Sábado, 14 Diciembre 2019

Warning: file_get_contents(http://graph.facebook.com/?ids=https://www.palabrassociales.org/index.php/articulos/item/500-sin-dios-ni-ley): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/palabras/public_html/plugins/content/bt_socialshare/bt_socialshare.php on line 895

Sin Dios ni ley

Written by
Rate this item
(0 votes)

Sin Dios ni ley

Cuando no se puede parar lo imparable

Por: Ana Gardeazabal

No niego que me produce un morbo extraño, el saber cómo funcionaban todas las actividades ilícitas -escabrosas por cierto- en el bajo mundo del llamado “Bronx” en Bogotá. Creo que es el morbo, que nos envuelve a la mayoría de quienes fuimos espectadores de la intervención.

Sin embargo más allá del morbo, de lo de moda que pueda estar el hablar del tema, lo que pasaba en las calles del “Bronx”, es un problema muy serio y complejo, desde ese pequeño terreno de 5 cuadras o menos donde no existía ni dios ni ley, se fortalecían las estructuras criminales, delincuenciales y la economía narcotraficante. Aunque evidentemente, el dispersar la zona, no es la completa solución al problema, la ciudad pedía a gritos una intervención y había que hacerla.

Mas de 10 años de completa impunidad e indiferencia frente a este problema, habían hecho que cada vez fuera mayor la estabilidad de las mafias criminales y narcotraficantes, que residían y trabajaban allí, quienes vivían de amarrar a sus “clientes”, personas que padecen de una enfermedad llamada drogadicción.

Es de subrayar la contundencia con la que el distrito intervino en la zona, y la severidad de sus declaraciones - lo cual es lógico-, no puede ser que existan lugares en Bogotá ni en Colombia, sin dios ni ley, con conocimiento y complicidad de las autoridades.

Sin embargo, esta intervención tan solo fue el primer paso, el problema va mucho mas allá. Como decía un habitante de calle muy acertadamente, “el alcalde no puede parar lo imparable”, la drogadicción es una enfermedad, que no puede detenerse con la creación de innumerables centros de rehabilitación, ni reiteradas intervenciones, ni con incautaciones, ni con arrestos.

En mi opinión, donde debe concentrarse la propuesta -tal vez polémica- es en la creación de centros de “consumo“; el distrito debe tratar la drogadicción como una enfermedad, suministrar atención especializada en psicología y programas de rehabilitación, de la manera que ha venido haciéndolo, pero paralelamente debe crear estos espacios de “consumo”, con el fin primordial de desestabilizar la economía de las mafias narcotraficantes.

Al proveer el suministro de droga sin costo, en centros de “consumo”, para personas que padezcan esta enfermedad, automáticamente permitirá que el comercio ilegal de drogas decrezca exponencialmente. Los llamados “ganchos”, son redes narcotraficantes, que se sostienen económicamente de los clientes recurrentes, los drogadictos, si el distrito logra capturar la “clientela” más importante de los ganchos, no solamente dará un golpe a estas estructuras financieramente, sino que también evitará que se fortalezcan y se estabilicen, para seguir iniciando jóvenes en el mundo de las drogas.

Estos centros de “consumo”, deben poseer  lugares donde las personas que allí se encuentren, puedan comer, dormir, estar monitoreados y contar con especialistas en psicología y tratamiento a drogadictos, así mismo, puede llevarse un registro electrónico de ¿quiénes son estas personas?, ¿qué consumen?, ¿con qué frecuencia? y ¿cuántos son?.

Así mismo, el suministro de droga que el distrito provea, debe ser producto de operaciones de incautación de droga, golpes a las llamadas “ollas”, droga decomisada en lugares de transporte como aeropuertos, puertos marítimos o carreteras, incluso alucinógenos decomisados por la policía a particulares o a la delincuencia común. También esta propuesta, que para mí es prioritaria, debe ir acompañada con planes de contención en colegios y universidades, para evitar que más jóvenes inicien en las drogas

Finalmente, no hay garantía de que las casas de consumo sean la solución, así como tampoco hay garantía de que la sociedad bogotana y colombiana vaya a acoger una propuesta de tal calibre, tampoco hay garantía de que los centros de rehabilitación disminuyan el problema, de lo que si hay certeza, es que la intervención en el “Bronx”, es tan solo el primer paso, que estamos frente a un problema de gran envergadura que apremia atención, no solo del gobierno, sino de la sociedad en general. Seguramente no habrá una fórmula mágica, para solucionar el problema de los habitantes de calle o el problema de la drogadicción, son muchos los frentes que deben mitigarse e infortunadamente estas “soluciones” solo son aplicables mediante el método de ensayo y error.

Twitter. @anamgardeazabal

Read 1239 times

Latest from Ana Gardeazabal

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org