré uno más sobre esta encuesta:

 Ejemplo 2. Cuando preguntan sobre la intención de voto en las consultas populares no hacen la pregunta más obvia y, además, obligatoria que sería algo así ¿Si se presenta el escenario en que haya dos consultas de partidos políticos para escoger su respectivo candidato a la presidencia por cual votaría? 1. Centro Democrático; 2. Alianza Verde o 3. Ninguna. 

La anterior pregunta con el fin de que quien escoja 1. no pueda votar en 2. y viceversa, porque el día de estas consultas una persona solo podrá votar por una de éstas, por lo tanto, si las encuestas pretenden dar un resultado más o menos confiable y real no deberían permitir supuestos prohibidos por la ley. Es como si se preguntara si alguien votaría por Uribe a la presidencia.

Sin embargo ellos se cuidan de la gente a la que le gusta ver la encuesta completa, por eso se la pasan haciendo advertencias como esta: “…la audiencia debe entender los resultados a continuación como de interés periodístico y de análisis político, y no como proyecciones de voto.” No obstante los medios no replican este mensaje, tampoco lo hacen los gerentes de las encuestadoras al aire en un programa de radio, porque a ellos no les funciona el negocio si las personas saben que estas encuestas no miden “proyecciones de voto” que es lo que la gente quiere saber.

Adicional a lo anterior, y para rematar, los votantes debemos ser conscientes de que los resultados dependen del resultado de ánimo y la moda del país, por ejemplo, un ítem objetivo que es el “Cumplimiento de las promesas de campaña”, históricamente tiene las mismas altas y bajas en todos los gobiernos, desde Pastrana, que el ítem “Imagen favorable”. Por lo tanto, dando un ejemplo actual, a Juan Manuel Santos se le bajó el porcentaje de cumplimiento de promesas en 14 % en dos meses porque fue publicado el fallo de la CIJ a favor de Nicaragua, cuando ganar el pleito no era una promesa de campaña y la culpa del fallo adverso no fue exclusiva del Gobierno Santos, es más, según lo que se ha podido determinar, la responsabilidad de éste frente a la de Pastrana y Uribe es ínfima. Pero bueno, qué le vamos a hacer, en Colombia hasta la política es cuestión de moda y esto es aprovechado por las firmas encuestadoras y los medios.

Es difícil alterar la percepción de las personas frente a las encuestas, las personas creen mucho en éstas y les encanta que salga una tras otra para especular o peor, para decidir el voto (voto útil que llaman), sin embargo son un elemento peligroso, tanto para los electores como para los candidatos, porque ellos también se ven afectados, no es más sino poner el ejemplo de Sergio Fajardo, que para enero y febrero de 2010 era presidente de Colombia según las encuestas y, en realidad, no tuvo la fuerza electoral ni para ser candidato al cargo.

Por estas razones cuando vuelva a llegar otra Gran Encuesta obsérvela, detállela y júzguela con objetivismo, no trague entero de los medios y, después, espere a ver con qué salen estos chamanes con la próxima Gran Encuesta. Eso sí, cuando piense por quién va a votar ni se le ocurra mirarlas, que ahí no hay propuestas.

Nota 1. Se me pasó, pero viendo una encuesta de noviembre de 2009 (Gobierno Uribe) a 67 % de los colombianos les parecían ‘lo más de bien’ los TLC, me pregunto ahora cuál será la imagen de los mismos, teniendo en cuenta que lo que se suscribió fue un legado del gobierno anterior. ¿Los calificarán bajo la popularidad de Uribe, de Santos o de los agricultores? 

Nota 2. Gracias a la Fundación Palabras Sociales ha sido publicada una columna en ElTiempo.com de mi autoría. Les dejo el link por si alguien quiere leerla http://www.eltiempo.com/blogs/palabras_mass/2013/09/los-maquinistas.php

Javier Prieto Tristancho

@japritri

Read 2216 times
Javier Prieto Tristancho

Abogado de profesión especializándome en temas urbanos. Nacido en Sogamoso (Boyacá) y residente de la Atenas sudamericana. Amante de la política y crítico de la politiquería. Lector de ratos libres y escritor de todos los días. Aspiro ayudar a cambiar la clase política colombiana, de no ser posible espero poder vivir de la literatura o de ser director técnico de fútbol.

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719