Martes, 18 Febrero 2020

prueba.jpg

Jueves, 28 Julio 2016 19:56

Criminales a la Calle

Por: Luis Carlos Barraza

Colombia atraviesa por una grave crisis carcelaria, que se agudiza día a día, nuevas y costosas reformas brindan oportunidades a criminales de abandonar las prisiones en las que se encuentran recluidos. La descongestión carcelaria brinda posibilidad a los presos de culminar su sentencia en el lugar de residencia, sin discriminar el tipo de delito que cometieron (comunes o especiales), esto en la mayoría de casos controlado por un brazalete electrónico para el seguimiento “efectivo” de internos, el cual transmite señales a una caja que se instala en una parte de la casa, y que a su vez envía una señal al centro de monitoreo del INPEC, lo que para muchos es considerado insuficiente, ya que últimamente se han registrado varios casos de personas que han reincidido estando cumpliendo pena privativa de la libertad en su lugar de residencia.  Se supone que también debe existir una revisión periódica de funcionarios del INPEC, ¿Cuáles funcionarios? La poca planta de personal con la que cuenta el INPEC en muchas ciudades dificulta lograr con el cometido de esa revisión periódica, en muchos casos se sobrecarga a un solo guardia con hasta 60 o 70 revisiones por día. Incluso la procuraduría delegada en asuntos penales de diferentes jurisdicciones ha advertido la poca presencia de guardias en las diferentes prisiones del país, lo que imposibilita el control para el debido mantenimiento del orden en estos lugares, además del insuficiente espacio apto para recluir más criminales. En penales como la cárcel de Riohacha existe un nivel de hacinamiento superior al 500% de la capacidad de este, algo que debe alertar a todo el país, hay un alarmante, creciente fenómeno de criminalidad que no solo se evidencia en las cárceles, si no en las calles.

En Colombia urge una reestructuración del sistema judicial, haciendo los procesos de judicialización más rápidos y eficaces, así como una inversión en la construcción de nuevos penales, que el hacinamiento no sea una excusa para dejar en libertad personas que aún no cumplen sus deudas con la sociedad.

En este país se ha perdido el temor a la justicia, los malhechores delinquen sin ningún temor a esta, por considerarla flexible e inoperante. Es ridículo y despierta un gran sentimiento de impotencia en el ciudadano de bien ver como un asesino capturado en flagrancia queda en libertad a unos cuantos días después de su detención, mientras que una persona es condenada a 6 años en cárcel por robar un caldo de gallina, es necesario aclarar que el cometido de la comparación entre estos dos escenarios no es justificar la acción del segundo, ya que efectivamente se trata de un delito que debe ser castigado por la ley, pero si nos permite hacer un juicio de valor sobre el estado paquidérmico en que se encuentra la justicia penal colombiana, muchas veces es la complejidad en los procesos lo que dificulta su oportuna eficacia.

Twitter. LuisK_Barraza

Published in Artículos

 

Humberto de La Calle (Jefe Negociador del Proceso de Paz), es sin duda uno de los hombres más serios que está sentado en la Mesa de los Diálogos de Paz que se adelantan en la Habana (Cuba), un hombre con una trayectoria importante en la materia y una figura política honorable, motivos por los cuales su participación me da un parte de confianza. Sin embargo, los anuncios pedagógicos sobre la paz, realizados en plena campaña electoral, me generan tantas dudas como a usted.

He reiterado en mis publicaciones lo costoso que es hacer la paz en medio de la guerra y no hablo precisamente de temas económicos, porque mientras en un estado de confort, ellos tratan de negociar la paz, aquí seguimos pagando con vidas, víctimas e injusticias el costo de vivir en guerra. Por esta razón recibí con extrañeza el siguiente vídeo: (ver video)

Así que vale recordar los titulares de noticias crueles como: “Las FARC usaron ‘niños bomba’ en Tumaco”, “Explosión CAI Chapinero”, “Soldado pierde la vida en medio de ataque guerrillero en Arauca”. Para cualquier ser humano, leer estas noticias es algo totalmente desafortunado, sin embargo para los negociadores, como se interpreta de las palabras de Humberto de la Calle, es un riesgo para poder lograr la paz.

Al contrario de los que defienden la paz que plantea el gobierno, creo que más que acuerdos y sin temor a decirlo, necesitamos voluntades reales de paz o como bien podría llamarse “una paz paralela”, no creo que se reduzca la credibilidad en los diálogos y si las F.A.R.C y ahora el E.L.N, quieren definitivamente ponerle fin al conflicto, el país agradecería eternamente una declaración de tregua desde ya. No es posible que aún tengamos cifras de reclutamiento de menores y no es posible que usen niños y animales como medios para cometer actos terroristas.

Pareciera que el dolor de las víctimas tampoco fuera un costo visible o por lo menos importante para quienes se sientan a negociar el futuro del país, creo que es fácil considerar una decisión de este tamaño cuando se sufre la guerra en cuerpo ajeno. Un gobierno orgulloso de presentar cifras respetables, debería tener en cuenta que el número de víctimas de esta guerra nunca se ha detenido y los crímenes atroces se siguen cometiendo en medio de promesas de paz que parecen alargarse.

Una vez más, mi llamado es a que declaren una paz paralela a los diálogos y con eso no tengamos que pagar con muertos el precio de una negociación en medio de la guerra.

T. @Lore_Castaneda

 

 

Published in Artículos

"La paz no significa el silencio de los fusiles", que rectificó después cuando dijo que "la paz no es la simple desmovilización". Empiezo mi artículo con esta frase preocupante del comandante Iván Marques en Oslo ¿será que si tienen un compromiso con la paz?.

Pues se despacho en mas 33 minutos hablando en contra de las multinacionales, en contra de los empresarios nacionales, en contra de la desigualdad social en Colombia; que si la hay. No  podemos tapar el sol con un dedo. Pero están dispuestos verdaderamente a buscar una mejor sociedad desde la legalidad.

Con un discurso pasado de moda de más de 20 años de antigüedad donde ya el mundo cambio ya la cortina de hierro caño. Ya cambiamos un mundo bipolar por uno multipolar; Ya no existe el comunismo radical o el capitalismo radical ya se puede negociar. El mundo cambio señor Márquez.

En ningún aparte de su discurso habla de lo que se viene para los diálogos de Paz, no reconoce ninguna de sus responsabilidades como grupo insurgente de desapariciones forzadas, desplazamientos forzados, violaciones contra la población civil; y sobre todo contra la violaciones del Derecho Internacional humanitario en más de medio siglo de historia Republicana de nuestro País.

Es preocupante a mi forma de ver el afán que tiene el Gobierno nacional para firmar la Paz. Claro, es un clamor nacional y por esto están mostrándolo el hambre por así decirlo. Este grupo puede utilizarlo a su favor y perder esta gran oportunidad de la búsqueda de nuestra anhelada Paz.
Creo que el Gobierno debería ser mas enfático en sus ideas y no permitir que esto se les salga de las manos como procesos anteriores que por la ingenuidad de Gobernantes perdieron la oportunidad de firmar la Paz 

Por querer firmar la Paz las FARC LES COJE LA MANO Y HASTA EL BRAZO.
Quiero la paz como todos pero no quiero que me vuelvan a ver la cara de tonto que tiene la esperanza de ver mi país sin un solo muerto más por este conflicto estúpido que nadie entiende.

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719