Jueves, 09 Abril 2020

prueba.jpg

Por: Sergio Grandas Medina

María una niña de apenas 13 años, tiene que vivir en medio de la selva. Debido a que pertenece a las filas de la guerrilla. Es una de las combatientes, es una de los miles de niños que se encuentran en las filas de los grupos armados ilegales y hacen parte del crudo conflicto armado colombiano (que según cifras del Bienestar Familiar serían unos 18 mil niños y adolescentes). Al ser parte de las filas guerrilleras, María queda en embarazo de uno de los jefes guerrilleros, y tiene que pasar una gran odisea, ya que no puede decidir si tendrá o no su bebé.

Esta es la cruda historia de ‘Alias María, la vida reflejada en un pequeño rostro, que ha tenido que soportar las inclemencias e insensibilidades del conflicto colombiano. El drama de María es presentado a través de la cinta dirigida por José Luis Rugeles, que fue proyecta el pasado martes en el Festival de cine de Cannes en la sección “Una cierta mirada”.

Para el Director de ‘Alias María, José Luis Rugeles, en entrevista con El Tiempo Televisión, “la película se cuenta un pequeño drama de una niña que se llama María, que vive una de las paradojas más terribles de la guerra (…) una historia que todos tenemos al frente, pero que no queremos ver”

Esta película hace una profunda reflexión sobre la participación de menores en el conflicto colombiano, y llama la atención sobre esa Colombia que es desconocida para muchos, para aquellos que no les ha tocado vivir la guerra. También enmarca la violencia tácita que tiene que vivir la mujer en estos escenarios de confrontación armada, y cuando quedan en embarazo en las filas de los grupos ilegales, tienen que desistir de dar a luz a sus hijos, pues son obligadas a practicarsen abortos (que según las autoridades serían unos mil casos al año). “La guerra trae historias tan terribles como la de ‘Alias María que no deben haber más y no se deben repetir”, enfatiza Rugeles.

El proceso de producción de esta película fue bastante cercano a los escenarios de conflicto en el país. El director y su equipo realizaron cientos de entrevistas con niñas o chicas muy jóvenes, recién salidas de la guerra, guerrilleras y ex combatientes del ejército. Lo que les permitió acercarse a esas historias desconocidas y “dar voz a aquellos que no pueden gritar o llorar, porque la guerra no se los permite”, concluye Rugeles.

Para escoger a los niños que personificarían a los personales principales de ‘Alias María, el equipo de producción realizó casting a más de 1000 menores. Los cuales nunca habían tenido formación actoral, convirtiendosen en actores naturales, lo que generó un mayor acercamiento a las realidades sociales y humanitarias de la guerra en Colombia.

El film estará pronto en las salas de cine de Colombia, al terminar sus proyecciones en los festivales internacionales, que ha logrado, que miles de personas vuelquen una mirada hacía la problemática del conflicto interno colombiano, que cumple más de medio siglo de existencia (Ver trailer).

 

Twitter. @SergioGrandasM

 

Por: Sergio Grandas Medina

Por la actual crisis de justicia que atraviesa el país, ya es casi un verdadero asombro que la rama judicial logre recolectar pruebas y genere condenas ejemplares que permita desarticular la delincuencia que azota al territorio nacional. Pero ahora cuando el aparato de justicia actúa, la otra crisis, la carcelaria, convierte inmanejable la comisión de delitos desde las cárceles y la fuga de presos.

Según cifras de la Defensoría del pueblo, se ha incrementado el número de fugas de presos en el país, desde el 2014 y lo que va del 2015, se han presentado 10 casos. Lo que para el organismo, es una clara alarma y evidencia que de deben tomar medidas urgentes en las cárceles del país.

Los últimos tres gobiernos colombianos le han hecho el quite a la realidad carcelaria, que requiere inversión y de una reforma estructural. La crisis penitenciaria deja ver un INPEC divido y envuelto en intereses sindicales que parecen no tener salida, y un aumento en el hacinamiento en los principales centros de reclusión del país.

La Defendería del Pueblo entregó recientemente también cifras que dejan al desnudo la actual crisis penitenciaría, según el organismo en la última década la población carcelaria pasó de 62.000 a 118.000 reclusos, un incremento aproximado del 91%. Un aumento que no se ha visto acompañado de ampliación de infraestructura carcelaria.

Por otro lado está el poco personal para custodia y vigilancia de las cárceles. Son apenas 6.172 guardianes para los 118.000 reclusos, y en algunos centros de reclusión por cada mil presos, hay un representante del INPEC. Como es el caso de la penitenciaría Las Heliconias, de la cual se fugó alias ‘El Desalmado´, el asesino de 4 inocentes pequeños en Caquetá.

La Ley establece que en las cárceles se debe hacer reinserción social positiva, es decir que los reclusos a través de trabajo y estudio deben ser preparados para la reintegración a la sociedad.  43.539 presos estudian y 38.875 trabajan, de estos el 76% logran culminar estos procesos. Procesos que se ven truncados, gracias a un sistema carcelario a punto de colapsar.

Otra de las razones por las cuales se ha profundizado la crisis carcelaria, ha sido el INPEC, un instituto penitenciario sumergido en un alto grado de corrupción, que permite el ingreso a los penales: drogas, armas blancas y de fuego, aparatos electrónicos como celulares; entre otros tipos de elementos que no deberían estar en los centros de reclusión en manos de los presos.

Gracias al fenómeno de corrupción dentro del INPEC, se ha incrementado el delito de extorsión desde las cárceles. Según fuentes oficiales, 80 de cada 100 delitos que se cometen en las ciudades se planean y se ordenan desde centros de reclusión. Y por cada 100 personas que cumplen sus condenas y al ser liberados, 17 reinciden en actividades delictivas, volviendo nuevamente a prisión.

Colombia requiere una reforma al actual sistema carcelario, una reforma que permita establecer procesos eficaces de reintegración social y que garanticen la no repetición e incidencia de delitos por parte de los liberados. Es necesario un instituto de vigilancia y control que arranque de raíz los principales problemas de corrupción al interior de los penales, evitando el ingreso de drogas, armas y elementos electrónicos que permitan la comisión de actos delictivos. Pero también es necesaria una reforma que le inyecte al sistema recursos para poder financiar ampliación de infraestructura penitenciaria y fortalezca los actuales programas que buscar la reinserción social.

El sistema judicial también debe ser reformado y se le debe dar dientes, para que éste ataque los hechos delictivos más comunes y de gran envergadura, un sistema al que se le tenga respeto. Que no sea burlado por delincuentes o por pillos de cuello blanco, que no comparecen ante las instituciones de justicia, argumentando falta de garantías o que se autodefinen como perseguidos políticos.

Twitter @SergioGrandasM

 

 

Por: Sergio Grandas Medina

En octubre de 2009, José Mujica Coronado, más conocido como `Pepe´ Mujica, gana las elecciones presidenciales con el 53% de la votación en el pequeño país de América del Sur, el Uruguay. Un exguerrillero tupamaro que por primera vez llega al poder. Un hombre que en los años 60 luchaba en la clandestinidad contra la represión del entonces Presidente Jorge Pacheco Areco y su dictadura cívico-militar, que atacaba a la clase obrera, sus sindicatos y los estudiantes.

Por su participación activa en el grupo Guerrillero Tupamaros, el `Pepe´ Mujica era buscado por la policía y en una de sus acciones, fue localizado y cae baleado con 6 disparos en su cuerpo al intentar resistirse al arresto. Estuvo en estado crítico varios días en un hospital de Montevideo. Fue puesto preso 4 veces, pero se fugó en dos ocasiones de la prisión de Punta Carretas. `Pepe´ pasó un total de 15 años en la cárcel, en los que fue sometido a torturas brutales. En 1985, con el retorno de la democracia al Uruguay, fue puesto en libertad junto a otros presos políticos favorecidos por una amnistía.

José Mujica ha dejado importantes legados tras su paso por la presidencia, desde legalizar el uso de la marihuana con control estatal, hasta legalizar el aborto. Un hombre realmente progresista que volcó todas las miradas al Uruguay. Generó una curiosidad internacional por su manera única de hacer política, por sus ideales y posturas frente a la vida y la sociedad.

Más claro no lo podía decirlo Mujica: "Alguien tiene que ser el primero, porque estamos perdiendo la batalla contra las drogas y el crimen. Legalizar el consumo de marihuana, con seguimiento y control estatal a cada individuo nos permitirá bajar su consumo y erradicar la drogadicción.” “Hemos trabajado para que fuera el Estado y no los narcotraficantes los que regularan el mercado. Acá el consumo no está prohibido, pero había una contradicción, pues no se podía vender. Eso tiene muchas consecuencias negativas, se multiplica la corrupción, el lavado de activos, la delincuencia, la inseguridad”.

“Nadie puede estar a favor del aborto, como cuestión de principio. Pero hay un cuadro de mujeres en toda la sociedad  que se ve en la amargura de tomar esta decisión contra viento y marea, por que la familia no la entiende, por soledad, por avatares de la vida. Y ese mundo vive en la clandestinidad y la explota, jugando con la vida. Toman decisiones y allí hay vidas que se pierden. Poniendo sobre la mesa la legalización, reconocer la existencia de este hecho, nos da la oportunidad de poder obrar persuasivamente sobre la decisión de esa mujer y si hay una cuestión económica, una cuestión de soledad, una cuestión de angustia; los hechos demuestran que muchas mujeres retroceden y se pueden salvar más vidas. Lo otro es dejarlas aisladas en el medio de su drama. Me parece que es hipócrita, tenemos que hacernos cargo y tratar de salvar la mayor cantidad de vidas posibles”, asegura Mujica sobre la decisión del Uruguay frente al aborto.

`Pepe´ Mujica no sólo llamó la atención del mundo entero por tu postura frente al aborto y la marihuana, sino también por sus ideales políticos, sociales y su diferente forma de vivir y concebir la realidad. Se convirtió en el primer mandatario del Uruguay en no vivir en la casa presidencial, por considerarla ostentosa e innecesaria. "No me disfrazo de presidente y sigo siendo como era”, responde cuando le preguntan del por que no vivió en el palacio presidencial.

Vive en una humilde chacra (vivienda rural) en las afueras de Montevideo. Donó casi el 90% de su salario presidencial, para el programa de vivienda Juntos, programa que entrega unidades habitacionales a las personas de escasos recursos. José `Pepe´ Mujica tiene un estilo de vida que no encaja con un mandatario o jefe de estado del siglo XXI. Por ello fue considerado por varios medios de comunicación internacionales como “el presidente más pobre del mundo”. Calificativo que nunca le agradó pues dice que no es pobre, “pobres son los que precisan de mucho para vivir, pobres aquellos que no les alcanza la vida y los esfuerzos para mantener lo que ostentosamente o innecesariamente consiguen” “Yo vivo como vive la mayoría de mi pueblo, no como la minoría. Yo no me disfrazo de algo que no soy, soy como he sido siempre. Es bueno vivir como se piensa”.

Mujica es casado con Lucía Topolanski también exmilitante del Movimiento Guerrillero Tupamaros. Hoy es senadora y también se caracteriza por su humildad y sobriedad en su manera de vivir. `Pepe´ y su esposa Lucía solo tienen como bienes su chacra (vivienda rural), dos viejos autos Volskwagen Fusca de los años 80 y dos tractores con los han labrado sus pequeñas tierras durante años. Antes de ser Ministro de Ganadería, Senador y Presidente, José Mujica vivía de cultivar flores. Un oficio que heredó de su familia.

José Mujica, o `Pepe´ Mujica deja la presidencia con una reducción del 72% de la pobreza extrema, con un  registro de desempleo inferiores al 6,5 por ciento, una tasa de inversión del 25 por ciento del PIB y haber mantenido un buen clima de negocios una tasa de inversión extranjera directa (IED) superior al 5 por ciento del PIB. `Pepe´ no presume lo alcanzado en su gobierno,  al contrario, asegura que faltó mucho por hacer, pero cree que debe ser el nuevo gobierno el que le debe dar continuidad a lo que se hizo bien y que sea la ciudadanía la que vigile. A pesar de haber tenido las mayorías en el parlamento y el apoyo popular nunca pensó en reelegirse.

Gracias a `Pepe´ Mujica podemos decir que se puede hacer política de manera diferente, una política honesta y sin apariencias. Una política sin personalísimos que fortalezcan instituciones para el beneficio de la población y no al servicio de la corrupción y la burocracia. Para Mujica la política tiene un sentido social: “La política no es un pasatiempo, no es una profesión para vivir de ella, es una pasión, con el sueño de intentar construir un futuro social mejor; a los que les guste la plata, bien lejos de la política”.

José Mujica se despidió con un emotivo discurso, agradeció este viernes al pueblo el "honor regalado" de haberlo elegido y respaldado como jefe del Estado. "No me voy, estoy llegando. Me iré con el último aliento y donde esté estaré para ti". El presidente saliente recordó a la gente congregada en la Plaza Independencia en la capital uruguaya que "la lucha que se pierde es la que se abandona”.

T. @SergioGrandasM

 

Por: Sergio Grandas Medina

 

El transporte público refleja en muchos casos lo que es una ciudad, su ciudadanía y su nivel de cultura. Transmilenio inicio operaciones en el año 2000, prometiendo un gran cambio en la cultura de transporte público. En Bogotá sólo existían buses urbanos que se caracterizaban por el desorden, el mal servicio y la guerra del centavo (que consistía en llenar mucho más los buses) para mejorar los ingresos de los conductores y propietarios. Ingresos que no se evidenciaban en el mantenimiento y aseo adecuado de los vehículos.

Transmilenio en sus primeros años conquisto a los Bogotanos, con un sistema de transporte limpio, eficiente y rápido. Que cambio el paradigma de lo conocido hasta el momento en transporte público. Incorporó la validación de los pasajes o viajes en las estaciones (y no en los buses como hasta el momento ocurría), plataformas y espacios para personas con discapacidad, sillas preferenciales para adultos mayores, mujeres embarazadas o con niños en brazos. Redujo sustancialmente los tiempos de recorridos en la ciudad, ya que se le dio prioridad al transporte con carriles exclusivos. Grandes beneficios le trajo a la ciudad, que muchos se enamoraron del sistema, un amor y orgullo que permitió construir una Cultura TM.

Desde el año 2006 Transmilenio cambio drásticamente debido a la creciente demanda que comenzó a sufrir el sistema, lo que convirtió sus principales beneficios en defectos, provocados por la mala planeación del distrito, sus diferentes gobiernos y la incultura ciudadana. Los buses comenzaron a experimentar también sobre cupo y congestiones, al igual que estaciones y portales. Estas congestiones eran provocadas inicialmente por la mala frecuencia de los servicios y pero posteriormente fue la ineficiencia en infraestructura para dicha demanda. Y que hoy genera cientos de bloqueos y protestas al año por parte de los usuarios, por inconformidad con el servicio.

El sistema tiene actualmente 8 portales, 114 estaciones que comprenden 11 troncales. Y según fuentes de TM, se movilizan a la fecha más de 2.600.000 pasajeros diarios en sus tres fases, es decir casi la cuarta parte de los habitantes Bogotá y sus municipios aledaños. TM en 2017 debería tener 388 kilómetros de troncales en funcionamiento según la Secretaría de Movilidad, pero a la fecha sólo cuenta con 112 kilómetros, es decir un retraso de 276.

Transmilenio S.A es la entidad del distrito que se creó para administrar el sistema de transporte público. Encargada de administrar rutas y sus frecuencias, de realizar mantenimiento y ampliaciones de portales, estaciones, vías y puentes peatonales (mantenimiento de vías en conjunto con el IDU). Y se financia con el 5% del total de lo recaudado por concepto de pasajes o viajes cobrados a los usuarios. El sistema tiene en concesión privada el recaudo y la operación de los buses.

El Gerente de TM Sergio Paris, ha reconocido el retraso en infraestructura que tiene hoy el sistema. Y asegura que la entidad trabaja para lograr la “partida presupuestal” con el Departamento de Planeación Nacional que se estableció en el CONPES del año 2000 “para la construcción de la Troncal de la Av. Boyacá, que descongestionaría la Troncal de la Caracas y la Autopista Norte”, asegura Paris.

Los operadores privados (dueños de los buses y encargados del recaudo) no tienen responsabilidades en el mejoramiento de las principales debilidades del sistema. Puesto que es el distrito quién corre con los gastos de mantenimiento y ampliación de infraestructura, y no los privados, que se quedan con el 95% del dinero de la operación. Tenemos prácticamente a una entidad del distrito que trabaja para que los operadores acumulen las principales ganancias y los problemas de seguridad, equipamientos físicos y vías los afronte sólo empresa distrital Transmilenio S.A. 

Otro de los grandes problemas que afronta Transmilenio ha sido el incremento de la inseguridad, ya que es común ver en los titulares de los principales medios de comunicación los frecuentes atracos, manoseos a mujeres y riñas entre hinchas de barras bravas. Que genera percepción en los usuarios, la falta de unas políticas claras de seguridad y de control. El sistema necesita soluciones eficaces y de fondo, que frene el hurto a los usuarios que en 2014 sumaron 412 casos, según denuncias reportadas a la policía. Cifra que podría ser mayor por los casos que no son denunciados o reportados a las autoridades.

También es común ver a cientos de vendedores informales que deambulan en portales, estaciones y buses del sistema, generando mucho más desorden y una sensación de inseguridad a los usuarios. Transmilenio tiene gran responsabilidad en este tema ya nunca pensó en las familias que derivaban su sustento de esta actividad informal, actividades que proviene de los antiguos de buses urbanos. Nunca se creó plazoletas o espacios comerciales dentro del sistema para reubicarlos o reorganizarlos. Y que hoy, los hace más difícil de controlar.

Transmilenio sólo cuenta con 150 agentes de Policía y unos 400 bachilleres que resguardan, cuidan los portales, estaciones y buses. Es decir 550 representantes del orden para 2.600.000 usuarios que moviliza el sistema. Un agente de policía o bachiller por cada 4728 personas.

Otro factor que requiere intervención inmediata y a corto plazo es la cultura ciudadana. Hoy en Transmilenio se colan o ingresan sin pagar el pasaje cerca de 67.000 usuarios, que corresponden a $41.000 millones anuales en perdidas, que son sustituidos con impuestos de todos los bogotanos, es decir por los colados en TM, se deja de invertir dineros públicos en otros auntos de vital importancia en Bogota, como la salud, la educación, etc. Un tema bastante espinoso son los frecuentes actos de intolerancia generados por el no ceder una silla, por empujar o no dejar cerrar o abrir las puertas de los buses. Síntomas de falta de perdida de conciencia social. 

Debido a la creciente falta de cultura ciudadana, un grupo usuarios han creado iniciativas como #SalvemosTransmilenio un colectivo social que busca generar conciencia sobre la importancia del Sistema entre los demás usuarios y el Gobierno Distrital. Una iniciativa que nace de un grupo 50 personas que usan frecuentemente TM y que ya generan propuestas de mejoramiento. Una de las líderes de dicha campaña, es Eliana Sandoval, quien en un diálogo con Caracol Radio aseguró que es "una iniciativa 100 por ciento pacífica. No queremos bloquear vías o dañar estaciones, queremos que Transmilenio mejore y por eso tomamos fotos de esos hechos que no deberían existir. Hay personas en condición de discapacidad que no pueden subirse a un articulado porque la gente les pasa por encima, madres con bebés de brazos que no encuentran una silla”.

TM requiere que se le siga dando oxigeno con la continuidad de su construcción, planteada desde el trazado inicial, pero también se deben seguir interviniendo las estaciones y portales que hoy se encuentran en funcionamiento. El sistema y la ciudad también requieren muchas más iniciativas como la de #SalvemosTransmilenio y la exigencia al Gobierno Distrital para que invierta y genere una verdadera política que permita rescatar la cultura ciudadana y la Cultura TM.

@SergioGrandasM

 

Por: Sergio Grandas

El pasado martes 11 de Febrero el Presidente Juan Manuel Santos, el Gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz y el Alcalde Gustavo Petro anunciaron el “Plan de Recuperación y Salvamento” del Hospital San Juan de Dios, el histórico centro hospitalario que dejo de prestar sus servicios de salud en el año 2001.

En el encuentro los tres mandatarios, se comprometieron desde sus gobiernos a facilitar y ayudar con los presupuestos que permitan restaurar y reabrir el emblemático complejo hospitalario. Aunque será la Administración Distrital la que aportará el grueso del presupuesto para este fin y la deuda pendiente con los 3.640 trabajadores será compartida, ya que en el año 2008, la Corte Constitucional a través de la Sentencia SU 484, ordenó a la nación responsabilizarse del 50% de dicha deuda, el Distrito Capital del 25% y el Departamento de Cundinamarca el otro 25%.

El Hospital San Juan de Dios fue fundado en 1723, aunque prestaba servicios de salud desde 1564 con el nombre del Hospital de San Pedro y funcionaba principalmente con donaciones realizadas por Fray Juan de los Barrios y Toledo; y se encontraba en terrenos aledaños a la Catedral Primada, en pleno centro de Santa Fé, hoy Bogotá. Posteriormente fue trasladado a los predios contiguos a la Iglesia San Juan de Dios nombre que también adopta el Hospital (hoy entre las calles 11 y 12 con carreras Novena y Décima). Lo que lo convierte en el segundo hospital más antiguo del país y el primero de la ciudad.

El San Juan de Dios es considerado un emblema en desarrollo e investigación en salud del país. Ya que en el se hicieron los primeros trasplantes de órganos en América Latina, se crearon técnicas como la Madre Canguro que permitiría a bebés prematuros continuar con vida y la creación de la Vacuna contra la Malaria, la primera vacuna sintética del mundo; también permitió a la Universidad de Colombia, tener e implementar sus prácticas y estudios de la Facultad de Medicina en las instalaciones del Hospital.

El Alcalde Petro durante su campaña a la alcaldía de Bogotá se comprometió a reabrir el Hospital y al posesionarse, en el Plan de Desarrollo estableció un presupuesto de $280mil millones para tal fin. Hoy después de trabajar su administración por más de 2 años en conjunto con el Gobierno Nacional, el Gobierno Departamental, con la Procuraduría y el Liquidador de la Fundación San Juan de Dios (entidad creada por el Gobierno de Julio César Turbay, para administrar el Centro Hospitalario) logró que se le adjudicará al distrito el pasado mes de Noviembre por $150.280 millones, la propiedad del San Juan.

 

Hoy la Secretaria de Salud y la Empresa de Renovación Urbana ERU (entidad a la que se le adjudicó el Hospital) trabajan en los últimos trámites administrativos para iniciar obras de restauración y posteriormente la reapertura. Pero hoy el Distrito enfrenta un nuevo impase  jurídico que no ha permitido que se oficialice el traspaso del San Juan de Dios a la Capital, ya que el Registrador de Instrumentos Públicos tiene dudas sobre si el Hospital es propiedad de la Fundación San Juan de Dios o de la Beneficencia de Cundinamarca. Ya que en el año 2005 el Consejo de Estado declaró ilegal la Fundación hoy en liquidación.

Por ello mientras se oficializa o se resuelve el traspaso de los inmuebles del Hospital al Distrito, la ERU realizó un contrato de arrendamiento de $750 millones mensuales con el liquidador de la Fundación San Juan de Dios, que comprenderían unos $9.000 millones anuales por 5 años. Que serían descontados del precio inicial que pagaría el Gobierno Distrital por el San Juan.

Los empleados del San Juan de Dios nunca fueron despedidos, por lo que aún son parte de la nómina del Hospital. Desde la crisis en 1999 dejaron de recibir sus salarios y muchos que estaban a punto de jubilarse, no les ha sido resuelta su situación. En los edificios del Centro Hospitalario viven cerca de 20 familias, que quedaron en la calle al no recibir sus honorarios por estos últimos 15 años. Y hay muchos que aún van día a día a las instalaciones a cumplir con sus horarios de trabajo, aunque no atendiendo a pacientes, pero si realizando labores de mantenimiento, limpieza y vigilancia de los equipos que se encuentran en cada uno de los edificios. Hoy la Fundación San Juan de Dios es la responsable de la deuda con los trabajadores, a través de los dineros que han dispuesto los Gobiernos Nacional, Departamental y Distrital, como lo ordenó la Corte Constitucional en 2008.

 

Los empleados han denunciado por años la negligencia y los excesos de la Fundación San Juan de Dios en liquidación, ya que aseguran que la Fundación está encargada de sanear y administrar las dudas del Hospital y no en vender los inmuebles. El San Juan fue considerado como Monumento Nacional por el Congreso de la República en 2002 mediante la Ley 735, que prohibiría venta o comercialización de cualquiera de sus bienes con fines privados o lucrativos. Esta tesis es respaldada por la Contraloría, que investiga a Anna Karenina Gauna la anterior liquidadora de la Fundación, por un detrimento patrimonial de $11.579 millones; y por lo que decidió realizar un estudio de los títulos de propiedad del Complejo Hospitalario con el fin de esclarecer que los bienes son públicos.

Para David Cristancho Pérez un líder del sector “en el proceso, personas se han tomado atribuciones que no tienen, para vender cosas que no tienen” refiriéndose a las malas gestiones realizadas por la Fundación San Juan de Dios en liquidación.

Luisa Margarita Castro, Coordinadora de Enfermería dice estar muy a la expectativa sobre la reapertura del San Juan de Dios. “No sabemos que va a suceder con nosotros, estamos esperando a que nos llamen a negociar, a mesas laborales”.

 

Luisa Margarita Castro

Luisa Margarita Castro, Coordinadora de Enfermería  Hospital San Juan de Dios  

Fotografía: Cristian Sarmiento

“Yo he venido de lunes a domingo durante estos 15 años a mi lugar de trabajo, lamentablemente el liquidador cerró muchos pabellones del Hospital, tenemos un contrato individual de trabajo a termino indefinido, nunca nos han despedido. Cuando estaban los directores nos dieron la instrucción de seguir atendiendo a la comunidad, de seguir asistiendo, atendimos a la comunidad a través de brigadas de salud en los barrios aledaños al hospital y en otros sectores en Suba, lo que hicimos hasta el 2008. Todo esto esta documentado, registrado con planillas y documentos, que demuestran que hemos seguido trabajando” relata Luisa Margarita Castro.

“Hemos seguido viviendo, asistiendo, por que creemos que el Hospital San Juan de Dios vale la pena, por que tiene un valor histórico, un valor humano y un legado muy importante para salud en el país.” “Un gran grupo de nosotros estamos dispuestos a seguir trabajando, con la nueva administración del San Juan de Dios en su reapertura”. concluye Luisa Margarita.

El Complejo Hospitalario San Juan de Dios ha estado enfermo, nunca ha muerto, y quien lo llevó al estado de coma, del que hoy parece despertar ha sido la anterior administración de la Fundación San Juan de Dios en liquidación. Con complicidad de la Ley 100, que volvió un mercado la Salud. Pero que en 2002 el Congreso a través de la Ley 765, arroja un salvavidas al Centro Hospitalario, obligando su restauración y reapertura, por ser considerado patrimonio nacional. Para sus empleados unas de las causas para que el San Juan siga en crisis ha sido la falta de “voluntad política y la indiferencia social", que han permitido las evasiones y leguleyadas, provocando el retrasado al saneamiento financiero del San Juan. Ya que los recursos han existido, pero han sido embolatados por parte de la Fundación en liquidación, por lo que hoy en la Contraloría se adelanta el proceso de responsabilidad fiscal.

La actual legislación en salud y su regulación también ha impedido durante años, que no se le prestara la atención que merece el emblemático Centro Hospitalario. Que ha permitido que la Superintendencia Nacional de Salud no actúe o se haga la de la vista gorda con el San Juan. Para sus empleados el San Juan de Dios es “un Hospital dado por muerto”; sin acta de defunción. Ya que para ellos dejó de funcionar por simple mezquindad e intereses privados. 

@SergioGrandasM

 

Por: Sergio Grandas

La violencia en Colombia ha superado los límites de lo absurdo y de la razón. Más de 50 años de conflicto armado interno han llevado a ver a los colombianos lo inimaginable, desde extorsionar y amenazar con collares bomba, hasta el asesinato y desmembramiento de familias enteras. Casos atroces y repudiables que han violado todos los Derechos Humanos y los tratados del Derecho Internacional Humanitario suscritos por nuestro país; cometidos o perpetuados por agentes de estado, por grupos guerrilleros, por bandas ilegales y grupos narcotraficantes. Hemos tenido que ver tanta violencia, de tantos bandos, que ya muchos se han acostumbrado a ver estos absurdos casos en titulares de los principales medios de comunicación.

El pasado jueves la barbarie de la violencia cobro la vida de 4 hermanitos de la familia Vanegas Grimaldo, de cuatro angelitos de apenas 17, 14, 10 y 4 años. Asesinados a sangre fría por desconocidos, que las autoridades aún están por identificar. Y que según primeras hipótesis de la Policía se trataría retaliaciones por tierras. Uno de los hermanos de 12 años, fue gravemente herido en el hecho, que logró huir y alertar a la comunidad.

La Familia Vanegas Grimaldo ya había denunciado ante las autoridades amenazas realizadas por individuos que meses atrás habían invadido parte de sus tierras. Pese a las denuncias previas ante la Fiscalía, no hubo ninguna acción por parte de las autoridades. Esa misma tarde de jueves el país estaba anestesiado con la noticia de que James Rodríguez, habría tenido una lesión en un partido de su equipo, el Real Madrid con el Sevilla el día anterior. Lesión que lo mantendría fuera de los estadios por varios meses. Un hecho que opaco, que dejo como noticia de segunda plana, los aberrantes hechos ocurridos en Caquetá.

Fue realmente doloroso el asesinato de estos inocentes niños, pero lo fue también la insensibilidad por parte de muchos colombianos, que se encontraban más preocupados por la lesión de un jugador de fútbol, que por la cruda realidad de nuestro país. Este hecho se notó hasta en los principales medios de comunicación, que en sus titulares y portadas destacaron el hecho de James Rodríguez. Y sólo casi un día y medio después, tuvo cobertura lo sucedido en Caquetá.

El asesinato de 4 inocentes niños conmocionaría y paralizaría a cualquier país, en Colombia muchos se han acostumbrado a el horror, de tal manera que ya no genera el rechazo y repudio que merece este tipo de hechos. En cualquier otro lugar del mundo, la ciudadanía habría salido a las calles a las pocas horas a manifestar, a pedir justicia y no repetición. Pero “en el segundo país más feliz del mundo” es más loable salir a las calles a recibir a un equipo de fútbol, a una reina de belleza o incluso salir a apoyar a figuras políticas altamente cuestionadas o sumergidas en investigaciones judiciales.

El país necesita hacer un acto de retrospección, un acto de memoria colectiva, que nos permita salir de esta larga amnesia que nos ha llevado a tolerar lo intolerable, que nos ha llevado a aceptar lo inaceptable y nos ha llevado a aceptar las mentiras como verdades.

!Dueles país! Por que ignoras una realidad, que nos ha condenado a repetir los errores del pasado, que nos condena a seguir viviendo una violencia que pocos intentan perpetuar, pero que muchos han tenido que soportar, sufrir y llorar. Ignorar la realidad es dar poder a la barbarie y a la mentira.

Entre comillas: Otro hecho que ha pasado desapercibido ha sido el asesinato y desmembramiento de un niño de apenas 13 años en Tuluá, Valle. Encontrado en el Sector de Villa Liliana al occidente de esta ciudad. Otro gravísimo caso de muerte violenta contra un menor de edad. Lo que lleva a reflexionar sobre lo que está sucediendo con nuestra niñez y adolescentes. A los que la sociedad y el estado en conjunto adeudan atención y protección.

@SergioGrandasM

Palabras Sociales - www.palabrassociales.org

Bogotá - Colombia Cel: (57) 3105601719