Sábado, 04 Abril 2020

prueba.jpg

Lunes, 11 Agosto 2014 22:57

Desastre Ambiental

 

Colombia está al borde de un desastre ambiental” (Morelli, 2014), esta frase de la Contralora General de la Nación aumenta la angustia que cada día se acrecienta en mi referente a la problemática ambiental en nuestro país. Sequías, inundaciones, contaminación de fuentes hídricas, tala de bosques, minería, cada vez son más las problemáticas que aquejan al débil pero hasta ahora resistente ambiente.

Públicamente expreso mi total indignación frente al manejo de lo que está al borde de convertirse en un desastre ambiental para el país. Exijo, como ciudadano, soluciones para el corto, mediano y largo plazo.

No entiendo como tenemos un país que no se prepara para el cambio climático, un país que en vez de generar una política pública, responsable, seria y coherente con la realidad, disminuye el presupuesto del Ministerio de Ambiente. Es tal la falta de interés que ha demostrado el gobierno que a un debate de control político por el cambio climático, de 4 ministros citados, sólo 1 asiste. Los debates de control político no son un juego mediático, son una responsabilidad con la democracia y la oposición, merecen seriedad y responsabilidad, y más ahora que empieza el gobierno de la paz.

Es urgente un fondo para la adaptación de los municipios y las regiones a los cambios climáticos. Es imperante generar sistemas de recolección y disposición de basuras para las ciudades, además de controlar la polución en éstas y, por supuesto, la movilidad. Yo quiero ver un gobierno verde, un gobierno con un real interés en el ambiente. Es una exigencia la prohibición de la minería en los páramos, ¿o de dónde obtendremos el agua?, promover la expansión en masa de los parques nacionales, ¿o que pasará con el oxígeno y la biodiversidad? y el controlar eficazmente a las empresas ¿o qué pasará cuando omitan aún más el cuidado del ambiente que debería ser asegurado por la ley?

Aplicando un poco de ciudadanía y responsabilidad he intentado hacer pequeños cambios [w1]que generen un aporte, desde el correcto uso del agua o la electricidad y los medios de transporte, hasta no arrojar basuras a la calle , por lo mismo hago un llamado a que cada uno desde sus capacidades aporte a los cambios que se deben realizar, teniendo en cuenta, primero, el verdadero impacto de estas medidas, ya, recientemente, tuve la experiencia de contribuir con agua para donar a la guajira y resulta que era contraproducente por razones logísticas.

No es comprensible que el país sufriera en 2011 una ola invernal que dejó 3.2 millones de afectados y con daños totales por 11.2 billones de pesos y gran parte de la infraestructura[U2](CEPAL & BID, 2012), me impactan las imágenes de la Drummond arrojando carbón al mar en Santa Marta, y no quiero mencionar [U3]las acusaciones hacia esta empresa por nexos con paramilitares[U4], la intensa sequía que vivió la Orinoquía y que ahora vive la Guajira; es que Colombia, el sexto país con mayor agua tiene el 50% de esta contaminada y produce anualmente 9 toneladas de contaminantes (Beleño), pero en este país nadie se responsabiliza hasta que es tarde y mientras tanto la gente agoniza, me estremecen los constantes incendios forestales que se están produciendo y las horrorosas consecuencias de la minería formal e informal en el territorio y finalmente es un absurdo que cada año se deforesten 310349 hectáreas de bosque (Radio, 2013)

Ahora, no creo que todo lo anterior sea una simple coincidencia o hechos aislados, todo lo anterior es una muestra de lo frágil que es nuestro país y que el planeta a gritos nos pide ayuda[U5] a gritos. ¿Dónde queda el gobierno? ¿Dónde están las acciones? No veo resultados, no veo voluntad política. Sólo veo, por ejemplo, unas Corporaciones Autónomas Regionales, que deben regular en materia ambiental cooptadas por la burocracia (Vacia, 2010). Sólo veo ríos contaminados, animales muriendo, bosques en llamas, devastación y sufrimiento. ¡No veo prosperidad!

Por todo lo anterior hago un llamado muy claro, a la ciudadanía a aportar críticamente desde las pequeñas acciones y a presionar con fuerza políticamente al gobierno; a éste último le exijo un entramado de soluciones desde diferentes áreas enmarcadas en una política pública con fines de Estado y no de gobierno. O cuidamos nuestra casa o nadie lo hará. No queda mucho tiempo, las consecuencias podrán ser irremediables si no se actúa ya.

T.@PJuancamilo

Referencias

Beleño, I. (s.f.). El 50% del agua en Colombia es de mala calidad. UNPeriodico. Obtenido de http://www.unperiodico.unal.edu.co/dper/article/el-50-del-agua-en-colombia-es-de-mala-calidad.html

CEPAL, & BID. (2012). CEPAL. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.cepal.org/publicaciones/xml/0/47330/olainvernalcolombia2010-2011.pdf

Morelli, S. (14 de 10 de 2014). 'Colombia está al borde de un desastre ambiental': Sandra Morelli. (Y. Amat, Entrevistador) El Tiempo. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12303681

Radio, C. (25 de 03 de 2013). Caracol Radio. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/la-tasa-de-deforestacion-en-colombia-de-1990--2010-fue-de-310349-hectareas-por-ano/20130325/nota/1865028.aspx

Vacia, S. (15 de 12 de 2010). Silla Vacia. Recuperado el 08 de 08 de 2014, de http://lasillavacia.com/historia/estos-son-los-duenos-de-las-car-20652


 [w1]Cuáles cambios

 [U2]Cuál infraestructura

 [U3]Esto sin mencionar

 [U4]presuntos

 [U5]el planeta nos pide ayuda a gritos

 

Published in Artículos
Lunes, 19 Mayo 2014 09:33

REVOLUCIÓN DIGITAL

 

Ante el cambio mediático y generacional que brindan las tecnologías de la información y la comunicación, estas transformaciones permiten hoy a los usuarios diferentes niveles de comunicación y dan lugar a experiencias de intercambio social. El cambio de época obedece a una serie de factores de la que hoy en día disfrutamos y aprovechamos, hasta el punto que abusamos.

La tecnología digital al reducir las imágenes, palabras y sonidos optimizan el uso que le dan sus usuarios y facilita la manipulación de los contenidos. De este modo se genera una serie de procesos, intercambios, producción y consumo simbólico. Al ser los flujos masivos reducidos a pequeñas pantallas donde adquirimos información sin la necesidad de movernos ¿Cuáles son las transformaciones sociales y culturales que esta revolución está generando?

La situación actual se presenta como un desconcierto y también como una incertidumbre, según algunos teóricos. Lo que es evidente es que ahora, todos, estamos inmersos en un cambio cultural que generó la aparición de las tecnologías, podemos leer el periódico rápidamente en una pantalla, sin necesidad de salir e ir a buscarlo, descargar libros y no comprarlos, encontrar música sin pagar y miles de beneficios que nos brinda hoy la tecnología, pero que tal vez a los que viven de ese mercado, los está afectando.

El término “nuevas tecnologías” no sería el adecuado para los cambios acelerados que vivimos, porque lo nuevo ahora ya es obsoleto mañana. Estamos en una revolución que nos obliga a sumergirnos en los nuevos beneficios que esta nos brinda. Es claro que las nuevas tecnologías están produciendo cambios bastante significativos en ámbito económico y social, como también en el conjunto de relaciones sociales. Quizás hasta ahora este sea el principio de una revolución digital.

T.@VickyCa27

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719