Jueves, 02 Abril 2020

prueba.jpg

Por: Sergio Grandas Medina

María una niña de apenas 13 años, tiene que vivir en medio de la selva. Debido a que pertenece a las filas de la guerrilla. Es una de las combatientes, es una de los miles de niños que se encuentran en las filas de los grupos armados ilegales y hacen parte del crudo conflicto armado colombiano (que según cifras del Bienestar Familiar serían unos 18 mil niños y adolescentes). Al ser parte de las filas guerrilleras, María queda en embarazo de uno de los jefes guerrilleros, y tiene que pasar una gran odisea, ya que no puede decidir si tendrá o no su bebé.

Esta es la cruda historia de ‘Alias María, la vida reflejada en un pequeño rostro, que ha tenido que soportar las inclemencias e insensibilidades del conflicto colombiano. El drama de María es presentado a través de la cinta dirigida por José Luis Rugeles, que fue proyecta el pasado martes en el Festival de cine de Cannes en la sección “Una cierta mirada”.

Para el Director de ‘Alias María, José Luis Rugeles, en entrevista con El Tiempo Televisión, “la película se cuenta un pequeño drama de una niña que se llama María, que vive una de las paradojas más terribles de la guerra (…) una historia que todos tenemos al frente, pero que no queremos ver”

Esta película hace una profunda reflexión sobre la participación de menores en el conflicto colombiano, y llama la atención sobre esa Colombia que es desconocida para muchos, para aquellos que no les ha tocado vivir la guerra. También enmarca la violencia tácita que tiene que vivir la mujer en estos escenarios de confrontación armada, y cuando quedan en embarazo en las filas de los grupos ilegales, tienen que desistir de dar a luz a sus hijos, pues son obligadas a practicarsen abortos (que según las autoridades serían unos mil casos al año). “La guerra trae historias tan terribles como la de ‘Alias María que no deben haber más y no se deben repetir”, enfatiza Rugeles.

El proceso de producción de esta película fue bastante cercano a los escenarios de conflicto en el país. El director y su equipo realizaron cientos de entrevistas con niñas o chicas muy jóvenes, recién salidas de la guerra, guerrilleras y ex combatientes del ejército. Lo que les permitió acercarse a esas historias desconocidas y “dar voz a aquellos que no pueden gritar o llorar, porque la guerra no se los permite”, concluye Rugeles.

Para escoger a los niños que personificarían a los personales principales de ‘Alias María, el equipo de producción realizó casting a más de 1000 menores. Los cuales nunca habían tenido formación actoral, convirtiendosen en actores naturales, lo que generó un mayor acercamiento a las realidades sociales y humanitarias de la guerra en Colombia.

El film estará pronto en las salas de cine de Colombia, al terminar sus proyecciones en los festivales internacionales, que ha logrado, que miles de personas vuelquen una mirada hacía la problemática del conflicto interno colombiano, que cumple más de medio siglo de existencia (Ver trailer).

 

Twitter. @SergioGrandasM

Published in Artículos
Miércoles, 24 Septiembre 2014 07:38

Producir o Morir

 

Me encanta el cine, no soy cinéfilo, no me sé el top de las mejores películas de la historia, no conozco los nombres de todos los directores ni de los actores. Me gusta el hecho de ir al teatro, me gustan las luces tenues de la sala y el ambiente que hay antes de que inicie la película, me gusta llegar temprano y escuchar un par de canciones en ese lapso de tiempo, cerrar los ojos y dar rienda suelta a los pensamientos. Por alguna extraña razón allí fluyen más que de costumbre.

De las películas que he visto no muchas tienen un mensaje interesante o critico al menos, sin embargo yo insisto en buscar en ellas una relación con la vida real. Algunas veces pasa que la película es muy buena, como fue el caso del sábado pasado. Fui invitado por un amigo a la premier de "Maze Runner" en la que un grupo de muchachos va llegando sistemáticamente a un determinado lugar, uno cada mes, a través de un rústico elevador, sin más recuerdo que su nombre y sin más opción que adaptarse a las circunstancias: tratar de sobrevivir con los recursos que les ofrece un terreno pequeño rodeado por unas inmensas murallas, que les impide salir y tras de las cuales se extiende un laberinto que cambia mecánicamente cada noche, impidiendo que se pueda hacer un mapa para descifrarlo y en el que habitan criaturas monstruosas que impiden cualquier intento de salida.

Como la intención no es contar la película, solo añadiré que me llamó la atención que ninguno de los que estaba en el "área" tenía serias intenciones de salir de ese lugar, mas allá de ser su hogar por la costumbre, era realmente una cárcel; desde que subieron sin recuerdo alguno por ese ascensor, sus mentes fueron lisiadas por las murallas y por los peligros que imposibilitaban su salida, hasta el punto de aceptar como propia y merecida esa condición de reos, de encerrados, de inútiles. Cuando vea la película, estoy seguro de que va a comprender mejor la teoría que a continuación trataré de explicar.

¿Cuál es la relación con la realidad? Muchos fuimos puestos en este mundo un día, crecimos viendo diariamente las gigantescas murallas invisibles de la condición económica, -(alguien dijo que el hambre duele más en el alma que en el estomago, no podía tener más razón)- las navidades, las vacaciones, las fechas especiales, siempre marcadas por la escases de abundancia. Todas esas imposibilidades van creando personalidades también carentes: de seguridad, de confianza, de creer en uno mismo. Ya adultos, en el mundo laboral, los encasillamientos mentales van por otra parte: los horarios, los afanes, las deudas; usted me dirá: en todos los estratos económicos existen estas preocupaciones. Estamos de acuerdo, pero no en todos las afrontan con condiciones tan mínimas y con situaciones tan adversas.

Sin embargo nuestra mente esta lisiada, estamos acostumbrados. Nuestro papel en este capitalismo salvaje es producir sin cuestionamientos, sin importar las condiciones rendir y responder, muchas veces poniendo en juego nuestra salud. Calidad de vida es un término que no es relevante para un gran sector de la sociedad. Cuanto falta para que nuestra identificación sea un número y no nuestro nombre. Esto no es una queja personal, no tengo pereza; termine el bachillerato en la noche para poder trabajar y llevar sustento a la casa, salgo todos los días a las 5:30 am y vuelvo pasadas las once. No quiero que me regalen nada, lo quiero alcanzar por mis propios medios pero, ¿este sistema lo permite?

Viernes por la tarde, entra un compañero de trabajo a la oficina y me pide que envíe "x" cosa a "x" lugar; cara demacrada, ojos hundidos, me habla despacio. -¿Que tiene Pipe?- Apoya la cabeza en el cubículo, suspira y mira al vacío. -No sé...nada-. Más tarde nos estamos alistando para salir, mientras nos ponemos los abrigos, una compañera, que tiene un aspecto parecido al de Felipe me dice: Josué, estoy cansada. -¿De qué?- Le pregunto. -De "esto", ya no aguanto más-. "Esto", esa palabra simplifica todo. Lo veo en la cara de las personas con las que todas las mañanas lucho en transmilenio para llegar al trabajo. A primera hora de la mañana, día tras día, todos estamos cansados de... "esto".

Gracias JD por la invitación, la película resultó bastante buena.

T. @10SUE10

 

Published in Artículos

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719